Londres en el día de la final de la Champions

No se puede decir que saliese perfecto porque perfecto habría sido estar en un bar lleno de seguidores que disfrutan de ganar la Champions League. “¿Por qué estáis en un bar y no habéis ido a Wembley?”, pregunté. “No pudimos coger entradas“, me respondió. “¿Y entonces por qué habéis viajado hasta Londres?”, volví a insistir. Y contestó: “No quiero perderme lo que puede ser el mejor día de mi vida“. Los aficionados del Dortmund con los que estuve viendo el partido estuvieron a punto de vivir ese día, pero no les tocó a ellos.

Related posts

Deja un comentario

*