Modric, sobre el césped del enemigo

Borussia Dortmund v Real MadridUEFA Champions League

Bajo ese cuerpo encogido que parece contraerse para que no se escape la sustancia, Modric medita cómo construir la nasa y dónde colocar el cebo: diseña el cilindro, forra la estructura con varillas y coloca el alimento para atraer a la presa. Con el rival cazado, Benzema se moja los pies, limpia la captura y la emplata. No tarda mucho, porque Cristiano, Bale y en ocasiones Di María se impacientan dando golpes con los cuchillos en la mesa. “¡Ya va, ya va!, debe pensar el croata. “Paciencia”.

Con Alonso encajado entre los centrales para que la arena siga mojada y el castillo de Pepe y Ramos no se derrumbe, Ancelotti encontró el desahogo en el pase que sale de Luka y llega a Karim. A través de esa combinación vertical y venenosa, que rebanó al Bayern con precisión de cirujano, conectó Carlo las dos orillas, la de Pepe y la de Ronaldo, y tiñó de blanco nuclear el Allianz Arena en la noche de Sergio Ramos.

Real Madrid v Bayern Munich UEFA Champions League

Luka Modric cumplió cien partidos con la camiseta blanca en la noche de ayer. Y lo hizo firmando una de sus mejores actuaciones con el Real Madrid en el escenario más complicado. Foto: Focus Images Ltd.

Se dice de Modric que es un futbolista de último pase. Y es difícil rebartirlo: principalmente porque todo lo que sucede a partir de que la toca el croata ya es cuesta abajo. Modric no sale en la foto; pero llama al fotógrafo, monta el decorado y si hace falta se viste de novia. Algo así le pidió en la noche de ayer Ancelotti cuando le dio la banda derecha al huracán galés. Mientras Bale amagaba con sacrificarse, a Modric ya le llegaba el barro hasta las orejas. El pequeño interior que dinamizó a un Tottenham eléctrico añorado a moco tendido en el Lane no disfruta en el fango, aunque tampoco lo rehuye. Logra que el rival caiga en la trampa. Cuando recupera la pelota manchada, en tres o cuatro segundos la pone bonita: la lava, la peina y vaporiza una gota de perfume. Lo huele Benzema. Cloroformo para Kroos y Schweinsteiger. No hay secretos para Luka entre las dos áreas grandes, por eso la media punta es solo una región más del país en el que habita su juego. Ancelotti, uno de los muchos que trató de sacarlo de los Spurs sin fortuna, entendió rápidamente que la mejor versión del ’19’, la más determinante, llegaría con metros y no con etiquetas. El Real Madrid se ha impregnado de Modric y a la vista están los resultados.

Anoche cumplió cien con el Madrid y lo celebró donde lo celebran los mejores: sobre el césped del enemigo.

Foto de portada. Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Espectacular. Ya solo ver como le saco una bola limpia a ribery en la posición de lateral derecho me parece una locura.

Deja un comentario

*