Mónaco-Juventus: los chicos traviesos retan a los del último curso

fil-juventus-training-07

La efervescencia casi juvenil del Mónaco de Jardim se cita en semifinales de la Champions con su némesis: la fiabilidad de una Juventus cuyo dominio del oficio es su mayor virtud. Tras dos cruces en los que sus adversarios -el City de Guardiola y el Dortmund de Tuchel- compartían con ellos una marcada preferencia por las aventuras ofensivas y los riesgos, los de Jardim se adentran en una nueva dimensión en la que el intercambio de golpes parece menos probable. El conjunto de Allegri ha sido capaz de neutralizar ataques tan prodigiosos como los del Barcelona -lleva cinco partidos de Champions consecutivos sin encajar un solo gol-, y al mismo tiempo posee la calidad en la parte delantera para penalizar con exactitud los errores o las transiciones defensivas de los adversarios. Quizá por ello existe cierto consenso a la hora de considerar que los italianos son favoritos para alcanzar la final. Aunque cualquiera que haya visto jugar al Mónaco con asiduidad durante el presente curso no se atrevería a descartarlo.

Pese a lo dicho anteriormente, no resulta tan evidente quién va a asumir el control del juego. De hecho, el Mónaco, pese a sus espectaculares registros anotadores, ha tenido bastante menos posesión de balón que el oponente en sus duelos ante el Manchester City y el Borussia Dortmund. Atacó mucho, llegó con seis o siete futbolistas cerca del área a menudo, pero casi siempre lo hizo a partir de desplegarse y verticalizar tras el robo de balón. En eso Jardim no ha cambiado tanto: sí se ha atrevido a alinear a bastantes más jugadores con vocación ofensiva que en años anteriores, pero las transiciones y el contragolpe siguen siendo las armas que más domina. Que no las únicas: ha habido multitud de partidos en la liga francesa esta temporada en los que se ha visto obligado a abrir cerrojos y ha asumido la iniciativa con autoridad. Que Thomas Lemar y Bernardo Silva convivan en tres cuartos de campo -y que no sean opciones excluyentes entre sí, como ocurría no hace tanto- le permite inventar muchas más soluciones imaginativas. Es probable que la Juventus, que alineará a Claudio Marchisio junto a Miralem Pjanic en el doble pivote -ante la ausencia por sanción de Khedira-, evite conceder espacios sin renunciar a tener algunas posesiones más largas.

Bernardo Silva of AS Monaco FC celebrates his goal with Thomas Lemar during the UEFA Champions League qualifying play-off match at Estadio El Madrigal, Villarreal Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 17/08/2016
Bernardo Silva y Thomas Lemar ya no compiten por un puesto en el once: ahora son socios en la generación de fútbol ofensivo del Mónaco pese a partir desde extremos opuestos del campo. (Foto: María José Segovia/Focus Images Ltd).

 

Ambos equipos llegan al cruce habiendo dejado su liga nacional casi sentenciada el pasado fin de semana. Las derrotas de sus inmediatos perseguidores, el PSG y la Roma, les dan un margen que quizá no esperaban, permitiéndoles si fuera necesario reservar algunas piezas en el compromiso que va a quedar en medio de esta eliminatoria. Para Jardim, cuya plantilla es tan corta que ya tomó la decisión de tirar la Copa de Francia hace siete días nombrando un once plagado de suplentes e integrantes del filial en la semifinal ante el París, esto supondrá también una oportunidad de regular los minutos en la posición de lateral derecho. Los dos más habituales, Djibril Sidibé y Almamy Touré, llegan algo tocados al partido de hoy, por lo que parece que podría repetir en ese rol Nabil Dirar, que es más bien un extremo. No es un detalle menor, ya que deberá enfrentarse a la fortaleza física y a la pelea constante de Mario Mandzukic.

Para muchos, el partido ofrece otro gran aliciente: comprobar qué nivel puede dar la sensación del momento en el fútbol europeo, el joven Kylian Mbappé, ante la que quizá sea la pareja de centrales con más oficio del continente (Bonucci-Chiellini). No será el único prodigio monegasco al que observarán con atención los ojeadores de los grandes clubes. Los gestores del conjunto del principado llevan ya varias semanas de frenética actividad, rebuscando en el mercado para suplir aquellas piezas que se verán obligados a vender -los dos medios centros, por ejemplo, parecen los más obvios, con Tielemans y Soualiho Meïté como objetivos elegidos para sustituirlos-. En la Juve, tras su tremendo encuentro de ida frente al Barcelona, Paulo Dybala centrará de nuevo todas las miradas, con el planeta preguntándose si puede convertirse en el único candidato real a hacerle sombra a Cristiano Ronaldo como individualidad más determinante de la presente Liga de Campeones -Mbappé también tiene ahí algo que decir-. De hecho, esta semifinal enfrenta a dos de las estrellas del futuro. Aunque separados por cinco años (23 tiene el argentino y 18 el galo), son dos de los nombres propios que se disputarán el trono futbolístico mundial en la era posterior a Messi y a Cristiano.

Paulo Dybala se lesionó. Foto: Focus Images Ltd.
Paulo Dybala intentará sacar provecho de la debilidad defensiva del Mónaco, que ha encajado nueve goles en los cuatro partidos de eliminatorias de esta Champions League. (Foto: Focus Images Ltd).

Alineaciones probables: Mónaco-Juventus, miércoles 3 a las 20:45 en beIN Sports España

Que gane la Juventus se paga a 2.45 en bwin

AS Monaco vs Juventus - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Dybala y Mbappé tienen un reto difícil si quieren igualar los 8 goles entre la eliminatoria de cuartos y la mitad de semifinales de Cristiano Ronaldo en el supuesto duelo para ser la” individualidad más determinante de la presente Liga de Campeones”.

Deja un comentario

*