Son mejores con el balón

Cuando falte una hora para que Nicola Rizzoli indique el inicio de la semifinal entre Bayern y Barcelona, conoceremos la alineación de Pep Guardiola, ordenada de forma numérica tanto en la hoja de UEFA como en la cuenta de Twitter del club, y nuestro cerebro empezará a barajar las múltiples opciones que brinda esa lista de apellidos. ¿Optará el Bayern Munich por tres centrales o una línea de cuatro? ¿Rafinha ejercerá de lateral o de central? ¿Lahm jugará en el centro del campo o lo veremos en la banda, como contra el Porto? ¿Y si aparece Götze, dónde lo situará? ¿Y Müller, por dentro o por fuera? Algunas combinaciones suscitarán más preguntas que otras, por supuesto. Y faltarán dos elementos polivalentes como Alaba y Rode, que se han quedado en Múnich junto a los también lesionados Ribéry, Robben, Bastuber y Starke. Pero pese a las bajas el Bayern goza de piezas enormemente flexibles. Tanto que la disposición táctica suele ser incierta (casi siempre aproximada) y también cambiante a medida que se desarrolla el partido. Más todavía cuando faltan horas para conocer la alineación, hay una quincena de futbolistas con opciones de entrar de inicio y la condición física de algunos de los más importantes (Lewandowski y Javi Martínez) es incierta.

Bayern Munich Press Conference

Pep Guardiola vuelve al Camp Nou. Foto: Focus Images Ltd.

Muchas menos dudas envuelven al Barcelona de Luis Enrique, con una alineación base ya por todos conocida y un estado de forma óptimo, pues los azulgranas han ganado 26 de los últimos 28 partidos oficiales desde que cayeron contra la Real Sociedad el pasado mes de enero. Así pues, lo normal es que el guion de la ida de la segunda semifinal lo defina Guardiola con los once futbolistas que elija. La alineación, pero sobre todo su disposición sobre el césped, mostrará sus prioridades y también sus preocupaciones. Por ejemplo, ante rivales como el Borussia Dortmund o el Bayer Leverkusen, grandes contragolpeadores, hemos visto cómo Pep ha apostado por una línea de tres centrales y dos carrileros para garantizar la superioridad de los jugadores del Bayern en salida y una circulación de balón mucho más segura. Así, si el oponente presiona a Xabi Alonso e impide sus recepciones, aún pueden mover el balón los tres centrales e intentar salir jugando por fuera. Contra el Barça de Neymar, Suárez y Messi, es bastante probable que el Bayern busque minimizar los riesgos con la posesión, aunque por otro lado tampoco está tan claro que pueda disfrutar de tanto balón como suele ser habitual en los partidos del campeón alemán.

“Es uno de los partidos más atractivos de Europa. Sólo hay una pelota y la queremos los dos. Veremos quién está más acertado”. Luis Enrique, en la previa del encuentro.

Si la salida se bloquea, al Bayern le queda el recurso de avanzar metros con un balón que busque el salto con Mascherano, Alba o Alves. Con Lewandowski en plena forma, esta sería una forma viable de obligar al Barcelona a retroceder, sobre todo si aplica la presión tras pérdida tan agresiva de los últimos duelos. Sin embargo, si el delantero polaco no es titular, no está tan claro que un Pizarro falto de ritmo pueda imponerse a los centrales culés o que Müller quede demasiado aislado en esta tarea. Precisamente por el poco protagonismo del delantero peruano, resulta complicado imaginarse a Pizarro saliendo de inicio en el Camp Nou, por lo que Götze podría ser una alternativa válida en caso de que Lewandowski se quede en el banquillo. De esta forma, el Bayern gana un elemento más que puede asociarse en el centro del campo y conservar el balón durante más tiempo. Gana talento y gana en improvisación y movilidad en campo rival. Y, sobre todo, apuesta por un perfil de futbolista que suele hacer daño al Barça: ese jugador que aguanta el balón, lo protege hasta atraer a varios rivales y luego lo suelta para zafarse de la presión y dejar a un compañero libre. Puede hipnotizar las posesiones y dotar de pausa a los ataques del Bayern para que el equipo gane metros cuando recupere el balón, algo muy valioso. El estado de forma de Götze no es óptimo, y ha rendido por debajo de las expectativas una temporada más, pero es una figura que puede dañar entre líneas y diferente a Thiago, más adecuado para verticalizar el juego y superar oponentes con regates o pases. En contra, lo más evidente es que Lewandowski podría exprimir más a Mascherano (Mathieu seguramente se ajustaría mejor al polaco).

Götze Bayern - Focus

Götze, una alternativa a Lewandowski si el polaco no puede jugar de inicio. Foto: Focus Images Ltd.

Para todo ello, el Bayern necesita el balón. ¿Lo va a tener? No está muy claro, y es bastante probable que no, por lo que deberá organizarse sin la pelota durante muchos minutos. Entonces surgen nuevos interrogantes. La línea de tres centrales que hemos visto en los últimos choques (y la idea inicial a aplicar esta temporada cuando todas las piezas básicas estaban disponibles) le permite defender mejor a lo ancho y, junto a los carrileros, controlar mejor a los atacantes del Barcelona. Sin embargo, ¿está capacitado para jugar tanto rato sin balón un centro del campo formado por Lahm, Alonso y Thiago? Ahí surge la duda razonable de que Schweinsteiger goce de minutos de relevancia. Rindió a buen nivel ante el Hertha el día antes de que el Bayern se proclamara campeón de la Bundesliga y fue el elegido por Pep para reforzar el centro del campo en Copa contra el Dortmund cuando los bávaros se descompusieron en el tramo final. Con Bastian, el Bayern gana un activo defensivo importante, aunque perdería agilidad en la circulación de balón y como consecuencia, minutos de posesión. Por otra parte, su incorporación al once podría desplazar a Lahm al carril derecho, donde ya fue determinante contra el Porto y evitaría que el joven Weiser (o el frágil Dante en el eje de la defensa) fuese titular en un choque de esta exigencia. Cuestión de prioridades, aunque otra posibilidad (quizás no tan remota como parecía hace unas semanas) sería que Javi Martínez llegara a tiempo para jugar de inicio, desplazara a Rafinha al lateral y permitiera a Lahm jugar en el centro del campo.

Schweinsteiger-Bayern-Focus

Schweinsteiger es una opción para reforzar el centro del campo. Foto: Focus Images Ltd.

El Barcelona, por supuesto, también es consciente de que el Bayern no es un equipo perfecto y se puede aprovechar de ello. Ante todo, la circulación de balón bávara no es todo lo fluida que debería. Lo vimos contra el Porto: Boateng y Xabi Alonso son futbolistas de pases seguros, pero de gestos en ocasiones demasiado lentos en la ejecución. Al tolosarra le lleva tiempo girarse, Thiago suele perder algún que otro balón peligroso en su mitad de campo y, en general, el Bayern puede sufrir sin salir de su propio terreno durante fases del choque si el Barcelona se hace con el control del esférico y se instala tras el círculo central. Entonces los barcelonistas aplican su receta más temible: arriesgan con pases cerca de tres cuartos, con los atacantes ya colocados en campo rival, y siempre hay varios futbolistas cerca del balón tras cada pérdida, lo que suele provocar recuperaciones prácticamente inmediatas y cerca de la portería contraria. Entonces lo someten sin piedad, a un ritmo vertiginoso, en sus mejores días. Los muniqueses pueden ser más o menos rocosos en defensa, pero no están acostumbrados a sufrir largos periodos (ni tan intensos) sin balón.

“Hay muy pocos sistemas defensivos que puedan controlar al talento“. Pep Guardiola, en la rueda de prensa previa al partido.

Para que la ejecución de este plan haya rayado lo sublime en algunos partidos del último mes, ha sido clave el creciente protagonismo de Iniesta para llevar el balón a campo rival y desequilibrar tanto a través de pases como de regates. Una vez Andrés (o cualquier otro) elimina a algún oponente, el Barcelona activa al tridente ofensivo y, al mismo tiempo, Busquets da un paso hacia delante y prepara la escoba para barrer toda pérdida posible. Dificultar que el Barcelona dé este paso, que el Barcelona cruce la línea divisoria con la situación controlada, es la vía para minimizar los daños que puedan causar Neymar, Suárez y Messi. Y, para el Bayern, seguramente el modo más efectivo para ello sea tener el balón, no perderlo y obligar a recular al equipo culé.

Iniesta Barcelona Focus

Iniesta ha crecido en los últimos meses. Foto: Focus Images Ltd.

En un choque de fuerzas tan igualadas en el que ambos entrenadores se reservarán alguna que otra sorpresa para desconcertar al adversario, no se debe ignorar el peso del talento. El talento que improvisa, que toma decisiones sobre la marcha y que decanta partidos. Sin Robben ni Ribéry, el Bayern anda algo más corto de calidad en tres cuartos que el Barcelona, cuyos tres delanteros están en un momento pletórico. El Bayern puede obstruir las líneas de pase a Leo, uno de los centrales puede perseguir al argentino en ciertas zonas del campo, o Xabi Alonso puede estar más pendiente de él cuando intente recibir entre líneas. Pero, en el cómputo global, neutralizar al 10 es realmente complicado. Cualquier instante de distracción puede decantar la balanza. “Si está como intuyo que está, no hay defensa que pueda parar a Messi”, sentenciaba Guardiola ante la prensa la tarde previa al encuentro. Pero esta temporada no solo vale con estar pendientes del argentino, sino que Suárez cada vez trabaja mejor de espaldas y compensa los movimientos de Leo con peligrosos desmarques al perfil diestro y Neymar ha anotado siete goles en sus últimos siete partidos, rompe por dentro y por fuera, en estático y en carrera. Cada vez es más complicado contener a los tres a la vez. Esta temporada, solo Celta (segundo partido de Suárez con los azulgrana) y Málaga han dejado al Barcelona sin anotar cuando Luis Enrique ha alineado a su delantera titular. Así pues, es la prueba más dura de la temporada para Benatia y Boateng.

Además, si el Barcelona corre, Messi tiene muchas opciones de firmar una acción decisiva. Si el Bayern sufre durante demasiados minutos replegado en su campo, las opciones para que el argentino aparezca crecen. Aunque pueda dañar al contraataque, sobre todo a la espalda de los laterales locales. E incluso si la defensa alemana se muestra sólida deberá vigilar la amenaza que supone el conjunto culé a balón parado, faceta en la que ha progresado ostensiblemente esta campaña. Para evitar parte de estos problemas, los teutones necesitan la pelota y necesitan conservarla sin exponerse a contraataques. En el Camp Nou se antoja complicado.

¡Que ambos equipos marcan se paga a 1.70 por euro apostado en bwin!

 Alineaciones probables:

Barcelona vs Bayern - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.
Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.

Related posts

7 comments

Veo al Barcelona favoritísimo. Messi es casi imparable,pese a llevar 0 goles y 0 asistencias en los 3 últimos Real Madrid-Barcelona, por poner un ejemplo. Pero el Bayern no tiene la estructura defensiva del Real Madrid.

Si el Bayern quiere ganar debe dominar. Sin embargo veo al Barsa ganando sin dominar. Lo mas desequilibrante de la eliminatoria es, claramente como se comenta, como saca el balon jugado el Bayern. El Barsa es muy favorito sobre el papel. No obstante hablamos de un gran entrenador y de grandes futbolistas. Hablamos del Bayern. Veremos que inventan

Lo normal es que gane el FCB por pegada, pero imagino a un Bayern con 9 centrocampistas (o 9 jugadores con alma de centrocampista) como en aquella maravillosa final contra el Santos en la que a Neymar sólo le faltó pagar la entrada por asistir al espectáculo. Con la pelota, con paciencia y con descaro, el Baryern puede dominar al Barça.

Si pierde el balón, pierde la calma o pierde el valor, perderá.

En mi opinión, el Bayern es un conjunto superior físicamente al Barcelona y creo que puede causarle problemas en su salida con una presión muy alta y agresiva. Además, el Barça siempre que se enfrenta a equipos que saben tratar el balón sufre (Valencia-primer tiempo, Real Madrid). Y quien mejor que el Bayern para hacer esto? Por lo expuesto me sorprende que la gente vea tan superior al Barça, creo que va a ser una eliminatoria muy pareja y sin un claro favorito.

Es interesante este apunte. Si el Bayern arranca con muchísima intensidad, puede complicar bastante el inicio del Barcelona, provocar que le cueste bastante más entrar en el partido, juntar varias acciones seguidas en campo contrario, etc.

Tomas, estas siendo demasiado amable con el FC Bayern en tu artículo profundo. Gracias por el esta bálsamo. Estamos muy nerviosos los aficionados del #MiasanMia pero necesito contradecirte en algo: EL Bayern ha aprendido a sufrir mucho sin balón. Acuérdate de los cuatro últimos partidos contra el BVB (x2) y contra el Leverkusen (x2). Creo que será uno noche dura para los hardcore-Guardiolistas…

un abrazo y que lleves una camiseta roja con Schweinsteiger en la espalda!

Deja un comentario

*