Neymar contra las epopeyas célticas

A Neymar le espera un reto diferente esta noche en Glasgow (Foto: Focus Images Ltd).
A Neymar le espera un reto diferente esta noche en Glasgow (Foto: Focus Images Ltd).
A Neymar le espera un reto diferente esta noche en Glasgow (Foto: Focus Images Ltd).

Es cierto que cuando uno pisa Celtic Park -“Paradise”, lo llaman ellos- da un poco igual el equipo que tenga el Celtic. Y más si lo entrena Neil Lennon. Hombre, si tiene un buen equipo mejor, pero incluso cuando lo tiene infinitamente inferior a su rival se convence de que la mística de su factor campo y de la identificación extrema equipo-grada-banquillo va a permitirle competir por mucho que el enemigo sea el Brasil del 70. Así perdió el Barça el año pasado en Glasgow, y así nos dejó la Champions una de las imágenes de la temporada: la celebración vehemente y apasionada de un Lennon que es hincha y manager al mismo tiempo. Esta temporada, el norirlandés ya nos entregó su escena característica antes de que empezara la fase de grupos. Fue con ese gol definitivo que levantaba la eliminatoria en el descuento ante el Shakhter Karagandy tras haber perdido 2-0 en Kazajistán. Épica, espíritu, un fútbol conectado aún con las leyendas célticas. Argumentos que probablemente parecerán despreciables a los que sólo creen en los valores tangibles de lo táctico y lo técnico, pero que, asombrosamente, de vez en cuando, funcionan.

En realidad, el Celtic de hoy es peor que el de hace un año. Se han ido tres puntales de aquel equipo que ganó al Barça: Hooper, que era el mejor punta, al Norwich; Wanyama, el medio centro más físico, al Southampton, y Wilson, un central que completó junto a Ambrose dos grandes partidos tanto en el Camp Nou como en Parkhead, al Nottingham Forest. La gente que ha llegado no parece poseer el mismo nivel, aunque es aún muy joven. Van Dijk es, una vez más, una apuesta de riesgo para la defensa central. Tiene 22 años y fue titular indiscutible dos temporadas seguidas en el Groningen. Pero fue muy pocas veces a la sub-21 y aún no ha debutado con la absoluta en un país al que le urge descubrir nuevo talento en esa demarcación. Arriba, el fichaje mediático es el del finlandés Pukki. Es rápido y va bien a los espacios, como demostró en aquella mítica eliminatoria de Europa League entre el HJK Helsinki y el Schalke que le valió el fichaje por el conjunto alemán. Sin embargo, parece demasiado inocente para el ímpetu y la vehemencia que se llevan en Glasgow. Por Wanyama no ha llegado ningún titular claro, y si a eso le sumamos que Ledley está lesionado, parece evidente que Lennon tiene un problema para el partido de hoy en el centro del campo.

Claro, en el Barça no está Messi, y eso es un alivio para el Celtic. Los titulares de la prensa entregan hoy toda la responsabilidad a Neymar. Pero el brasileño debe ser consciente de lo que le espera. El doble lateral que muy probablemente le plantee Lennon va a convertir en una broma aquel que le hizo Vélez en esa eliminatoria de Copa Libertadores en la que el joven Gino Peruzzi logró anularlo el día en el que el defensor argentino se estrenaba como titular en la competición. Neymar debe saber que el Celtic va a ser más agresivo que lo que hasta ahora ha visto en Europa. Y que le va a dejar menos espacios que nadie. Y que encima, no se sabe cómo, las epopeyas célticas siempre sobrevuelan el “Paradise” para intentar ayudar.

Alineaciones probables:

Celtic vs Barcelona - Football tactics and formations

CONSULTA EL RESTO DE TEXTOS SOBRE LA JORNADA DE CHAMPIONS LEAGUE.

Related posts

1 comments

Pues Neymar ha salido bien parado. Ha sido uno de los jugadores más importantes del Barça hoy, en lo que al ataque se refiere. Y ha conseguido ganar (el año pasado sin ir más lejos se perdió).

Deja un comentario

*