Múnich quiere celebrar

fc bayern

Múnich se levanta hoy mirando al cielo. Y googleando con preocupación el tiempo de su ciudad. Las previsiones no son nada halagüeñas: hay un 70% de probabilidades de lluvia. Esa es la principal preocupación de la mayoría de sus ciudadanos: que mañana no llueva. Nadie habla de si jugará  Gündogan o Reus en el 10 del Dortmund, como ellos llaman a la mediapunta.  No es eso lo que quita el sueño a los muniqueses. Siendo la capital de Baviera una ciudad con una media de edad insultantemente joven, sus habitantes quieren poder vivir la final en plenitud y que la lluvia no lo arruine. Se reunirán en el Allianz (no quedan entradas y se venden en Ebay por más de 50 euros, pese a que el club las cedió gratis), en parques, en Biergartens, en bares o en la Theresienwiese, donde se celebra el famoso Oktoberfest para vivirlo como la fiesta que es, como un evento que hay que celebrar y disfrutar en compañía. Nadie lo verá solo, nadie tomará apuntes sobre el trabajo de Grosskreutz sobre Lahm. No se contempla que el partido pueda ser un sufrimiento o una decepción: pase lo que pase se trata de disfrutarlo, pese a que el final pueda ser amargo. Las finales no se ganan o se pierden; se viven.

Durante toda la semana es imposible abstraerse de una realidad: la final de la Champions la van a jugar dos equipos alemanes y la ciudad se va a volcar. Los bares se visten de los colores del equipo, te piden que reserves para evitar aglomeraciones y las portadas de los periódicos anuncian todas las exclusivas sobre la final, pese a que luego en su interior no desvelen demasiado. Si el Bayern la vuelve a perder, será un drama, pero eso nadie lo piensa. Piensan dónde celebrar, dónde salir. El “¿dónde vais a ver la final?” y “¿dónde salís luego?” son trending topic entre las conversaciones para romper el hielo de sus habitantes. El anuncio de que los jugadores no celebrarán con los aficionados en la Leopoldstrasse si ganan, debido a que se tienen que concentrar en la final de la DFB Pokal, ha sido un bajón, pero Múnich quiere celebrar y no hay mejor excusa que una final de la Champions.

Related posts

Deja un comentario

*