Barcelona-Juventus: la fiabilidad italiana, a prueba

General view of the stadium pictured ahead of the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
18/03/2015

El Barcelona lleva una temporada viviendo en una ruleta rusa de altibajos que convierten cada partido en una incógnita. En un melón por abrir. La irregularidad azulgrana le ha llevado de hundirse en el infierno a tocar el cielo en el transcurso de una misma eliminatoria de Champions, como demostró en el cruce del PSG y como espera emular en el doble enfrentamiento ante la Juventus, que desnudó muchas de las carencias del Barcelona en el choque de ida. En Turín el Barcelona volvió a vivir una noche horrible, y a diferencia del precedente reciente ante el club parisino esta vez prácticamente no ha dispuesto de tiempo para asimilar la goleada, reponerse e idear un plan que le acerque a la siguiente eliminatoria. En una temporada en la que el Barcelona ha sufrido para controlar el ritmo de los encuentros, para maniatar por completo a sus adversarios y potenciar sus virtudes durante 90 minutos redondos, la mejor arma que le queda al conjunto azulgrana son todos los intangibles que van ligados a la calidad y la determinación de sus futbolistas. Que una buena fase de fútbol le refuerce anímicamente o que un golpe de puntualidad (o suerte) alimente su confianza para desplegar su mejor juego a partir de la fe. El techo de la tridente es alto, pero para la que la MSN brille el Barcelona necesita activarla.

Si el Barça es un conjunto tan brillante como irregular, la Juventus es todo lo contrario. El equipo italiano destaca por su extrema fiabilidad y seriedad, por la aplicación de un plan concreto, detallado, poco dado a la improvisación. El único elemento con licencia para inventar es Paulo Dybala, cada vez más liberado para potenciar su creatividad. Pero las líneas maestras del equipo están perfectamente definidas, las ideas de juego son claras y sus individualidades han demostrado que pueden aguantar vendavales violentos de forma estoica, manteniendo la compostura, frenando el choque con interrupciones que hagan correr el reloj a su favor. Ni siquiera en sus peores días, la Juve no suele cometer errores flagrantes. No regalará nada.

Sin embargo, el conjunto turinés cuenta con un defecto estructural que puede penalizarle en el Camp Nou. A pesar de que la Juventus es un equipo que sabe sufrir, tiene dificultades para desplegarse al contragolpe. Solo cuenta con una figura capaz de estirar al equipo cuando defiende atrás, por lo que las opciones de atacar en transición dependen prácticamente en exclusiva de Juan Guillermo Cuadrado. Dybala y Pjanic pueden filtrar un pase al espacio, pero si el Barcelona obliga a la Juventus a recular hasta el último tercio del Camp Nou, solo el colombiano puede recorrer 60 metros siendo una amenaza real de peligro, sobre todo tras la lesión de Pjaca. Por este motivo, uno de los principales objetivos de los azulgrana debe ser instalarse con regularidad en campo contrario para asentar la posesión cerca del área de Buffon. Seguramente sus mejores minutos de la ida (del 25 al 45, por ejemplo) llegaron en este escenario: tramos en los que el Barcelona se plantó en la mitad de campo bianconera y negó cualquier opción de contragolpe.

Jordi Alba of FC Barcelona and De Vries of Celtic during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona Picture by Luis Tato/Focus Images Ltd (+34) 661 459 33 13/09/2016
Jordi Alba no participó en la ida contra la Juventus. Foto: Focus Images Ltd.

Es en este escenario en el que emergen dos incógnitas. Primero, la posibilidad de que el propio Barcelona lo propicie. En la ida, los azulgrana sufrieron para superar la presión inicial de la Vecchia Signora, que incomodó a los futbolistas del cuadro catalán desde el primer minuto. Con Busquets de vuelta en la medular la salida será algo más cómoda, independientemente del esquema inicial, aunque la presencia por sí misma del futbolista de Badia tampoco la garantiza por decreto. Si el resto de compañeros no andan finos y precisos, la Juventus logrará robar la pelota arriba y podrá sentenciar la eliminatoria pronto. En cambio, si el Barça se muestra acertado en los primeros pases, desbloqueará el segundo escenario conflictivo. En campo rival, la formación azulgrana debe activar sus mejores armas.

“Nuestro objetivo es hacer cinco [goles]. Hace falta ser muy efectivo, generarle ocasiones de gol al rival y generarlo un estado que baje su confianza al máximo. Hemos visto que en el Camp Nou se puede lograr. (…) No tenemos nada que perder. Esto nos libera de cualquier presión. El rival deberá decidir si encerrarse o atacar. Nosotros solo tenemos una opción: atacar, atacar, atacar”. Luis Enrique Martínez.

Comentábamos antes que en la ida el Barcelona logró encerrar a la Juventus en una fase determinada del juego, aunque el hándicap de un marcador con dos goles de diferencia permitió dar un paso atrás a los bianconeros. Los de Luis Enrique lograron que la Juve no se desplegara, pero les costó más agredir a su contrincante. Para ello, se presume importante la presencia de futbolistas en las bandas que abran el juego. Dado el buen trabajo de Alves y Cuadrado sobre Neymar, es probable que Luis Enrique apueste por Jordi Alba para dotar al extremo brasileño de un socio que le libere de las ayudas rivales. De este modo, con Alba y Neymar, la Juventus destinará más recursos a cubrir el flanco zurdo culé, con más pólvora. Y cuanto más se desgaste el colombiano en las tareas defensivas, menos frescas estarán sus piernas para armar contragolpes.

Allegri
Allegri en la rueda de prensa previa al partido. Foto: Focus Images Ltd.

Por la profundidad de los laterales y el riesgo asumible de dejar a dos centrales y Busquets para controlar a Dybala e Higuaín en potenciales contragolpes, es razonable creer que el Barcelona pueda recuperar el 4-3-3 más clásico para recibir a la Juventus. En cualquier caso, las opciones de desarmar al conjunto turinés pasan por la máxima inspiración de sus piezas y por el correcto engranaje de sus sociedades más prolíficas: la conexión Busquets-Iniesta para ganar metros, los movimientos de ¿Rakitic? para compensar la tendencia interior de Messi, el pase de Messi a la subida de Alba, la atracción del lateral para que Neymar gane medio metro para desequilibrar, los desmarques de Luis Suárez y la propia efectividad de sus hombres de ataque.

“Debemos jugar un partido de gran lucidez y frialdad. Debemos jugar para marcar gol. Para pasar el turno debemos jugar otro gran partido. No debemos pensar en los tres goles de la ida, sino en jugar un buen partido. Hay que completar una gran fase ofensiva y sobre todo una gran fase defensiva”. Massimiliano Allegri.

Si la Juventus se mantiene ordenada, dificultará las conexiones culés más allá de si Neymar se impone en el duelo individual y desborda y de la relación entre Iniesta y Messi. Si el doble pivote juventino se centra en tapar al argentino, el manchego andará más libre. Si salta a por el de Fuentealbilla, Messi puede sorprender entre líneas. En cualquier caso, el mensaje de Allegri en la rueda de prensa es claro: empezar prácticamente como si la ida no existiese, con la idea de anotar, sin pensar en los goles de ventaja de la ida. Porque si la Juventus se hace con el balón en algunas fases del partido volverá a hacer daño al Barcelona, pues Alves, Bonucci y Pjanic atesoran la calidad técnica suficiente para superar la primera presión y Dybala responde al perfil de jugador que esconde el balón y desespera al cuadro azulgrana.

El partido de ida sigue muy fresco en la memoria. Foto: Focus Images Ltd.
El partido de ida sigue muy fresco en la memoria. Foto: Focus Images Ltd.

Explicó también Allegri que quizás añade algún matiz táctico al equipo que ganó al Barcelona en Turín, lo que quizás podría implicar la entrada de Marchisio o Lichtsteiner en el once. En cualquier caso, mucho debe mejorar el Barcelona en apenas una semana para invertir la dinámica del choque de ida y avasallar a la Juventus hasta el punto de que el conjunto italiano parezca una formación vulgar a la que pueda someter a su antojo. Aunque si despiertan a tiempo, muy pocos equipos cuentan con individualidades de su grandeza para desafiar cualquier razonamiento lógico.

Alineaciones probables: Barcelona-Juventus, miércoles 19 a las 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Que ambos equipos marcan se paga a 1.95 en bwin

Barcelona vs Juventus - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

 

Related posts

2 comments

Solo Messi puede voltear la eliminatoria. Es que visto el momento actual de ambos equipos (y eso que la Juve no llega a su 100%) no se me pasa por la cabeza que el Barça pueda no solo derrotar, si no pisotear a un equipo tan eficiente como el italiano. Pero si Messi tiene una de sus noches grandes, todo puede pasar, pues Leo en dos toques te genera dos goles casi sin despeinarse.

Al final La Juventus hizo que el Barcelona se despidiera de la Champions. El Barça no pudo repetir la remontada histórica al PSG, no encontró los espacios suficientes para lograr anotar con comodidad, aunque hubo muchas situaciones, no fueron muy claras. La Juventus hizo lo que tenía que hacer, plantarse bien en la cancha y procurar cerrar todos los espacios. Solo la genialidad de Neymar pudo por momentos romper esa barrera. Por parte de La Juventus lo más destacado, como bien señalas Tomás, fue la intervención de Juan Guillermo Cuadrado en el contragolpe. Ya se definieron los 4 cuatros equipos que pasan a la semifinal, esperemos que La Juventus mantenga ese ritmo de juego al que nos tiene acostumbrados.

Deja un comentario

*