Luuk de Jong se reivindica

General Views of the Philips Stadion ahead of the UEFA Champions League match between PSV Eindhoven and Manchester United at Philips Stadion, Eindhoven
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
15/09/2015

No dejó un grato recuerdo en su paso por el fútbol alemán, pero Luuk de Jong aprovechó la visita del Wolfsburgo a Eindhoven para redimirse y modificar la percepción que muchas personas puedan tener sobre el ariete neerlandés en el país teutón. El menor de los De Jong no cuajó en Mönchengladbach, donde pasó dos temporadas y a duras penas anotó ocho goles entre todas las competiciones. Unas cifras muy pobres para un delantero, al fin y al cabo. Sin embargo, ante el Wolfsburgo demostró que a pesar de sus limitaciones se trata de un delantero muy peligroso cuando su equipo logra nutrirle bien y genera un contexto en el que se sienta cómodo. Así completó un muy buen partido, en el que fue decisivo: dio una asistencia y marcó un gol ante el Wolfsburgo de Dieter Hecking. Estrenó su contador de goles en Champions con el PSV ante el mismo técnico contra el que inauguró su corto bagaje anotador en la Bundesliga, cuando Hecking dirigía al Nürnberg, la primera de sus escasas víctimas en Alemania.

El PSV Eindhoven ganó, convenció y además recuperó la diferencia de goles en el duelo particular con el Wolfsburgo, por lo que iguala en todo con los alemanes en la pugna por la segunda plaza del grupo B. El campeón neerlandés salió mejor al césped y quiso llevar la iniciativa en todo momento, incluyendo la declaración de intenciones que supuso el once de Cocu: Guardado fue el mediocentro, escoltado por Pröpper y Maher; mientras un delantero como Locadia partía desde la banda izquierda. Sin redes de seguridad ni ajustes que velaran por la estabilidad del PSV, los de Cocu imprimieron un ritmo alto al juego y manejaron la posesión en el primer tiempo, aunque en algunas fases no controlaron el partido por completo y carecieron de la precisión necesaria para someter al Wolfsburgo. A pesar de ello, los centrocampistas se movían mucho y permutaban de forma constante, Locadia aparecía por el perfil derecho a menudo y Luuk de Jong bajaba al centro del campo casi como si de Ibra se tratase para dar continuidad a las jugadas y generar superioridades en la parcela central mientras Maher, Pröpper o Locadia trazaban desmarques de ruptura que pudiesen sorprender a los centrales.

El PSV se ha hecho fuerte en casa. Dos partidos, dos victorias en Champions ante su afición. Foto: Focus Images Ltd.
El PSV se ha hecho fuerte en casa. Dos partidos, dos victorias en Champions ante su afición. Foto: Focus Images Ltd.

Estuvo especialmente bien Adam Maher en la primera mitad, pues el talentoso centrocampista neerlandés disfrutó del escenario y participó muy a menudo en todas las jugadas, alternando apoyos con rupturas y pases en zonas peligrosas. Sin embargo, se vieron muy pocas ocasiones de gol. El Wolfsburgo no tuvo ocasión alguna para salir al contragolpe y echó de menos la creatividad y desequilibrio de Draxler, que vio los primeros 70 minutos de partido desde el banquillo. Schürrle no aprovechó su oportunidad, Dost perdió su batalla con los centrales y únicamente Caligiuri pareció crear problemas a Brenet en la banda derecha. En este contexto de igualdad, un detalle inclinó la balanza en el minuto 55. Luuk de Jong bajó a recibir, arrastró a Timm Klose y habilitó a Jürgen Locadia con un pase brillante a la espalda de la zaga teutona. El delantero del PSV exhibió su potencia para ganarle la posición a Jung y definió de maravilla ante la salida de Benaglio.

Con el 1-0, el Wolfsburgo agitó el banquillo y dio entrada a Vieirinha, Bendtner y Draxler (no fue el primer cambio) con el objetivo de asediar al PSV Eindhoven y exigir a su sistema defensivo, que hasta entonces vivió un partido bastante plácido. Una vez Hecking agotó sus balas, Phillip Cocu sorprendió a falta de 15 minutos para el desenlace con un cambio tan conservador como, a la postre, exitoso. El técnico del PSV introdujo a un central como Isimat-Mirin y al centrocampista defensivo Hendrix para pasar a jugar con cinco defensas que estaban protegidos por una línea de cuatro centrocampistas.

Wolfsburgo vs PSV - Football tactics and formations
Así terminó el PSV.

El Wolfsburgo, con un único delantero (¡Bendtner!) en el césped, no encontró respuesta al movimiento de Cocu y casi no inquietó a Zoet, que solo intervino en una acción asilada de Naldo. El brasileño sorprendió arrancando desde atrás para terminar disparando desde la frontal del área en el minuto 82, en la única aproximación visitante. El subcampeón alemán se frustró y a falta de cinco minutos para el final Andrés Guardado asistió con un pase imposible a Luuk de Jong, que levantó la pelota ante la salida de Benaglio para sentenciar el duelo y neutralizar el 2-0 del partido disputado en Alemania. En Wolfsburgo seguro que se acordarán de Luuk a partir de ahora.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*