El Oporto continúa creciendo

Oporto

Tres semanas después del drama de la noche de reencuentros con Mourinho y la impresionante victoria contra el Chelsea, el Oporto continuó con una victoria eficaz contra el Maccabi Tel Aviv (2-0) que reforzó su posición en la pelea por la primera posición del Grupo G. Fue una noche en la que los jugadores que han recibido tantos elogios en partidos de mucha pasión y intensidad contra rivales y gigantes como el Benfica y el Chelsea mostraron la profesionalidad necesaria para que un equipo pueda verdaderamente aprovechar sus victorias más célebres.

El encuentro en el Dragão empezó como se esperaba: el conjunto portugués fue el dominador del partido y de la posesión. Ruben Neves, convirtiéndose con 18 años, 7 meses y 7 días en el más joven capitán en la historia de la Liga de Campeones, protagonizó los compases iniciales del partido. El canterano del Oporto controló el juego situándose entre los defensas centrales del equipo luso. Durante este periodo de dominio, Vincent Aboubakar tuvo dos ocasiones para marcar en dos córners a favor, pero no consiguió beneficiarse del espacio con el que se encontró dentro del área de penalti.

Veinte partidos como local sin perder de manera consecutiva: Lopetegui superó el récord de Mourinho. (Foto: Focus Images Ltd).
Veinte partidos como local sin perder de manera consecutiva: Lopetegui superó el récord de Mourinho. (Foto: Focus Images Ltd).

Los campeones israelíes, que dejaron la sensación de ser un hueso duro de roer, crecían en confianza después de las ocasiones perdidas por el equipo local y lanzaron contragolpes peligrosos; uno de ellos terminó con un posible penalti de Bruno Martins Indi sobre Ben Haim II (Ben Haim I, ex-jugador del Chelsea, Manchester City y Standard Lieja, jugó en el centro de la zaga) y otro con una tarjeta amarilla para Corona después de que se viera obligado a cometer una falta desesperada sobre el mismo centrocampista que había reclamado anteriormente la pena máxima. En las gradas, los hinchas locales empezaron a mostrar su frustración ante la presencia creciente del conjunto de Slaviša Jokanović en campo contrario.

El equipo portugués se despertó y el gol llegó ocho minutos antes del intervalo. El lateral izquierdo Miguel Layun centró con precisión y el camerunés Aboubakar superó a Predrag Rajkovic con un cabezazo espectacular. Sólo dos minutos más tarde, “el león” se convertió en asistente. El máximo goleador portista de la presente temporada -ocho tantos- recibió la pelota, levantó la cabeza y buscó a Yacine Brahimi. El argelino, solo delante del guardameta serbio, remató para dar efectivamente los tres puntos al equipo de Julen Lopetegui. Pese a que el primer tiempo había sido arduo, el Oporto se marchó al intermedio con una ventaja de dos goles.

Al igual que el día del Chelsea, Brahimi resultó decisivo. (Foto: Focus Images Ltd).
Al igual que el día del Chelsea, Brahimi resultó decisivo. (Foto: Focus Images Ltd).

Después de la reanudación, el Oporto buscó el tercer gol, pero el Maccabi Tel Aviv continuó compitiendo con ahínco por cada balón. Poco a poco, el cuadro local vivió cada vez más en territorio rival, una situación que permitió a Ruben Neves desempeñar un papel más ofensivo, utilizando su buen nivel técnico para intentar descifrar el puzzle que tenía delante. Este cambio en el juego provocó más llegadas por las bandas, y en uno de esos acercamientos estuvo a punto de marcar Bruno Martins Indi. El neerlandés interceptó un centro solo delante de la portería pero desperdició una ocasión clarísima para anotar el 3-0 con un remate que delató su preferencia por defender.

Después de marcar, Brahimi también tuvo más influencia el partido, abriendo la banda derecha junto a Maxi Pereira y creando una de las ocasiones más claras, que acabó con el lateral uruguayo disparando sin precisión. El español Cristian Tello, que reemplazó a Jesús Corona, dio amplitud en la banda izquierda e intentó sorprender con un centro-chut dos minutos antes del pitido final, pero Rajkovic reaccionó bien.

En el tiempo de prolongación de la segunda parte fue amenazada por primera vez la portería de Casillas con un libre directo de Zahavi, pero el icono español frustró el disparo con firmeza. Esta acción representó perfectamente un partido en el que el Maccabi no dejó nunca de creer en la posibilidad de puntuar y en el que el Oporto no cometió los errores que suelen convertir este tipo de compromisos en noches muy incómodas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*