El Madrid gusta, el Dortmund golpea

bernabeu-marcadorint

Quizá liberado por la consciencia interior de que tenía una lona indolora en la que caer en el caso de ser derrotado (pues no ganar sería interpretado por muchos como una buena noticia) el Real Madrid firmó en la noche de ayer en el Santiago Bernabéu el que probablemente fue su encuentro de mayor entidad del curso. Fue uno en el que las virtudes que atesora el equipo brillaron con luz propia y los defectos que suele adolecer nunca estuvieron más ocultos. No ganó, en buena medida porque no fue capaz de sostener ese nivel de juego durante los 90 minutos, pero un equipo que tiene ese fútbol dentro de sí ante todo un Borussia de Dortmund no puede ser otra cosa que un candidato a todo. 

Real Madrid 2 (Benzema 28′ 53′)
Borussia Dortmund 2 (Aubameyang 60′, Reus 88′)

Borussia Dortmund vs Real Madrid - Football tactics and formations

El conjunto blanco salió al terreno de juego mezclando las dos identidades que conviven dentro de sí con suma armonía. De un lado, la del Madrid sólido que ha caracterizado a la escuadra madridista desde que la entrena Zidane, ese que es un bloque disciplinado y férreo que cuesta un mundo abrir. De otro, la del Madrid de los centrocampistas, la del conjunto que cuenta con la que posiblemente es la mayor calidad asociativa individual del globo. La clave de que ambas esencias pudieran florecer a la vez fue la labor de Casemiro, que no sólo firmó una exhibición defensiva como la que acostumbra sino que, además, como pivote tocó el balón con muchísimo criterio para que el Real pudiera desplegarse con prontitud tras recuperar. El nivel del futbolista brasileño ya no admite duda: es un jugador colosal.

Es difícil situar sobre la pizarra el esquema táctico que se vio, pues el rol de James Rodríguez distó mucho de ser rígido. Digamos que fue algo parecido a un 4-4-2 en el que el colombiano actuó con suma libertad. Su rol, por primera vez en tiempo, recordó al que brilló con luz propia en su primera temporada de blanco, moviéndose por todo el interior del césped, asociándose de forma dinámica y eléctrica y paseando su zurda para realizar envíos. Si James se sube al carro blanco de la 2016/2017, el Real gana a un futbolista de talla mundial. Ayer volvió a quedar claro.

James Rodriguez of Real Madrid during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934 20/12/2015
James Rodriguez estuvo inspiradom Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd

La sobresaliente inspiración individual blanca también contó con un Karim Benzema como el de las grandes noches, con esa concentración de zen para tejer asociaciones y apoyos y mover a los atacantes blancos a velocidades de vértigo. Gracias a su lucidez, el 4-4-2 madridista estuvo perfectamente engrasado y le generó el fútbol suficiente para que Cristiano se encontrara cómodo.

Thomas Tuchel alineó algo parecido a un 5-2-3, en el que Dembelé y Schürrle tenían roles destacadamente interiores, con la intención de castigar el desorden blanco con esos dos cuchillos rajando por dentro. Mas, durante un buen tramo del encuentro, el Madrid no sólo no fue desordenado sino que fue excesivamente veloz a la hora de desplegarse, con Ramos – Varane – Casemiro sobresalientes en esa labor, por lo que la presión en campo contrario sobre la que se sustentaba la solidez del esquema quedó desactivada. El Real siempre pudo transitar.

Varane and Keylor Navas of Real Madrid during the UEFA Champions League match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934 03/11/2015
Varane estuvo soberbio. Foto: Focus Images Ltd

El Dortmund también avisaba, pues tiene futbolistas de un desequilibrio individual como sólo un puñado de equipos en el globo, pero un imperial Raphael Varane consiguió que Aubameyang pareciera inofensivo durante casi todo el encuentro. El nivel del central francés en el último mes nos habla de que un central que “ya ha llegado“, que ya es algo muy parecido al futbolista que en su día pareció ser. Veremos si se sostiene.

A medida que fue transcurriendo el encuentro, especialmente a partir del minuto 60, el Real fue espaciando sus ataques con cada vez mayor tiempo. En parte porque el Dortmund empujó con creciente intensidad, especialmente tras la entrada de unos endiablados Mor y Reus que volcaron el campo hacia Keylor Navas, y en parte porque el conjunto blanco no pudo sostener la inspiración individual que le hacía circular con esa calidad. La salida de Modric por Kroos, que sobre el papel parecía un cambio totalmente lúcido para ganar mayor control, mostró que el alemán estaba fuera de ritmo aún y causó que el conjunto blanco perdiera dominio. El encuentro se rompió, el Real falló las que tuvo para sentenciar y fue el Dortmund el que se llevó el gato al agua, logrando un empate que extasió a los suyos. Evitar al FC Barcelona, Atlético de Madrid y Juventus de Turín en octavos de final no es para menos.

Foto de portada: Focus Images Ltd

 

Related posts

3 comments

El mejor partido del Madrid? Casemiro colosal? Un equipo rígido difícil de romper? Muy decepcionado con este análisis, el Dortmund tuvo muchísimas contras ante la falta de repliegue del Madrid, llegaba muy fácil al área contraria. A cambio de esto, un Dortmund que no repliega, facilitando transiciones del Madrid… no se que partido vio el redactor del artículo, pero desde luego no fue un gran partido del Madrid, más bien fue un partido relajado donde ninguno de los dos defendió fuerte y se dejaba jugar…

La fluidez y la calidad asociativa mostrada por el Real Madrid en la primera media hora fue verdaderamente potente.

Para el espectador fue un partidazo: ocasiones por doquier y múltiples alternativas en el juego.
Pero creo que los entrenadores no estarán tan contentos, al menos en lo concerniente a los repliegues defensivos de sus equipos. Creo que ambos mostraron una gran cara con el balón, combinando con acierto y velocidad y llegando a portería contraria con peligro. Ahora bien, tras pérdida de balón, los atacantes solían encarar portería contraria con demasiada facilidad, incluso en ocasiones, en superioridad numérica.

A anotar la estadística que mostró Axel en el Club, Weigl superó el centenar de pases en el encuentro, triplicando incluso los de Modric en el Madrid. ¿Puede ser el nuevo Busquets?

Deja un comentario

*