A Míchel le faltó el gol del Atlético

El OM de Míchel se adelantó con un gol Batshuayi. Foto: Focus Images Ltd.

Cumplió su parte Olympiacos y derrotó (4-2; no sin apuros) a un Malmö que ha sorprendido en esta Champions League (no tanto por su puntuación final, que ha sido de tres unidades, sino por cómo ha competido en la mayoría de los encuentros que ha acabado perdiendo; sin duda, y teniendo en cuenta que dispone de varios futbolistas jóvenes y acaba de ganar otra vez la liga sueca, apetecerá verlo en la edición del año que viene del máximo torneo continental). Pero el segundo requisito de la ecuación necesaria no se dio. El Atlético empató en Turín en un duelo en el que José María Giménez destacó por encima de todos los demás y ese 0-0 del Juventus Stadium dejó sin opciones de clasificarse al cuadro de Míchel, que ha ganado sus tres encuentros en casa en esta fase de grupos… pero perdió en los tres que jugó fuera. Al técnico madrileño le quedarán amargas hipótesis en el pensamiento: ¿y si hubiésemos aguantado el 1-2 en Turín un poco más?; ¿y si hubiéramos sacado algo en Malmö, donde perdimos pero pudimos ganar?; ¿y si el Atlético nos hubiera hecho ese favor?… Le espera la Europa League, y no es mal panorama: después de haber comprobado cómo ha progresado en los torneos continentales el club del Pireo desde la llegada al banquillo del legendario ex jugador del Real Madrid, hay ganas de saber hasta dónde pueden prolongar su aventura internacional en una competición en la que la exigencia es un tanto menor. Pasar rondas allí supondría, además, ganar puntos en el coeficiente UEFA y quizá poder tener sorteos más favorables el año que viene.

Míchel Olympiacos FocusMíchel se quedó otra vez muy cerca de una milagrosa clasificación en la Champions con el Olympiacos (Foto: Focus Images Ltd).

Hubo un par de sorpresas en los onces de ambos equipos. David Fuster fue titular en la derecha, con Afellay iniciando el choque desde el banquillo y Kasami mucho más abierto a la izquierda que lo que venía siendo habitual. Maniatis y N’Dinga formaban un doble medio centro que buscaba ser consistente para amortiguar los efectos de la notable ausencia de Milivojevic. El Malmö finalmente suplió a Erik Johansson con un extraño movimiento de piezas: el lateral zurdo habitual, Ricardinho, jugó en la derecha, donde Tinnerholm adelantó su posición. El joven Pa Konate, nacido en Suecia aunque de padre guineano y madre gambiana, actuó en el costado izquierdo de la defensa. Halsti formó como segundo central y al talentoso Magnus Eriksson le tocó ayudar mucho más a Enock Adu en el doble medio centro. Así se dibujaba la disposición táctica de inicio de los dos equipos:

Olympiacos vs Malmoe - Football tactics and formations

David Fuster marcó el único gol del primer tiempo entrando a rematar de cabeza jugándose el físico en el segundo palo un centro que había nacido en el otro costado. Olympiacos podría haberse ido al intermedio con una ventaja mayor, pero el portero Olsen lo evitó con varias intervenciones de mérito. El partido parecía bastante controlado por parte de los helenos hasta que, en una acción insospechada, Simon Kroon empató sólo dos minutos después de haber ingresado en el campo. Age Hareide había reorganizado sus piezas quitando a Konate y devolviendo a sus dos laterales titulares a las posiciones que habitualmente suelen ocupar. El talento del Chori Domínguez minimizó por completo el impacto que había tenido el 1-1, y con un disparo bombeado desde fuera del área, el ex del Rayo y el Valencia volvió a adelantar a los griegos. El entrenador noruego del campeón sueco hizo entonces una doble modificación y entraron otros dos futbolistas jóvenes: Simon Thern y Pawel Civicki. De nuevo, sus sustituciones produjeron un efecto inmediato. Rosenberg empató a dos en otra jugada en la que sorprendentemente la línea defensiva del Olympiacos estaba bastante adelantada. Así se jugaron los últimos diez minutos del partido:

Olympiacos vs Malmoe - Football tactics and formations

Pero el Karaiskakis aprieta cuando las cosas se ponen feas, y Mitroglou empujó a la red una jugada embarullada en la que la pelota, no se sabe muy bien cómo, acabó entrando. Luego, Afellay, que había ingresado por Fuster, anotó el 4-2 cuando Míchel ya sabía que lo de Turín había acabado 0-0. Sensaciones amargas de vuelta al vestuario.

¿Le afectará a Olympiacos la resaca de Champions? ¡Que pierda en su próximo partido de liga en el campo del Levadiakos se paga a 12.00!

Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*