Jardim lo volvió a hacer

Monaco Focus

Leonardo Jardim lo volvió a hacer. Por segunda vez en las últimas tres temporadas, el Monaco superó a un equipo inglés en los octavos de final de la Champions en una exhibición colectiva que revalorizará a la mayoría de sus piezas. Si en 2015 eliminó al Arsenal, esta vez fue el turno del Manchester City de Pep Guardiola, en lo que supone el primer tropiezo del técnico catalán antes de las semifinales de Champions tras siete temporadas alcanzando al menos la penúltima ronda con FC Barcelona y Bayern. Los citizens se toparon con un Monaco autoritario, que dominó la primera mitad con puño de hierro a pesar de la baja de última hora de Falcao, que se perdió el partido por lesión. No importó la ausencia del delantero colombiano, pues la plantilla monegasca domina a la perfección el discurso de Leonardo Jardim: el Monaco defendió arriba, recuperó casi siempre en campo rival y generó una gran cantidad de ocasiones en el primer tiempo para encarrilar la remontada. Minimizó al Manchester City, que rindió por debajo de las expectativas, y demostró por qué lidera la Ligue 1 y sigue vivo en las cuatro competiciones a pesar de que su temporada empezase a finales de julio.

Monaco 3 (Mbappé 8′, Fabinho 29′, Bakayoko 77′)
Manchester City 1 (Sané 71′)

Monaco vs Manchester City - Football tactics and formations

El dominio del Monaco se edificó sobre una primera mitad extraordinaria. Fabinho y Bakayoko levantaron un muro en la línea del centro del campo y recogieron todos los esféricos que amenazaban con cruzar la divisoria. Brilló el centrocampista brasileño, omnipresente en la presión, concentrado para tapar todas las líneas de pase y dificultar la asociación del Manchester City. Fabinho extendió sus tentáculos cual pulpo y recuperó multitud de balones cerca del área de Caballero. Los de Guardiola estuvieron incómodos durante toda la primera mitad, pues prácticamente no cruzaron la medular con el esférico controlado. Al descanso, el Manchester City no había disparado. Ni a portería ni fuera, consecuencia de la innumerable cantidad de pérdidas en campo propio que propició el club monegasco. Estuvo especialmente desafortunado Fernandinho, impreciso en los controles y en los envíos, siempre asfixiado a la hora de girarse, a menudo recibiendo de espalda a la portería rival. Las pérdidas del brasileño fueron el termómetro de una primera mitad muy mala del Manchester City. Fernandinho no tuvo ningún apoyo, pues el resto de centrocampistas y delanteros siempre se encontraba muy alejado del brasileño, lo que facilitó la tarea de Fabinho y Bakayoko a la hora de cortar líneas de pase. Además, Jardim matizó ligeramente la ubicación de Lemar para que sujetara un poco más su posición y reforzara los robos en el centro del campo. Tejió una telaraña que el City no pudo burlar en la primera parte.

Mbappé volvió a marcar. Foto: Focus Images Ltd.
Mbappé volvió a marcar. Foto: Focus Images Ltd.

La altura defensiva del Monaco ahogó al Manchester City. El dominio local pronto se tradujo en ocasiones de gol. Kylian Mbappé generó tres oportunidades muy claras en el cuarto de hora inicial y abrió la lata al rematar al fondo de la red un centro de Bernardo Silva desde el perfil izquierdo. El canterano monegasco exhibió, una vez más, su fantástica lectura del juego. El atacante de 18 años cada vez interpreta mejor su rol sobre el césped, se mueve con más criterio y aparece en zonas más peligrosas, pues todos sus desmarques esconden veneno. Mbappé leyó a la perfección lo que requería el partido y cayó con frecuencia a su sector favorito, el espacio del extremo izquierdo, para sacar a Stones de su zona de confort y encarar a Sagna. Además, sus cifras empiezan a ser paranormales, pues Mbappé ha anotado 17 goles entre todas las competiciones y ha marcado en ocho de los últimos once partidos en los que ha participado. En los tres que se quedó sin mojar disputó menos de 20 minutos. También por el lado zurdo nació la acción del 2-0, en una jugada en la que Lemar puso la pausa necesaria para esperar a Mendy, que lo desdobló por fuera y asistió a Fabinho, que remató libre de marca en el área. El lateral zurdo del Monaco golpeó como un martillo con sus asiduas incorporaciones desde la banda, casi siempre sin que nadie le persiguiera, por lo que hizo muchísimo daño a la zaga inglesa. En la derecha, Bernardo Silva firmó una primera mitad estelar escondiendo el balón ante la oposición con su elegante conducción. Por mucho que le apretara el Manchester City, el mediapunta luso nunca perdía el esférico.

Monaco vs Manchester City - Football tactics and formations

Pep Guardiola agitó un poco a su equipo en el segundo tiempo y el Manchester City ganó metros con mayor facilidad. Kevin de Bruyne retrasó su posición para acompañar a Fernandinho en el doble pivote y Silva se movió con libertad entre líneas. Por otra parte, el Monaco, ya con un 2-0 que le clasificaba, reculó y se empeñó en proteger su botín. Esto tuvo un efecto en la altura a la que defendieron los de Jardim, pues Bakayoko y Fabinho se replegaron muy cerca de la línea defensiva pero a menudo los cuatro atacantes no acompañaron los movimientos del resto de compañeros y siguieron saltando arriba a la presión. Así pues, el Manchester City se encontró con bastante espacio libre en el centro del campo para que De Bruyne y Silva empezaran a mover al equipo. Creció la influencia del mediapunta canario y luego se empezaron a entonar los extremos. El City se instaló cerca del área de Subasic e inició un goteo de ocasiones mientras se diluía la presencia de Mbappé y Bernardo Silva, mucho menos constantes a la hora de dibujar contragolpes.

A partir del juego exterior, el Manchester City desbordó cada vez con mayor asiduidad a la zaga del Monaco. Sterling echó a perder una ocasión clarísima para anotar porque se entretuvo antes de pasar el balón a Agüero cuando podía disparar, luego el Kun no conectó bien con un centro de Sané desde la izquierda y apareció en un par de ocasiones más el extremo alemán para ganar la espalda de Sidibé mientras Raggi cojeaba. En el 65′ Subasic puso el pie para detener un disparo a bocajarro de Agüero y en el 71′ llegó el 2-1 de Sané, que recogió un despeje del portero croata tras un tiro de Sterling. Sin demasiada brillantez pero por insistencia para inclinar el campo y alterar el rumbo del partido, el Manchester City volvía a estar momentáneamente en los cuartos de final. Otra vez fue decisivo Leroy Sané, el futbolista citizen que más ha crecido en 2017 gracias a su velocidad y capacidad de desborde por el perfil izquierdo.

Pep Guardiola, manager of Manchester City during the UEFA Champions League match at Stade Louis II, Monaco Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 15/03/2017
El Manchester City se despide de la Champions en octavos. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, la reacción del Monaco fue fulgurante. Los de Jardim pagaron al Manchester City con la misma moneda que les costó la derrota en la ida y golpearon en una acción a balón parado pésimamente defendida en la que Bakayoko apareció totalmente solo para cabecear al fondo de la red. Esta vez, Jardim movió el banquillo para frenar el ritmo del encuentro dándole entrada a Moutinho para no volver a cometer los errores de la ida, cuando el Monaco se dejó llevar por el ir y venir del choque. Tras el 3-1 el Manchester City se quedó sin respuesta y únicamente acumuló a más futbolistas en campo contrario con la entrada de Iheanacho por Clichy, el único cambio de Pep Guardiola en todo el partido. Al cuadro skyblue, que rompió una racha de once encuentros seguidos sin conocer la derrota, le queda luchar por volver a jugar la Champions League la próxima temporada e intentar ganar la FA Cup. Quizás le falta más de lo que parecía el año pasado para asentarse entre los gigantes del continente.

“Jugamos de forma excepcional en la segunda parte, pero en la primera no comparecimos. Es lo único que me entristece. Puedes jugar y que el oponente te supere, pero no comparecimos. En el momento adecuado debíamos estar allí. Creo que el año que viene mejoraremos. Esta competición es muy exigente para los equipos grandes, hay mucha calidad en los partidos de casa y fuera”. Pep Guardiola tras el partido.

“Hemos hecho un primer tiempo muy completo en el que no hemos dejado jugar al City. Esta noche hemos eliminado al segundo de la Premier League. Esto debería recordar la calidad del fútbol francés. (…) Estamos muy contentos con la clasificación. Volví a ver dos o tres veces el partido de ida y creo que el 5-3 no fue justo, porque pagamos muy caros los pequeños errores. Creo que tras los dos partidos la clasificación es merecida. Esta noche hemos hecho un primer tiempo bueno, con la línea defensiva muy alta. Tácticamente ellos se han adaptado en el segundo periodo y ha sido más difícil para nosotros”. Leonardo Jardim.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

10 comments

Muy buen análisis Tomas (como siempre). Añadiría:
– Al retrasar a De Bruyne, Stones pudo salir con el balón mucho más fácil, porque los monegascos tenían más jugadores que tapar y no presionaron igual. Y está vez Stones no cometió errores en la salida (en la 2a parte)

– La temporada y la eliminatoria encumbran a Jardim, pero no debe ocultar una segunda parte horrorosa. Su equipo se empeño en jugar en largo y no sacó rédito de ningún saque de puerta de Subasic, de ninguno! Y para mi tardó en hacer los cambios. Germain por ejemplo debía irse ido antes.

– B. Silva estelar cierto, pero Lemar al final del partido escondiendo la bola soberbio. Y para mi Jemerson no para de crecer, tuvo que ayudar a Raggi un par de veces y en todas con acierto. Especialmente una en la primera parte, que le saca un balón al Kun fantástico.

Es bueno el apunte de Stones, porque estuvo bien en la segunda parte. Un poco por los espacios, se atrevió a conducir y generó ventajas. Del mismo modo que el de Lemar, que fue uno de los que mantuvo la cabeza fría, sí señor.

En la segunda mitad creo que le pesó un poco la necesidad y el vértigo al Monaco, que vio cómo el City empujaba y se veía incapaz de esconder la pelota. En cierta medida, creo que fue un tema de que a los puntas se les acabó el combustible y dejó de amenazar a la contra, por lo que el City casi nunca tuvo que correr hacia atrás. De hecho, yo pensaba que metería antes a Moutinho por uno de los delanteros para recuperar el dominio al centro del campo y seguramente ese movimiento llegó tarde, sí.

Tienes razón, el factor psicológico pudo pesar. El City ya no tenia nada que perder.
Un placer leerte como siempre!

Primera parte muy interesante y muy didáctica para comparar con la del Barcelona – PSG del otro día. En ambos casos, el equipo que presiona con las líneas muy adelantadas, espoleado porque tiene que reducir la desventaja de la ida, se impone y ahoga por completo al rival. Cuesta recordar una sola acción positiva del ManCity en los primeros 45 minutos.

No tengo muy claro si Guardiola encontró soluciones o si el Mónaco prefirió guardar la ropa una vez alcanzado el 2-0. El caso es que tras el 3-1 los citizens volvieron a desaparecer y parecieron asumir su derrota cuando quedaban minutos por delante. Demasiado endebles psicológicamente

Del City me ha gustado Sané, y la segunda parte de De Bruyne, hasta el 3-1. Fernandinho, muy señalado, creo yo. Posición a mejorar para la temporada que viene.

En el Monaco pues las luces puestas siempre en Lemar, Mbappe y Bernardo Silva, pero a mí la primera parte de Bakayoko me parece soberbia.

Guardiola el gran fiasco, al momento por debajo de lo conseguido por Pellegrini (campeon de liga en su primer temporada, cosa que sera dificil conseguir por Guardiola) y muy parecido a Mancini (que gano una liga al menos, Guardiola todavia tiene que ganarla).

Por otro lado, Leicester “campeon” de la Premier por segunda temporada, de liga la temporada pasada y en esta el equipo ingles que mas lejos llegara en la Champions.

¿El año pasado el City, semifinalista de Champions, no estuvo entre ” los gigantes del continente”? Con ese bagaje y 200 millones de euros en fichajes, creo que la palabra fracaso se queda corta.

No, no, precisamente por eso. Precisamente porque lo que se espera de este Manchester City es que esté entre los “gigantes del continente”, como empezaba a parecer capacitado de una vez el curso pasado. Y precisamente por eso, la sensación que transmite el primer año del proyecto Guardiola es que, por rendimiento, el equipo está más lejos de eso de lo que parecía. De ahí la elección y el uso de la palabra “asentarse”, en el sentido de mantenerse durante varias temporadas a ese nivel. Porque a principio de temporada los pronósticos apuntaban al City como favorito a la Premier y candidato a repetir entre los cuatro mejores de la Champions. Y ha demostrado que su rendimiento no está a esa altura. Eso es lo que quiero decir con esas frases y por eso creo que el año del City resultará decepcionante, aunque la lectura será más positiva obviamente si gana la FA Cup y termina segundo.

Gran cruce que se hubiera podido llevar cualquiera de los dos equipos. La ida fue una maravillosa locura. Nada que ver el partido de ayer.
Me llama la atención las grandes diferencias entre las cuatro partes de la eliminatoria. Las primeras partes de ambos partidos fueron para mí más del Monaco (con fases de enorme superioridad) y las segundas diría que dominó más el City (aunque encajó tantos decisivios en ambos encuentros).
De un tiempo para aquí (años) me da la sensación que antes los partidos no tenían tantas diferencias entre los primeros cuarenta y cinco minutos y los segundos. El guión del partido era más continuo en los noventa minutos que ahora, cuando puedes ver fases de superioridad manifiesta de un equipo y luego otras totalmente al contario.
No sé si se trata de la influencia de los entrenadores en el descanso, de cuestiones físicas o mentales, pero me parece muy curioso e incluso divertido. Especialmente si no está tu equipo implicado.

Magnífica primera parte del Mónaco, con un Bakayoko soberbio en la recuperación de balón. Sensacional Mbappe cayendo a la izquierda que junto con Lemar avasallaron a Sagna, al igual que Sané en la segunda parte con Sidibé.
Y increíble el poder ofensivo de Mendy y Sidibé.

Preciosa eliminatoria. En el global creo que ha sido justo vencedor el Monaco, pues dividiendo los dos partidos en cuatro partes de 45 minutos, los monegascos han sido mejor en 2,5 mitades: La primera parte del Ettihad y del Luis II y gran parte del segundo tiempo ayer.

No obstante, no ha estado lejos de pasar el Man City ya no solo porque así lo indica el marcador, si no porque ayer cuando Silva y De Bruyne empiezan a carburar en cualquier otro encuentro su equipo habría sumado un par de goles más, pero surgió Raggi para ejercer de apagafuegos. No solo mantuvo a raya a Agüero si no que además tapó los huecos que dejaba Bakayoko por delante de la defensa y Mendy a sus espaldas. Que cosas, yo no daba un duro por el italiano en este encuentro y para mí, fue el jugador más destacado de los franceses en la parcela defensiva. Y eso tiene más mérito cuando su equipo no jugó a parapetarse atrás, si no que la línea defensiva estaba casi en el mediocampo, y Raggi nunca ha destacado por su velocidad.

Y de Mbappé que decir. Lo que hace con balón es sobresaliente. ¡¡Pero es que sin balón fue una burrada!! Tenía atemorizada a la zaga visitante con sus desmarques profundos, cuando lo veían picar causaba pánico y claro, por eso en la primera mitad el City no se vio en ataque, estaban centrados en que Kylian no tuviera la oportunidad de correr tras la defensa.

Deja un comentario

*