De Bruyne para todo

Kevin De Bruyne of Manchester City (right) celebrates after scoring his team's 2nd goal to make it 2-1 during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
21/10/2015

Cada vez que Kevin De Bruyne toca un balón mejora la jugada. No es una ciencia exacta esto del fútbol, pero el belga lo simplifica en pocos toques. Arranca y para. Apoya y desmarca. Estira el campo y lo hace más estrecho. Con la pelota y sin ella. Conduce y ve el pase. Son multitud de ejemplos a lo largo de los noventa minutos. Son pequeños destellos de talento, como fuegos artificiales, que suenan más fuerte cuando la pelota toca el área. Un buen partido de De Bruyne es para ponerle banda sonora de fondo y hacerse palomitas. Da gusto cuando el fútbol lo juegan buenos futbolistas y aunque el cansancio se hizo presente en el tramo final del partido, supo alejarse del defensa que le marcaba para acariciar el balón en un contraataque, recortar hacia dentro y rematar con la pierna izquierda al palo largo para ganar el partido (2-1).

Pellegrini: “Fichamos a Kevin porque es un jugador creativo, tiene gol y como este equipo siempre intenta jugar un fútbol atractivo necesitamos buenos jugadores. Era el hombre perfecto para nosotros”.

El cambio táctico que marcó el tramo final del encuentro ocurrió cuando Pellegrini sentó a Bony para dar entrada a Fernando y reforzar el centro del campo, de modo que Yaya Touré adelantó su posición y De Bruyne se colocó como delantero centro. Durante el primer tiempo y parte del segundo había participado en la banda izquierda, ya que Sterling fue el acompañante de Bony en la punta del ataque del 4-4-2 de los citizens con Jesús Navas por la banda derecha. “Puse a De Bruyne arriba junto a Yaya Touré porque no estábamos creando ocasiones. Los vi un poco cansados y pensé que cerca del área podían generar más peligro“, explicó el técnico chileno en rueda de prensa. Era llamativo ver el retorno defensivo: Yaya Touré era el último en volver a campo propio, siempre varios metros por detrás del siguiente. Entre Fernando y Fernandinho cerraron la medular y se dio mayor libertad a los creadores de ocasiones.

Captura de pantalla (122)
Así terminó el Manchester City (Foto: Sharemytactics)

El Sevilla salió al Etihad con la intención de hacer olvidar la noche de Turín. Y lo consiguieron. Era un partido alegre, con ocasiones y, sobre todo, con Yevhen Konoplyanka, que se mueve por la zona de tres cuartos como un delfín entre las olas, subiendo y bajando, atacando el área en diagonal: “Hoy ha dado un paso muy importante para adaptarse al equipo. Hace un mes le costaba más”, justificó Emery después del partido. El ucraniano, autor del primer gol de la noche tras haber errado varias ocasiones previamente, fue titular por la banda izquierda, dejando a Vitolo la derecha y a Banega la mediapunta por detrás de Gameiro. En el centro del campo, Iborra fue la pareja de Krychowiak. Los sevillanos pudieron irse con más ventaja, pues Gameiro falló un claro remate de cabeza en el área pequeña. Tenían las oportunidades pero no las transformaron en goles para el marcador. Sin embargo, el Manchester City logró empatar antes del descanso gracias a una gran jugada de Yaya Touré que Rami terminó marcándose en propia portería tras el disparo de Bony.

Emery: “Quité a Banega porque viene de lesión y necesitaba mantener el nivel de intensidad defensiva en los últimos minutos”.

El segundo tiempo estuvo marcado por las decisiones desde el banquillo. Primero, porque Pellegrini quitó a Zabaleta por Kolarov para pasar a Sagna -primero en la izquierda y luego en la derecha- a defender la banda de Konoplyanka ya que “es un gran marcador”, en palabras de su técnico. Segundo, porque Emery decidió quitar a Banega, jefe del centro del campo, para dar entrada a Krohn-Dehli. Y, por último, el combo de sustituciones finales: la que se llevó a Bony por delante y la que lo hizo con Konoplyanka para que entrase N’Zonzi. El Sevilla tuvo tan cerca la victoria, la vieron tan clara y tan posible, que terminaron perdiendo por un fallo individual. Krychowiak intentó apurar una posesión para volver a tener una ocasión de peligro, falló, y del contraataque de Touré llegó el gol de De Bruyne.

Emery: “Queríamos ganar. Él ha querido robar el balón y eso le ha hecho perder la posición. Krychowiak estaba confuso, pero esto debe ser un aprendizaje. No le puedo reprochar nada. El aprendizaje te llega con la experiencia. Yo lo dejo discurrir como una acción positiva de aprendizaje, no la penalizo”.

El Manchester City no fue mejor que el Sevilla, pero sin haber demostrado la fiabilidad defensiva que necesitan para competir en Europa -Kompany volvió a ser suplente y entre Otamendi, Zabaleta y Mangala no dieron confianza-, su impresionante talento ofensivo les permite guardarse siempre una última oportunidad.

Ésa que De Bruyne supo marcar en el descuento.

Konoplyanka adelantó al Sevilla (Foto: Focus Images Ltd)
Konoplyanka adelantó al Sevilla (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*