Brahimi decide mientras el Oporto se encuentra

Do Dragao Edgar Jiménez

Los proyectos de equipos grandes que están en construcción, especialmente aquellos que quieren ser revolucionarios respecto a su pasado reciente, tienen un problema importante: mientras se gestan, se desarrollan y se asimilan los nuevos conceptos, tienen que ganar por el camino. Si a mitad de temporada tu idea empieza a carburar y empiezas a jugar bien, pero estás fuera de la Champions y a 15 puntos del segundo en liga, habrás fracasado. Lo vimos en Múnich, lo estamos viendo en Manchester y hoy se vio en de do Dragao. La idea de Julen Lopetegui aún no funciona, el sistema no acaba de calar entre sus jugadores  y los nuevos conceptos aún están verdes, pero su Oporto consiguió solventar su eliminatoria ante el Lille. Pese a que el juego fue irregular, el equipo portugués se apoyó en sus individualidades para seguir adelante en competición europea. Especialmente en Fabiano, en Jackson Martínez y en un estelar Brahimi.

 

Porto - Football tactics and formations

Planteamiento de Lopetegui. Foto: sharemytactics

A priori era el Lille el que debía llevar el protagonismo del encuentro ya que necesitaba un resultado favorable, pero fue el conjunto portugués el que casi monopolizó la posesión de balón desde un principio. En parte porque los visitantes se lo cedieron y en parte porque su nuevo entrenador quiere un proyecto que crezca desde la pelota. Los de René Girard se ordenaron en un 4-1-4-1 que dejaba libertad a los centrales lusos para sacar el balón, pero que mordía a los siguientes receptores con agresividad cuando intentaban avanzar . De esta forma, el Oporto se bloqueó: tenía muchísimos problemas para superar la primera línea de presión, ya que ni Indi ni Maicon son demasiado habilidosos con el balón en los pies. Oliver Torres, que dejó buenos detalles pero poca presencia, se vio obligado a abandonar su banda y a bajar a ayudar y pedirla directamente a los centrales, pero tampoco consiguió mejorar el nacimiento de la jugada lusa. Sin embargo, al tener la eliminatoria a favor, los dragones no se pusieron nerviosos, dejaron pasar los minutos y circularon con tranquilidad cerca de su área. Las pocas llegadas del conjunto francés, la mayoría desde las bandas (prometedores detalles de Origi desde la izquierda) y más relacionadas con el ataque posicional que con contraataques, las solventó un Fabiano que demostró un dominio del área apabullante, además de un más que correcto juego con los pies. El portero brasileño tuvo un gran impacto en el juego sin tener que intervenir directamente en disparos a puerta.

Pero Julen no estaba contento con lo que veía. La frustración lusa en la gestión de la jugada podía provocar un error que igualara la eliminatoria en cualquier momento, así que tenía que intervenir. Lo hizo con un cambio valiente al filo del descanso: sacó a Alex Sandro y metió a Diego Reyes, para escorar a Indi a la posición de lateral zurdo y que el mexicano ocupe la de central. El cambio, intuimos, tenía una intención muy clara: poner sobre el campo un central más ágil con el balón en los pies para encontrar soluciones en el ataque posicional. Además, intercambió de banda a Brahimi y a Oliver Torres: desde la izquierda y conduciendo hacia dentro a pie cambiado, el ex del Granada podía superar la fatigosa presión de los visitantes con más facilidad. Sin acabar de dar con la tecla, hay que decir que el equipo mejoró.

Tras el descanso, el Oporto golpeó duro: Brahimi adelantó los suyos con un magistral disparo de falta. El argelino, cuyos eslálones generaban el poco desequilibrio local, intervendría poco después en el 2-0 con una conducción marca de la casa que se encargó de marcar el infalible Jackson “cha cha cha” Martínez, un gol que terminó de cerrar el partido y la eliminatoria. 4 veces disparó el conjunto de Julen Lopetegui a puerta en todo el partido y se marchó a casa con dos goles. El talento individual de la escuadra portuguesa permitió que el vasco pudiera seguir trabajando con tranquilidad en la evolución de su equipo. Europa espera su obra.

Foto de portada: Edgar Jiménez

Related posts

11 comments

De ahí el “intuimos.” En la retransmisión no han dicho nada y en los medios oficiales del Porto tampoco se aclaraba.

Observo que muchos lectores ingresan a los artículos a corregir y no a opinar sobre el partido o a intentar iniciar una tertulia entre nosotros y si es con Guillermo, mejor aún. Habéis dejado pasar grandes detalles de Valverde en su crónica, prefiriendo buscar el fallo. Además que entiendo que hay formas y formas de exponerlo. Sobre el Porto, creo que Julen tendrá algo de “suerte” y conseguirá ese tiempo necesario para que el proyecto vaya de menos a más ya que sus rivales en liga salvo dos o tres son de inferior categoría. Veremos si el azar le ayuda y no le toca un grupo muy complicado como para que al menos pueda clasificar a octavos como segundo. De esta forma todo se irá gestando mucho mejor ya que los resultados, lamentablemente, son los que mandan en el fútbol.

A mi me pareció muy interesante, Guillermo, un abrazo!

Totalmente de acuerdo contigo si hubiese más comentarios y opiniones de los lectores harian aun mas interesante esta página siempre y cuando fuesen opiniones constructivas no lo que hay en el MARCA porque los redactores estan haciendo un trabajo genial con la página.
Respecto al Oporto de Lopetegui es un proyecto ilusionante pero necesita madurar mucho aun, lo mejor la irrupción de Neves y Brahimi aunque me parecia bueno en el Granada no creia que fuese a ir a un equipo de Champions y ser titular en el, asi que como ojeador no valgo mucho 😉

Soy portugues y me encanta mucho el blog. Ha sido solo un reparo.

Que sigan el buen trabajo e la atencion a los equipos lusos

Leo este blog desde su creación, y es, de largo, el mejor lugar para leer crónicas, datos, curiosidades y análisis de e fútbol. De hecho, es el único lugar (que conozco) donde se pueden leer opiniones y respuestas a enlaces con conocimiento y respeto. Pero, no olvidemos donde vivimos, en España la critica gratuita està al orden del día.
Seguid así, hacéis un trabajo fabuloso.

(…)así que tenía que intervenir. Lo hizo con un cambio valiente al filo del descanso: sacó a Alex Sandro y metió a Diego Reyes, para escorar a Indi a la posición de lateral zurdo y que el mexicano ocupe la de central.(…)

Alex Sandro (Y no Alexandro) se vino al banquillo y pidio el cambio porque no se encontraba bien. Si estabas siguiendo el partido por television espanola, entiendo el lio, porque normalmente son totalmente ineptos para todo lo que no sea Madrid o Barca, pero por favor, esto destruye todo tu analisis.

Enfin, ahora con el Porto espanol, creo que sera mas bien frecuente encontrar a este tipo de perlas.

Deja un comentario

*