El tiempo se acaba

Manchester City v CSKA MoscowUEFA Champions League

Antes de que el Manchester City tuviera difícil clasificarse para los octavos de final, incluso antes de que supieran el grupo en el que habían quedado encuadrados, Pellegrini se encargó de recordar en varias ruedas de prensa que el objetivo para esta temporada, después de haber ganado dos títulos en su primer año en Inglaterra, era dar un paso más, avanzar, y hacerlo de forma regular: si se llegaba a semifinales de la Champions League pero se hacía un mal campeonato liguero, no merecía la pena; si se ganaba de nuevo la liga pero no se superaban los octavos de final (límite del año pasado), tampoco sería un progreso. Acaba de empezar noviembre y, a juzgar por los resultados, al Manchester City le va a resultar muy difícil igualar los registros del último curso. En liga han dejado síntomas de debilidad, todo lo contrario al Chelsea de Mourinho, que apenas ha empatado dos partidos y todo lo demás lo cuenta por victorias, y cada vez que los de Pellegrini salen a competir en Europa se les cambia la cara. Aún no han sabido explicar si es el poco respeto que generan cuando no juegan torneos ingleses, donde sí son temidos, si es la presión que hay sobre ellos en cada partido (tras tres años seguidos sin rendir al nivel esperado en competiciones europeas) o si simplemente es un bloqueo mental, de juego, o la ausencia de solidez, lo que detiene al Manchester City cuando se enfrenta a quien sea en la Champions League. Es cierto que en los últimos tres años han caído en grupos muy complicados, pero no es menos verdad que si en la presente temporada son eliminados en la fase de grupos habrá sido por sumar 1 punto de 6 posibles ante el CSKA Moscú, el más débil de todos, que sacó un empate de la nada en Rusia (de 0-2 a 2-2) y conquistó el Etihad cuando nadie contaba con ellos (1-2).

FIL MANCHESTER CITY KompanyEl Manchester City, al borde de la eliminación en la fase de grupos (Foto: Focus Images Ltd)

Lo que le volvió a ocurrir al Manchester City contra los rusos sólo se entiende si uno ha seguido su trayectoria europea en los últimos años. En cuanto tiemblan o están rozando el drama, muestran su peor versión, como si no supiesen combatir adversidades fuera de Inglaterra. El de Pellegrini es un equipo débil en defensa que concedió dos goles que, en el día en el que te estás prácticamente jugando seguir vivo en la competición, no puedes conceder. El primero, un remate de Doumbia en el minuto 2 completamente solo porque Yaya Touré no siguió su marca. El segundo, otro gol de Doumbia porque Clichy falló un pase en el borde de su propio área. Dos regalos, dos síntomas de fragilidad inusuales en un aspirante a campeón que, sin embargo, todavía no ha demostrado ser competitivo en Europa. Es curioso: es aspirante sin haber pasado de octavos de final, sólo por el nivel de la plantilla, pero no por la competitividad demostrada años atrás. Yaya Touré arregló su error marcando un golazo de falta, pero con el 1-2 la función ya estaba en su momento de máxima tensión. Una doble amarilla a Fernandinho (25 minutos después de salir al campo) y una roja directa a Yaya Touré en la segunda mitad dejaron a los ingleses con nueve futbolistas sobre el campo, con un vacío en el centro del campo proporcional a las esperanzas que les quedan de seguir vivos y una frustración repetitiva, constante en los últimos años, casi eterna, de que algo no termina de hacer click en el equipo.

Manuel Pellegrini: “No puedo sacar nada positivo de los dos resultados tan malos contra el CSKA Moscú”.

El Manchester City acabó el partido del mismo modo en que lo empezó: fuera de él. Por detrás en el marcador desde la primera jugada de peligro y a contracorriente ante las necesidades de victoria. Jesús Navas y Jovetic, ambos titulares, fueron sustituidos en el descanso. El montenegrino acumulaba su tercer partido seguido saliendo de inicio y apenas ha habido noticias suyas. Entraron Fernandinho y Nasri, el francés para intentar no echar de menos a un lesionado Silva, tarea difícil, pero cuando Dzeko saltó al campo por Fernando, ya para arriesgar (sin mediocentro) e intentar remontar el choque en el tramo final, llegó la expulsión de Fernandinho y se partió por completo el equipo. El CSKA pudo marcar más, pues Dzagoev, listo entre huecos, vio siempre la solución a los espacios de los locales, y la velocidad de Musa y Doumbia fueron el terror.

El camino a seguir para lograr una complicada clasificación pasa por ganar los dos próximos partidos ante Bayern Múnich (sin Yaya, sin Fernandinho y probablemente sin Silva) y Roma, este último en Italia. Sin embargo, el mal ya está hecho, y no hay nada peor para un equipo que quiere ser ganador que mostrar a tus rivales cuál es tu defecto: pase o no pase el Manchester City ha vuelto a dejar su vulnerabilidad en evidencia cada vez que juega en competiciones europeas.

CSKA Doumbia FocusDoumbia, que también marcó en la ida, hizo los dos goles del CSKA Moscú (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Horrible lo del City jugando como un equipo sin alma, lamentable la imagen que deja el campeón inglés, sin embargo aún pueden clasificar.
Y la acción casi al final de Nasri, que patadón y que poco criterio el del árbitro al no expulsarlo. Veamos si la UEFA se manifiesta.

Y lo dicho. Jornada tras jornada me siguen dando la razón.

Los equipos ingleses -salvo el Chelsea- dan pena en Europa y es algo que ya viene siendo crónico los últimos años.

Muy bien mercadeada la premier, pero en Europa evidencia todas sus carencias.

Los equipos de España y Bundesliga se los llevan de encuentro en todo sentido.

Mucha suerte tiene el City de depender de si mismo (no 100%, pero 95%) después de haber sumado 2 puntos de 12 tras haber jugado los dos partidos contra el rival más débil del grupo y tras haber empatado contra tu rival por el segundo puesto en tu estadio.

Incluso si hay empate en Moscú la próxima jornada, le podría servir ganar en el Etihad Stadium ante el Bayern y empatar en Roma.

Hacía mucho tiempo que no veía a un equipo de élite jugar tan mal al fútbol… sin ningún plan de juego ni nada que se le pareciese. La segunda mitad, perdiendo en casa contra un rival en teoría inferior, que no seas capaz de generar apenas un par de ocasiones claras de gol me parece inadmisible. Fallos algunos de juveniles, como Clichy en el segundo gol. A mi me pareció hasta ridículo el partido del city ayer…

Que el fútbol es deporte y en deporte no se puede dar nada por sentado, y el city tiene buenos jugadores, pero mi sensación es que aun pasando ronda, poco recorrido tendrán, ya que la mayor parte de equipos que pasen a octavos tienen bastantes más argumentos que ellos. Y eso, tratándose del campeón de la Barclays Premier League, preocupa.

Deja un comentario

*