Personalidad

Y los jugadores del Maribor, cómo no, agradecieron el apoyo de la grada tras el pitido final. La afición apretó muchísimo a lo largo del encuentro

Si el empate de la primera jornada en Stamford Bridge fue una sobresaliente noticia para el Schalke, el 1-1 cosechado frente al Maribor adquiere tintes dramáticos. El resultado es el mismo, pero el escenario y su contexto es totalmente distinto. Sobre todo porque si aspiras a alcanzar los octavos de final estás obligado a ganar al rival más débil del grupo en casa. Pero el Schalke no lo logró. De hecho, incluso estuvo cerca de perder ante un oponente de menor nombre y calidad pero que tiene las ideas muy claras. Y mucha personalidad.

El problema crónico del Maribor se encuentra en su propia mitad de campo. La defensa de los eslovenos ha mejorado con la llegada de Suler y la consolidación de Stojanovic en el lateral diestro (ausente por lesión en Alemania), pero generalmente esta siempre ha sido la parcela más débil del equipo. A nivel individual sus zagueros son algo lentos para aguantar tanto en carrera como si les encara un rival habilidoso en estático. Sin embargo, la primera mitad en Gelsenkirchen fue una exhibición defensiva de primer orden. 4-4-2 bien plantado que el Schalke no pudo perforar. Plantó a tres centrocampistas por dentro (Aogo-Boateng-Barnetta) y a menudo Draxler se dejaba caer por el carril central, pero la solidaridad de los eslovenos fue tal que dificultó muchísimo la progresión del conjunto alemán. Las líneas eran compactas y apenas había espacio para recibir entre ellas. Por fuera, tanto Viler como Mejac ataron bastante bien a los extremos rivales y la notable colocación del Maribor obligó al Schalke a retroceder muy a menudo hasta llegar a pasarle el balón a Fährmann. Sólo detalles de calidad individual de Boateng y Draxler amenazaban con romper el entramado defensivo de los hombres de Simundza. Salvo chispazos de inspiración, el juego del Schalke era previsible, muy previsible.
Schalke 04 vs Maribor - Football tactics and formations

Planteamiento del primer tiempo.

No obstante, los ataques del Maribor eran mucho más directos. Bohar e Ibraimi pintaban desmarques profundos y Tavares siempre tocaba de espaldas a portería con acierto. El delantero brasileño parecía que llevara jugando la Champions toda la vida. Aguantaba el balón el tiempo necesario, realizaba los movimientos adecuados y pasaba el esférico a la mejor opción posible. Su físico no está para resistir un encuentro de estas características durante 90 minutos, pero su aportación en las dos primeras jornadas ha sido muy valiosa. En la primera mitad colaboró en la desesperación del Schalke, cada vez menos profundo. Con el paso de los minutos el Maribor fue creyendo en sus posibilidades y salió al contraataque en varias ocasiones. En una de ellas, Vrsic hasta se atrevió a disparar desde el centro del campo, y no estuvo lejos de sorprender a Fährmann en lo que no hubiese sido su primer gol desde una distancia considerable. Sin embargo, el tanto del Maribor llegó en otro tipo de jugada: una combinación académica que terminó con Bohar rematando en el punto de penalty. El propio Bohar inicia la acción con un toque de espaldas, Filipovic toca de primeras para la incorporación de Viler por la banda izquierda y aparece Bohar desde atrás para rematar el centro del lateral de su compañero. Perfecto. Redondo. Merecido premio para irse al descanso con el marcador a favor, aunque el botín incluso pudo ser mejor, pues al Schalke le costó reponerse del duro golpe.

Bohar Maribor Edu Ferrer Alcover

Bohar anotó el gol del Maribor. Foto: Eduardo Ferrer Alcover.

La actitud local cambió en el segundo tiempo, pero al Schalke le costó demasiado acercarse a la portería de Handanovic. Apenas puso centros laterales, faceta en la que el guardameta esloveno normalmente genera dudas, y sus principales aproximaciones llegaron en disparos lejanos. Pero una pérdida de Viler, que cometió una imprudencia al pasar un balón hacia atrás sin mirar en una zona comprometida, terminó en la segunda asistencia de la noche para el lateral zurdo esloveno. Una asistencia para Huntelaar, que suele castigar todos los errores rivales. Así empató el Schalke en el minuto 56 y así llegaron los mejores minutos alemanes, con un Maribor sensiblemente aturdido y un Viler completamente desconcertado durante un cuarto de hora tras su grave error. En los minutos posteriores al empate, el Schalke encerró a los eslovenos, pero no terminó de acosar a su rival, que despertó en el tramo final gracias a un par de buenas acciones de Ibraimi y Tavares, que pusieron de manifiesto que la defensa del Schalke no es demasiado fiable, y más con Matip y Neustädter en el eje de la zaga.

Con el pitido final mi mente retrocedió al mes de julio. El Maribor acaba de ganar al Maccabi Tel-Aviv, todavía entrenado por Òscar Garcia Junyent, con un gol en el último minuto. Lo anotó Bohar tras una jugada rocambolesca que supuso un merecido premio para los eslovenos. Después de la rueda de prensa y de conversar sobre Oblak con un periodista local que chapurreaba español, apareció el héroe del partido en los aledaños del estadio. Apenas una hora antes había marcado un gol importantísimo, en el último minuto y en la portería con mayor cantidad de aficionados locales. Y por allí caminaba Bohar, con total naturalidad, sin que nadie lo molestara, mientras hablaba por el móvil. Como una persona normal y corriente. En el momento que publique este texto quizás se estará comunicando con alguien que descolgará su teléfono en su país natal para charlar con el segundo futbolista del Maribor capaz de marcar lejos de Eslovenia en Champions League. El primero fue Simundza.

Foto de portada: Eduardo Ferrer Alcover.

Related posts

1 comments

Es una pena, el schalke me parece un equipo con un gran potencial y de jugadores con mucha proyección, sus últimos partidos (salvo este), demostraban lo q tanto a mi punto de vista les faltaba, espíritu para competir, sin embargo a mi parecer lo de barnetta por meyer fue un desacierto que influyo bastante en el juego de los mineros, tengo muchas expectativas en el regreso de goretzka y en la evolución de meyer, asi como que draxler sea un líder ppara este equipo. gracias por sus atinados análisis y espero alguna nota mas a fondo sobre el schalke.

Deja un comentario

*