Lo ‘cool’, lo contemporáneo y lo arriesgado

Frank de Boer. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Esperábamos el partido del Ajax de Frank de Boer como si fuera el plan perfecto para una noche otoñal de frío invernal en cualquier ciudad del hemisferio norte que disponga de cálidos domicilios provistos de edredones que abrigan sofás en los que los sentimientos y las emociones afectivas podrían manifestarse con un gesto o una mirada o un guiño o un no sé qué. Ese no sé qué pudo haberse gestado en los incontables pases horizontales entre Veltman y Moisander, desesperantes para los menos habituados a sentir el frankdeboerismo en su piel. Tener infinita paciencia hasta que los 2 hábiles defensas detectan el pase que rompe el frío neerlandés es un ejercicio de introspección que amenaza con congelar a cualquiera. No a Frank. No a Joel. No a Nicklas. No al Ajax.

Veltman Ajax Eduardo Ferrer AlcoverJoel Veltman. Foto: Eduardo Ferrer Alcover. (todos los derechos reservados).

¿Y si ninguno de los centrales, inmersos en esa circulación pendular de pelota, encuentra ese desplazamiento certero que bate la línea de medios del rival y pone en ventaja a sus centrocampistas? Si no hay espacios, el Ajax no los inventa sino que se mete las manos en los bolsillos, como Frank, y espera. Frank no se cansa de esperar siendo perfectamente consciente de que tarde o temprano llegará la oferta adecuada de un conjunto con mayores aspiraciones y sus chicos no se cansan de esperar siendo perfectamente conscientes de que tarde o temprano llegará el pase. No es ni mejor ni peor que otras propuestas, no siempre es efectiva y sin embargo cautiva la manera de mezclar la visión futbolística de un técnico con unos principios muy claros y la estimulante juventud de los Joel, Ricardo, Lucas, Davy o Arkadiusz que convierten cualquier escenario en imprevisible. 

Es cierto que Veltman sale de zona, se hace con la pelota, conduce, se asocia, llega al área, se la levanta al portero y nada, como si se estuviera tomando un café con una hojita de menta de esas decorativas que ponen encima de la espuma en los locales de últimas tendencias… y lo que cautiva no es que esto sea lo moderno, lo cool, el paradigma de central contemporáneo que saca el aplauso de la grada. No. Lo que cautiva es el riesgo. Él, tú, yo…  no podemos hacer lo que hace Joel y que funcione en un % de ocasiones muy elevado. Lo que él, tú o yo sí podemos hacer es poner en una balanza cuántas veces falla y cuántas acierta. Porque Frank no es estilo, no es pose, no es adorno. No. Frank sabe lo que hace. 

Ajax vs APOEL - Football tactics and formations Ajax-APOEL hasta que Schöne abrió el marcador de penalti (sharemytactics.com)

El APOEL vio agujereada su coraza a las puertas del descanso y la segunda mitad cogió al once chipriota con el pie cambiado: a medio camino entre adelantar líneas o dejar pasar el tiempo y asumir con dignidad que 2 son muchos goles cuando solo venías a buscar 1. Mientras lo decidían, Schöne a pase de Milik y Klaassen rematando un centro medido de Kishna -una pesadilla constante para Mário Sérgio- hicieron entrar en calor al Amsterdam Arena. Fundido ante un Ajax dinámico y en efervescencia, los de Giorgios Donis decideron guardar la ropa. Solo Milik, de nuevo, consiguió elevar la ventaja a 4 goles y cerrar una noche de primeros de diciembre que acabó como a Frank le gusta: Veltman para Moisander y Moisander para Veltman. Esperando el pase. Esperando la oferta. Esperando rival en dieciseisavos de final de la Europa League

 Foto de portada: Eduardo Ferrer Alcover. (todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*