Los fichajes de enero tumban a la Juventus

Galatasaray v FC PortoThe Emirates Cup

Han pasado muchas cosas en el Galatasaray a lo largo de este año 2013, que comenzó con dos apuestas significativas en el pasado mercado invernal: firmar a Wesley Sneijder y a Didier Drogba. El siguiente paso fue eliminar al Schalke 04, antes de sucumbir contra el Real Madrid en los cuartos de final de la máxima competición continental. El Galatasaray se había colado entre los ocho mejores de la competición y, sin embargo, la sensación era que no estábamos ante uno de los ocho mejores conjuntos del continente, sobre todo si consideramos su nivel defensivo. Las discrepancias entre Ünal Aysal, presidente de la entidad, y Fatih Terim acabaron propiciando la llegada de Roberto Mancini al banquillo turco.

Y este miércoles se cerró el círculo. Cuando las dos grandes contrataciones del club en enero –Sneijder y Drogba– acabaron protagonizando la jugada que clasifica al equipo para los octavos de final de la Champions. Balón largo hacia el marfileño -como tantas veces a lo largo de su carrera-, que lo peina inteligentemente de cabeza sabiendo exactamente en qué lugar está Sneijder y en qué situación. El holandés batió a Gianluigi Buffon, de forma que los héroes de la Champions 2010 con el Inter y de la Champions 2012 con el Chelsea volvieron a marcar las diferencias. Una vez más. Resulta menos sorprendente en el caso del africano, al que tanto la temporada pasada como este año se le ha visto a buen nivel. No se puede decir lo mismo de Sneijder, que hasta la fecha estaba firmando un curso muy discreto.

Las circunstancias de la última jornada pueden haber jugado en contra de la Juventus de Turín. Aunque no menos cierto es que quien necesitaba imperiosamente marcar un gol con el terreno de juego en unas pésimas condiciones era el Galatasaray. La Juve ha sido víctima de su mala fase de grupos: es difícil avanzar a octavos de final venciendo únicamente un partido (ante el Copenhague en Turín). La Vecchia Signora empató en Dinamarca y en casa ante el Galata en unas semanas en las que el equipo de Antonio Conte estaba lejos de su mejor momento de forma. Mejoró ante el Real Madrid, pero no lo suficiente como para sumar más que un punto de seis posibles. Y finalmente este tropiezo en Estambul, en un compromiso que será recordado por las 18 horas y media que transcurrieron desde su arranque hasta su final, por la nieve y por las dificultades para dar más de dos pases (precisos) seguidos.

Y yo me acuerdo de una tarde del mes de octubre en la sala de prensa del Santiago Bernabéu, en la previa del Real Madrid-Juventus. Se le preguntó a Antonio Conte por la importancia del resultado en el Bernabéu. “Aún quedarían otras tres jornadas y recibiríamos al Madrid luego en casa”, respondió Conte en un intento de desdramatizar. Quedaban tres jornadas, sí, pero la Juve no hizo los deberes ni antes ni después de visitar Madrid.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL DÍA HACIENDO CLICK SOBRE LOS PARTIDOS:

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Y bueno, convengamos que la Juve me parece un equipo sumamente sobrevalorado; quizá le alcance en la liga italiana, pero aún no en Europa: tiene escaso volumen de juego, le falta desequilibrio, etc. Es tan fácil como considerar que HOY no tenían un mejor delantero que Drogba (Tévez y Llorente son demasiado promedio) o un mejor mediocampista que Sneijder en la cancha.

Evidenció sus limitaciones.

Deja un comentario

*