Marco Asensio encontró su lugar

Marco Asensio of Real Madrid celebrates scoring their second goal against Bayern Munich  during the UEFA Champions League Semi-Final match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
25/04/2018
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-GRO-180425-5036.jpg

Ocho segundos de aceleración desde el centro del campo hasta la frontal del área rival. Un instante, apenas, que terminó con un disparo cruzado que se alojó en el fondo de la red. Un chispazo que decantó una semifinal europea después de 87 minutos de desgaste en un partido tremendamente físico. Han pasado casi tres años desde esa noche en Katerini, pero el recuerdo sigue muy presente en mi cabeza cada vez que veo jugar a Marco Asensio. El atacante balear no ha dejado de crecer desde que insinuó todo su potencial en el Europeo sub-19 que conquistó con España en Grecia en verano de 2015. Entonces eran destellos de clase, gotas de calidad, y una primera demostración de que no se escondía en las citas decisivas. No parecía pesarle demasiado la presión a un chico que ya había fichado por el Real Madrid después de destacar en un Mallorca en horas bajas en Segunda División. Ni tampoco el rival o el contexto de máxima exigencia. Marco Asensio firmaba acciones inverosímiles ante chicos de su edad con una naturalidad absoluta, con una soltura impresionante. No era un futbolista cualquiera, y no ha dejado de demostrarlo cada vez que se le ha ofrecido la oportunidad.

“Los últimos diez minutos del partido entre Francia y España son historia del Europeo sub-19. Así se puede explicar lo que hizo Marco Asensio para ganar la semifinal frente al combinado galo, en lo que fue una de las postales más memorables del campeonato en los últimos años. No fue por la incidencia y regularidad del 10 español a lo largo del choque, discreto hasta entonces, sino por la aparición. Por el momento y su significado. Por la facilidad para ejecutar acciones dificilísimas en los instantes de mayor presión. Por el rival, la poderosísima selección francesa. Por el golpe sobre la mesa cuando peor lo pasaba España.”

El momento de Asensio, 17 de julio de 2015.

Asensio celebra el pitido final
Asensio celebra el Europeo sub-19 después de ganar a Rusia en la final. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Marco Asensio ya es una realidad, un arma recurrente en el abanico de recursos del Real Madrid campeón de la Champions y un miembro más en la nómina de atacantes de Julen Lopetegui para el próximo Mundial. Su meteórica proyección, no obstante, se ha producido en una posición distinta a la que multiplicó su fama semanas antes de su debut en Primera con el Espanyol, donde recaló como cedido en verano de 2015. Asensio era la estrella de su generación en categorías inferiores y se potenciaba su conducción, diagonal y golpeo con la pierna izquierda alineándole en la banda derecha como punto de partida. Ahí podía arrancar sin recibir de espaldas, combinar con Ceballos (mediapunta titular del equipo) y enfocar su juego a la acción decisiva. En el Mallorca también jugaba con libertad en tres cuartos. No obstante, en el Espanyol fue habitual verle enjaulado en la banda izquierda. Alternó esa posición con la mediapunta de un equipo que interactuaba poco con la pelota, que no se sentía cómodo con la posesión y que apenas conectaba con el balear en el último tercio. Aunque su impacto en el club perico fue positivo, pues su pura calidad garantizó goles y asistencias en un equipo que no iba sobrado de talento en la etapa de Sergio González y Constantin Galca, a Asensio le costaba desenvolverse con la misma naturalidad en el flanco zurdo. No tenía la misma libertad para moverse hacia dentro, le era más difícil sortear a los adversarios, no buscaba tanto la línea de fondo y además se le exigía un trabajo defensivo que le hacía retroceder mucho sin la pelota.

ASensio.
Asensio jugará el Mundial con la selección española. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El trabajo en la banda izquierda repercutió en sus opciones de brillar a título individual esa temporada, pero a la larga supuso un aprendizaje de mucho valor para Marco Asensio, que principalmente ha desarrollado sus dos últimos años de carrera en el sector zurdo. Tanto con la selección (sub-21 y absoluta) como con el Real Madrid le ha tocado jugar pegado a la banda izquierda y ha ido desarrollando nuevas estrategias para ser desequilibrante. Ahora se siente mucho más cómodo a la hora de recibir la pelota, se perfila mejor y alterna la salida exterior, más habitual el año pasado, con más movimientos por el carril central que ha ido exhibiendo a lo largo de esta temporada. Su cambio de ritmo es devastador, arma el tiro desde la media distancia con rapidez, potencia y precisión, pone centros tensos cuando busca la línea de fondo en la izquierda y castiga a los rivales a la contra con el marcador a favor y metros para correr por delante. Aunque, sobre todo, sigue apareciendo en las citas importantes. Dejó su sello en la última final de la Champions con el cuarto gol ante la Juventus, ayudó a decantar la eliminatoria contra el PSG saliendo desde el banquillo en la ida, jugó un buen partido en el Bernabéu en cuartos contra la Vecchia Signora y aprovechó su oportunidad para marcarle al Bayern en la semifinal. No es ajeno a algunos altibajos propios de un futbolista de 22 años -empezó la temporada como un tiro y luego le costó mantener ese nivel-, pero rara vez rehúye la responsabilidad en momento de máxima presión. Si el Real Madrid lo necesita en Kiev, sea jugando de inicio o partiendo desde el banquillo, Asensio estará preparado para marcar la diferencia.

Consulta aquí nuestros seis textos previos a la final de la Champions entre Real Madrid y Liverpool

Marco Asensio of Real Madrid celebrates scoring their second goal against Bayern Munich during the UEFA Champions League Semi-Final match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 25/04/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180425-0179.jpg
Marco Asensio está preparado para rendir cuando se le necesite. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*