Pleno

Foto: Focus Images Ltd.

Así debe sentirse André Villas-Boas y así ha sido su suma de puntos en esta fase de grupos que ya le ha dado acceso a los cuartos de final. 12 puntos de 12 posibles, clasificación a falta de dos jornadas, la primera plaza virtualmente asegurada y acierto total en sus planteamientos.

Bajo sospecha desde su fracaso en Londres, en Rusia el portugués no solo ha vuelto a ganar títulos, también ha recuperado una competitividad europea que no saboreaba desde su brillante campaña en Porto. Ya ha anunciado que no renovará y que no seguirá en el club la próxima temporada, pero va camino de firmar la mejor la actuación de la historia del Zenit en Champions League. Hasta el momento, los de San Petersburgo no saben lo que es superar los ronda de dieciséis. En esta edición, no solo estarán en ella sino que por primera vez lo harán (salvo sorpresa mayúscula) como primeros, lo que podría facilitarles el cruce.

Con 3 goles y 5 asistencias, Hulk es uno de las estrellas de esta fase de grupos. Foto: Кирил Венедиктов - soccer.ru (bajo licencia CC).
Una bestia. Foto: Кирил Венедиктов – soccer.ru (bajo licencia CC).

En esta impecable trayectoria rusa, aparecen dos aspectos como claves del éxito: la fortaleza táctica y el gran nivel de Hulk. Básicamente, el Zenit se ha presentado en esta Champions como un equipo de repliegue y contra. Muy difícil de superar en ataque posicional y complicado de frenar cuando sus hombres de tres cuartos (Shatov, Danny y el propio Hulk) reciben con espacios. Villas-Boas busca que el rival se tope una y otra vez con el muro que forman Javi García y Witsel en el centro del campo y, tras el robo de uno de ellos, montar la contra.

Así venció en Mestalla y así lo hizo también esta jornada en Lyon. Cedió el balón al rival y esperó a que Hulk recibiera, esta vez por por la derecha (en Valencia había ocupado la izquierda). Lo hizo poco, de hecho lo más normal es que esas recepciones del brasileño no fueran suficientes para vencer, pero el de Campina Grande vive el momento de mayor inspiración de su carrera -otra vez de la mano de André, como ya había ocurrido en Porto-. En la primera mitad, la agarró con espacios y la llevó hasta el área para dar el pase de la muerta a Artyom Dzyuba, que no falló. Y antes de que se cumpliera la hora de juego, volvió a cogerla en el centro del campo, esta vez bien rodeado, y tras avanzar entre tres rivales metió un gran pase con el exterior que de nuevo aprovechó Dzyuba.

Por su parte, el Olympique de Lyon continuó con su Champions horribilis y volvió a mostrar una falta de acierto en el remate propia del que sale al campo con más pánico a fallar que ilusión por marcar: 20 disparos a puerta y Lodygin ni siquiera necesitó lucirse para mantener la puerta a cero. De nada sirvió la buena actuación de Tolisso en el centro del campo, el talento de Valbuena entre líneas o el ímpetu de Jallet por la derecha.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

El Lyon fue muy superior en mi opinión, llevo en todo momento el peso del partido; y es cierto que fallaron muchas, pero para mi Lodgyn tuvo un muy buen papel, y los dos goles locales 2 maravillas de Hulk, que tenía que haber entrado en el once de la jornada.

Deja un comentario

*