Oblak lo hizo posible

Mandzukic Ramos Focus

22 futbolistas saltaron de inicio al césped del Estadio Vicente Calderón y uno fue el principal responsable del resultado final: 0-0. Un marcador que no hubiese sido posible sin las magníficas intervenciones de Jan Oblak, especialmente aquellas que tuvo que realizar antes del descanso. Es un empate a cero que no se puede entender sin el guardameta esloveno, la figura de este séptimo combate de la temporada entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid. Oblak hizo posible el 0-0, ese resultado tan odiado por el espectador neutral.

El Atleti empieza defendiendo a una altura que no es la deseada

El arranque del Real Madrid fue autoritario, impetuoso y al mismo tiempo ordenado. Los de Carlo Ancelotti establecieron la posesión más o menos en la zona que les convenía y no experimentaron apenas dificultades para superar la línea divisoria del terreno de juego en el primer tramo del encuentro. El notable juego del Madrid, la incidencia de Modric-Kroos-James en esa habilidad para mantener la pelota y el desborde por la banda derecha blanca hicieron perder metros al Atlético de Madrid.

Los rojiblancos pueden sentirse cómodos sin llevar la iniciativa, pero su objetivo inicial no se correspondía con el escenario que se estaba dibujando en los primeros compases. A Diego Pablo Simeone no le interesaba que los suyos estuviesen tan atrás, pese a que estos siempre mantuvieron la disciplina defensiva y esas características dos líneas de cuatro. Una de las razones por las cuales ese no era el partido deseado por el Atleti la encontramos en la identidad del delantero centro elegido para este compromiso continental. Mario Mandzukic ofrece unas características al equipo como ariete, mientras que Fernando Torres proporciona otras distintas. Si el Cholo hubiese querido defender tan atrás como defendió su equipo durante largos tramos de la primera mitad, Torres habría sido el ‘9’ titular. La velocidad del ‘Niño’ resulta mucho más útil que las virtudes de Mandzukic cuando el juego rojiblanco y el dominio del rival hacen que la referencia del equipo viva a 60 metros de la portería rival. En esas circunstancias, Mario tenía muchas papeletas para perder; a diferencia de Fernando, que sí habría sido una amenaza constante a la espalda de Sergio Ramos y Raphaël Varane. “Varane es el jugador más rápido de la liga [española]”, opinó Gabi en ‘Radio Marca’ a la conclusión del choque.

Simeone optó por Mandzukic, entre otras cosas, porque confiaba en que su mediocampo fuese capaz de jugar de un modo distinto al del primer periodo. El Atleti no pudo contener la principal vía de ataque del Madrid durante la media hora inicial: el sector derecho de Gareth Bale y Dani Carvajal. Esa zona en la que también ejerce influencia Luka Modric fue el sector del campo que más aprovechó y por donde más atacó el Madrid hasta el minuto 30. No parece casualidad -especialmente cuando el izquierdo es teóricamente tu lado ‘fuerte’ con Marcelo, James Rodríguez y Cristiano Ronaldo- y sí una apuesta totalmente premeditada, quizás como respuesta a la decisión de Diego Pablo Simeone de situar a Guilherme Siqueira como lateral izquierdo titular. A tenor de lo observado esta temporada, en la que Jesús Gámez ha sido más fiable defensivamente que el brasileño, es probable que Ancelotti y su cuerpo técnico modificasen ligeramente su hoja de ruta una vez conocida la titularidad de Siqueira en ese carril.

Real Madrid vs Atletico de Madrid - Football tactics and formations

Disposición táctica en el arranque de partido (Infografía: Share My Tactics)

El Atleti sufría para contener al Madrid. Sufría porque solo así se entiende y se explica que un portero sea el actor más decisivo de la película: las paradas de Oblak mantuvieron al equipo en el partido y quizás en la eliminatoria. Un mano a mano de Gareth Bale y un remate complicado de James Rodríguez fueron víctimas de la inspiración de Oblak, que hizo de su territorio una auténtica muralla. Y el Atleti no solo sufría para contener los ataques rivales, sino que reflejaba una carencia en su fase ofensiva: dificultades para manejar la pelota. Pese a la cantidad de talento que circula por el césped del Calderón, la magia de Arda Turan, los movimientos de Antoine Griezmann y la calidad de Koke tuvieron una relevancia mínima en el desarrollo del primer tiempo. Que los tres estén desconectados -el francés sí dejó un par de destellos en los primeros minutos- es una pésima noticia para las aspiraciones del Atlético de Madrid de conservar el cuero y establecer posesiones de balón que, por ejemplo, permitan llegar a los laterales a posiciones de ataque. Duraba tan poco el esférico en las botas rojiblancas que era una utopía que Juanfran o Siqueira pudiesen poner un centro desde la línea de fondo. Por tanto, el Atleti debía corregir, tras la charla del descanso, problemas con y sin el balón.

“En el primer tiempo el rival jugó mejor, fue más intenso, tuvo situaciones, tuvimos a un gran Oblak que respondió muy bien sobre todo a la jugada de Bale. Es normal que el rival juegue como lo hizo en el primer tiempo, es lo que saben hacer. Para que no pase eso tenemos que entrar con una intensidad mayor”, aseguró Diego Pablo Simeone en su conferencia de prensa posterior al duelo.

Cambio de guion tras el descanso

“Lo mejor del partido fue la reacción que tuvimos”, explicó el Cholo. “Otro equipo que es lastimado, como fuimos lastimados en el primer tiempo, en el segundo tiempo cede. Y nuestro equipo reaccionó, reaccionó muy bien, cambió la intensidad, cambió el juego, cambió el lugar del campo donde tenía que jugar y presionar, y el partido comenzó a ser un partido mucho más cercano al que nos hubiésemos imaginado en un inicio”, agregó el técnico colchonero. Las diferencias se apreciaron de inmediato en el segundo episodio del encuentro. El Real Madrid nunca volvería a ser el de la primera mitad y el Atlético de Madrid nunca volvería a pasar momentos tan malos como los previos al descanso.

“¡Vamos, pelota dividida es nuestra!”, grita en tres o cuatro ocasiones Óscar ‘El Profe’ Ortega, preparador físico del Atlético, a sus jugadores en el tiempo de descanso. El cuerpo técnico de Simeone reclama más intensidad, esa palabra tan recurrente en estos últimos tiempos, pero sin la que difícilmente se puede explicar el éxito de este conjunto desde la llegada al banquillo de un nuevo inquilino en diciembre de 2011.

Sin hacer nada excepcional, sin que Koke o Griezmann estuviesen entonados, el Atleti creció y logró algo primordial: alejó el peligro del área de Jan Oblak. El volumen de ocasiones claras -especialmente la de Bale y dos de James- de las que dispuso el Madrid en los 45 minutos iniciales comprometía al Atlético, consciente de que Oblak no podría obrar un milagro permanentemente. Por muy bien que estuviese el ex del Benfica, que lo estaba, los locales debían reducir el número de ocasiones blancas. Lo consiguieron. Y a partir de ahí fueron a más en el recorrido de la segunda mitad. El balón vivía cada vez más en el rectángulo ocupado por Iker Casillas.

Arda Atletico Focus

Arda Turan disputó los 90 minutos (Foto: Focus Images Ltd)

Durante algún tiempo fue difícil encontrar una acción en la que no estuviese involucrado Mario Mandzukic. En el área o fuera de ella. Junto a Carvajal. O junto a Ramos. O quizás con Varane. El partido se interrumpía constantemente y ‘Mandzu’ confirmaba una noche más su entrega y su carácter. Nada nuevo. En los grandes encuentros se deja la piel por el equipo. La piel o una ceja. U otro día, parte de un tobillo.

“Hablo poco con él porque el idioma nos distancia un poco, pero hizo un partido bárbaro. Trabajó, peleó, luchó con dos futbolistas bárbaros como Ramos y Varane todo el tiempo”, Simeone resumió así la noche de su delantero centro. La barrera idiomática continúa siendo un obstáculo para la relación entre ambos, especialmente al tratarse de un entrenador para el que la comunicación y la posibilidad de transmitir su mensaje es vital. Pese a ello, pese a los partidos que lleva sin marcar y pese a las semanas que acumula si siquiera sin disparar a portería ese ‘guerrero’ llamado Mandzukic, pocos reproches se pueden hacer a la hora de valorar su actuación frente al Real Madrid. A su lado actuó Griezmann, el máximo goleador esta temporada del equipo y un futbolista absolutamente sensacional, pero que está encontrando dificultades en estos tres primeros partidos (dos contra el Bayer Leverkusen y la ida contra el Madrid) de eliminatorias de Champions League para hacer su fútbol y marcar diferencias. Tanto es así que fue identificado por el Cholo como el futbolista que debía forma parte de la primera sustitución rojiblanca de la noche.

Simeone: “El equipo terminó buscando lo que me imaginaba desde el banquillo”

“Intentar ganar el medio”, expuso Simeone como una de las razones de la entrada de Raúl García en sustitución de Antoine Griezmann. Que el navarro fuese la primera entrada desde el banquillo era esperado y natural, que el francés fuese el elegido para abandonar el terreno de juego causó una mayor sorpresa. “Intentar en esos minutos tener a Arda un poco más cerca de Mandzukic”, prosiguió el entrenador. “Entendía que Griezmann ya había dado mucho en cuanto a recuperación, en cuanto a trabajo, en cuanto a lo que se veía por sensaciones. El equipo terminó buscando lo que me imaginaba desde el banquillo”, añadió Diego.

Real Madrid vs Atletico de Madrid - Football tactics and formations

 Disposición táctica del Atlético de Madrid-Real Madrid en los últimos minutos (Infografía: Share My Tactics)

La presencia en el césped de Raúl García desplazó a Arda Turan al rol de enganche, zona en la que firmó una de las acciones más bellas de la noche con una de esas clásicas jugadas del turco en las que enlaza dos o tres regates consecutivos. Acabó el Atlético en su punto más álgido del partido, aquel en el que sentía mejores sensaciones y se sentía más capaz de batir a Iker Casillas. Simeone recurrió a Fernando Torres con siete minutos más el descuento por delante, tiempo para ver juntos a Mandzukic y al ‘Niño’, una pareja que no ha funcionado precisamente bien las pocas veces que han coincidido ambos sobre el campo desde que el español volvió a casa por Navidad.

La línea de zagueros y de mediocampistas del Atlético de Madrid habían arrancado el partido, gran parte del primer tiempo, cerca del área de Jan Oblak. Lograron inclinar el campo progresivamente y firmar un último cuarto de hora en el que se jugó fundamentalmente en los alrededores del arco de Casillas, un escenario propicio para encontrar aquello con lo que soñaba el Cholo según había ido realizando modificaciones tácticas en la pizarra y sustituciones: aprovechar un centro lateral hacia Mandzukic, Torres, incluso Raúl García; o, por supuesto, explotar las acciones de estrategia donde tanto temor causan unos y tanta inseguridad transmite el guardameta rival. Nadie pudo romper lo que Jan Oblak había mantenido intacto: el 0-0.

Un 0-0 que hace que el Atlético se remonte inmediatamente al recuerdo optimista de la primavera pasada, aquella en la que viajó a Londres para medirse al Chelsea en las semifinales. Habían empatado a cero en el Calderón tras un encuentro tremendamente cerrado, parco en ocasiones de gol y con nulas concesiones por parte de ambos. Ese 0-0 no fue un impedimento para que los rojiblancos eliminasen al Chelsea en Stamford Bridge tras una de las mejores fases de fútbol que se le recuerdan en la era Simeone -los 25 minutos iniciales del segundo tiempo-. “Me gustaría hacer en el Bernabéu un partido como el del año pasado en Londres”, advirtió Gabi en Radio Marca. Necesitará el técnico argentino que el episodio del próximo miércoles en el Estadio Santiago Bernabéu se parezca lo mínimo posible a los primeros 45 minutos del Calderón y buscar otro tipo de contexto, más próximo al del segundo tiempo o al escenario de la reciente eliminatoria de Copa del Rey con Fernando Torres anotando su doblete.

Vicente calderón atlético de madrid - marcadorint

El Vicente Calderón se vistió de gala para recibir al Real Madrid y al Atlético de Madrid (Foto: MarcadorInt)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Increíble artículo de análisis. Me gustaría ver algún duelo en los entrenamientos Bale vs Varane, menudo par de bestias.

Genial articulo Varane supero esta prueba con creces. El partido de vuelta sera casi igual de duro y ojo con el Atleti.

Excelente análisis Sergio. Para mí lo más importante de la primera parte fue Sergio Ramos. Por un lado porque sin balón estuvo majestuoso (5 robos, 4 en campo rival en la divisoria en los 10 primeros minutos de partido) y con él ofreció una salida super limpia (solo falló 4 pases en la primera parte y 3 fueron largos). Otra clave fue el 3×2 de Kroos-Varane-Ramos hacia Mandzukic-Griezman ( captura http://t.co/TWOwvSPOPx ). Ancelotti mandó abrirse a los interiores y laterales ( captura http://t.co/TWOwvSPOPx ) y eso provocó que la salida pudiera ser limpia y que el Madrid se instalara fácilmente y rápidamente en campo rival. Dejo por aquí mi análisis con algunas capturas interesantes http://t.co/TWOwvSPOPx

Deja un comentario

*