Por fin primeros

Raheem Sterling (Foto: Focus Images Ltd)

Por primera vez desde que Pellegrini es entrenador del Manchester City, los ingleses se han clasificado como primeros de grupo para los octavos de final de la Champions League. “El principal objetivo era clasificarse”, dijo el chileno, dando a entender que lo importante ya estaba logrado antes de enfrentarse en la última jornada al Borussia Mönchengladbach (4-2). En el Etihad, los citizens regalaron a su público una segunda mitad impecable, casi perfecta, sin recibir ocasiones y remontando un resultado adverso que llevaban a cuestas desde el descanso. Sirvió no sólo para llenarse de motivación ante la derrota del fin de semana en Stoke, sino también para lavar las sensaciones de un primer tiempo en el que los alemanes se plantaron en Inglaterra con soltura, frialdad y una personalidad de altura, demostrando que su rendimiento en la Bundesliga no es casualidad. Lo hizo el Manchester City gracias a una excepcional versión de Raheem Sterling en el día de su 21 cumpleaños, marcando dos goles y siendo el referente de la remontada junto al marfileño Bony, que entró desde el banquillo, y que entre ambos redondearon lo que empezó a dibujar Fernando Llorente en Sevilla, marcando un gol que dejaba a la Juventus como segunda de grupo.

Pellegrini: “No es fácil jugar como jugamos en la segunda mitad porque íbamos perdiendo y hemos terminado ganando sin recibir ocasiones. Ha sido uno de nuestros mejores partidos en la Champions League, quizás no el mejor porque en Sevilla también jugamos muy bien”.

Captura de pantalla (182)
Alineación titular del Manchester City (Foto: sharemytactics)

El novedoso once del Manchester City se explicaba de dos maneras. En primer lugar, por las lesiones que tenía el equipo. Agüero, Kompany, Demichelis, Fernando o Zabaleta no estaban disponibles. Pero, en segundo lugar y más importante, sorprendió Pellegrini no sólo poniendo a Clichy de lateral derecho o dejando en el banquillo a Bony, único punta disponible, sino sobre todo por el resto de posiciones ofensivas. A Yaya Touré le dio un rol de pivote en el centro del campo, aunque con soltura para descolgarse en ataque si Fernandinho o Delph no subían, mientras que Sterling y De Bruyne hicieron de delanteros abiertos, con Silva actuando a medio camino entre la mediapunta y la delantera. Fue un esquema que dotó al Manchester City de un dinamismo extremo en ataque -brillante acción de Sterling para asistir a Silva en el primer gol del partido-, una especie de rombo nunca visto en esta temporada, pero que desorganizó el centro del campo, algo de lo que se aprovechó el Gladbach a partir de ese momento.

Captura de pantalla (183)
Alineación titular del Borussia Mönchengladbach (Foto: sharemytactics)

El equipo de Schubert repitió un esquema similar al que logró la victoria frente al Bayern el pasado sábado. Con tres centrales y dos carrileros, el foco de peligro se colocó en la banda izquierda del ataque, donde Wendt adelantaba su posición, el inconmensurable Fabian Johnson subía hacia tres cuartos y Stindl caía a recoger balones de espaldas. Por detrás, Xhaka manejaba la salida en ayuda de Dahoud, mientras que Raffael aparecía por todos los rincones habidos y por haber de las espaldas del Manchester City, hasta que con dos goles antes del descanso -Korb y Raffael- lograron darle la vuelta al partido. El centro del campo de los locales no era sólido y la velocidad con la que se iba el Gladbach al área de Joe Hart terminó por descolocar a los de Pellegrini. Muy clarividente es el tanto que da lugar al empate: Fabian Johnson se cuela valiente en carrera entre Clichy y Fernandinho, Mangala no sale a su auxilio y el balón termina primero en el área y luego en la red.

Julian Korb of Borussia Monchengladbach (left) scores his team’s equalising goal to make it 1-1 during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 08/12/2015
Julian Korb, autor de un gol (Foto: Focus Images Ltd)

Lo que se vio tras el descanso fue una imagen del Manchester City llena de carácter. Es algo que debe destacarse, porque si algo le ha faltado en ocasiones a los citizens ha sido eso, pero su actuación fue demoledora hasta el final. Pellegrini introdujo a Bony y a Navas, uno para ser delantero y otro para ser extremo derecho, con Sterling por la banda izquierda -tirando siempre hacia dentro y dejando así todo el carril para Kolarov-, una fórmula que destrozó al Borussia Mönchengladbach. Si a Raheem Sterling se le ha criticado una faceta de su juego en su todavía corta trayectoria ha sido la definición de cara a gol. Remató uno desde muy cerca y otro al primer toque desde un poco más lejos, clavándola con rosca al palo largo. Luego maquilló Bony. Fueron 45 minutos devastadores, como la actuación en Sevilla, que confirman al Manchester City como un equipo a temer siempre que sepan capaces de garantizar un partido así. Es complicado poder asegurarlo durante encuentros enteros, pero en cada vez más ratos están al nivel que un día se esperó de ellos.

Y algo importante: ambos fueron sin el Kun Agüero.

Wilfried Bony marcó el 4-2 (Foto: Focus Images Ltd)
Wilfried Bony marcó el 4-2 (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Es cierto que el City cuajó un excelente segundo tiempo, pero se vio beneficiado por la inexplicable actitud del Borussia. Francamente inexplicable, ni siquiera intentaron salir a la contra.

Un tiempo para cada uno. El primer tiempo del Gladbach fue de gran nivel y el segundo tiempo del City ha sido de lo mejor que se ha visto del equipo de Pelle.

Después de lo que ocurrió los dos últimos años, para ningún equipo era tan importante ser primero como para el City. Y ojo a la Juve, porque 4 de los 7 rivales que le pueden tocar son Bayern, Barça, Madrid y Atlético.

Deja un comentario

*