Bayern-Real Madrid: pulso entre la nobleza europea

General View of the Allianz Arena at dusk during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
15/02/2017

Después de devolver a la Tierra al estratosférico proyecto del París Saint-Germain y de tumbar a la ultracompetitiva Juventus en una eliminatoria apasionante de principio a fin, el Real Madrid se cita en las semifinales de la Liga de Campeones con uno de los pocos equipos del continente incapaces de resignarse a agachar la cabeza cuando cruza su mirada con el actual campeón de Europa: el Bayern de Múnich. El aplomo y la grandeza del gigante bávaro no admiten discusión, como tampoco su empeño en exprimir hasta la última gota de la vieja receta ganadora de Jupp Heynckes.

El entrenador de Mönchengladbach, capitán de la tripulación germana en la consecución del título continental en 2013 y flamante ganador de la presente Bundesliga, disfruta de sus últimos meses al frente de la parcela técnica de la entidad más poderosa del fútbol alemán. A partir del 30 de junio será Niko Kovac, el actual ocupante del banquillo del Eintracht, quien afronte la complicada tarea de fijar un nuevo rumbo en el Allianz Arena sin bajar ni un ápice el nivel de exigencia. Eso sucederá en unos meses; ahora hablar del verano suena descabellado porque lo inmediato apremia y demanda la máxima concentración. A día de hoy, Heynckes, tan sensato como de costumbre en todas y cada una de sus comparecencias ante los medios de comunicación, todavía no ha escrito las últimas líneas de su epílogo; un final intachable suceda lo que suceda en este doble enfrentamiento. Su rictus serio de profesor de matemáticas contrasta con la emoción que suscita la posibilidad de reeditar un triplete histórico, y sus rivales saben que el Bayern se siente fuerte. «Heynckes hace que todo el conjunto funcione y en equipos como Madrid y Bayern no se trata solo de cuestiones tácticas, sino del ambiente, de mantener el buen ambiente, y Jupp lo consigue. Creo que por eso el Bayern está jugando tan bien, sin disonancias, de manera más homogénea, algo que no pasaba en los últimos años. Tengo la sensación de que hay buen rollo en el equipo y venimos aquí a cortarlo», relató Toni Kroos, certero, en sala de prensa.

Jupp Henyckes during the Bayern Munich Press Conference at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/02/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180219-0056.jpg
Jupp Heynckes, técnico del Bayern (Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd).

Entregado a ‘Robbery’ tras perder al lesionado Kingsley Coman por el camino, sustentado en el oficio y el despliegue de Javi Martínez como mediocentro y seguro del oportunismo de Thomas Müller en las grandes citas, este Bayern disfruta siendo un ciclón, aunque los Joshua Kimmich, James Rodríguez, Thiago Alcántara o Robert Lewandowski traten, en ocasiones, de matizar la propuesta de escudo y martillo. Por desgracia para el conjunto bávaro, en ella no tendrán cabida esta vez Manuel Neuer y Arturo Vidal, dos ilustres lesionados, ni el mencionado Coman. El equipo médico del club germano tampoco ha confirmado la presencia del francés Corentin Tolisso ni la del austriaco David Alaba. El lateral izquierdo titular arrastra molestias en el cuádriceps que le impidieron participar en la última sesión de entrenamiento celebrada en la Säbener Straße. Si no consigue reponerse de este ligero contratiempo, su plaza en el once la ocupará el brasileño Rafinha. Según SportBild, Heynckes ha ensayado con un 4-1-4-1 en el que James Rodríguez y Arjen Robben ocuparían posiciones interiores. Franck Ribéry partiría desde el costado izquierdo y Thomas Müller haría lo propio desde la banda derecha, liberando el carril para las perennes subidas de Kimmich. Una de las variantes más ofensivas de cuantas pudiesen ser contempladas en base a la nómina de jugadores disponibles.

En lo puramente individual, la presencia de James acapara toda la atención en las horas previas al partido. «Le dejé salir porque necesitaba jugar más, pero nunca tuve problemas con él. Vosotros estáis empeñados en eso, pero no es así. Lo más jodido para un entrenador es dejar a alguien en el banquillo. Estará supermotivado mañana porque le gusta el fútbol, no para demostrarme nada a mí», confesó Zinedine Zidane al ser preguntado por el posible deseo de ‘venganza’ del colombiano, bicampeón de Europa como madridista.

El mediapunta cafetero acumula seis goles y 12 asistencias en la presente campaña, y ya ha superado la barrera de los 2.100 minutos de juego, 300 por encima de los disputados el curso pasado cuando vestía de blanco. Tras reponerse a un inicio de temporada un tanto decepcionante, el ’10’ se ha sentido arropado en todo momento por Heynckes, pero todavía no ha dado síntomas de poder convertirse en la piedra angular del proyecto; aunque sí en un complemento de lujo. Karl-Heinz Rummenigge confirmó hace un par de semanas que el club bávaro activará la opción de compra de 42 millones de euros insertada en el contrato de cesión del futbolista, a los que hay que añadir los 13 que pagaron al Real Madrid por el préstamo. Una inversión acorde a su calidad. «Cuando llegué al club el 7 de octubre, James estaba un poco hundido. No estaba en buena forma, no se sentía bien. Hablamos mucho y poco a poco ganó confianza», desveló Heynckes. «Ahora se ha integrado, se ha abierto y se siente más libre. Y tengo que decir que nuestros espectadores se sienten fascinados cuando lo ven jugar. Ha tenido una evolución genial. Ofrece fantasía y visión de juego. Lo más importante para su proceso de integración es que se siente a gusto en Múnich. Eso es esencial. Y estudia alemán. No es fácil para un hispanohablante comunicarse en alemán. Pero me tiene a mí, con quien puede hablarlo un poco».

Mikael Lustig of Celtic and James Rodriguez of Bayern Munich during the UEFA Champions League match at Celtic Park, Glasgow Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 31/10/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-171031-0048.jpg
James Rodríguez, en Celtic Park (Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd).

En el Real Madrid de Zidane las dudas se concentran en una sola plaza: la que se disputan Karim Benzema, Lucas Vázquez, Marco Asensio y Gareth Bale; aunque el galés parece contar con menos opciones de ser titular que el resto de miembros de la lista de posibles socios de Cristiano Ronaldo. Si el míster galo apuesta de nuevo por el 4-3-1-2, como sucedió en Turín, con Isco Alarcón como enganche por detrás del luso y un acompañante todavía entre interrogantes, lo natural sería que este último portase el ‘9’ en su camiseta y se apellidase Benzema. El punta francés, tan cuestionado por su pérdida de protagonismo como elogiado en el pasado por su indudable contribución a las grandes gestas blancas, parece jugarse más que ninguno de sus compañeros en esta eliminatoria: él colocará sobre el tapete su estatus dentro de la plantilla, y quizá también su futuro en la capital de España. Por lo demás, las cartas están sobre la mesa, y el Bayern no solo deberá hacer frente al matrimonio indisoluble entre Cristiano y la Copa de Europa, un tormento para todos y cada uno de sus rivales en esta competición, sino también al regreso de Sergio Ramos, ausente por sanción en el duelo de vuelta de los cuartos de final contra la Juventus (1-3) disputado en el Santiago Bernabéu.

Con Ramos sobre el verde el Madrid se siente poco menos que infranqueable. Se cuentan con los dedos de una mano los centrales que han tenido tanta incidencia en el estado anímico de una retaguardia de primerísimo nivel como el que traslada el capitán a la zaga blanca. El carácter, la personalidad y el liderazgo de Sergio ayudaron a someter al Bayern de Guardiola en 2014, en un partido memorable para la afición madridista. En Múnich nadie olvida los dos cabezazos del defensa en los primeros 20 minutos de un duelo decidido por aplastamiento. «Ramos es nuestro capitán y nuestro líder, siempre que esté es mejor para el equipo», destacó Zidane ayer. Y Kroos no quiso alejarse del discurso de su entrenador: «No voy a hablar yo de lo importante que es Sergio Ramos para nosotros. Estamos muy contentos de que pueda jugar las semifinales, y esperemos solucionarlo mejor que contra la Juve».

Del Clásico europeo saldrá un finalista esperado.

‘El partido europeo por antonomasia’, por David Fernández

Cristiano Ronaldo of Real Madrid during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 09/12/2017
Cristiano Ronaldo desea mantener su idilio con la Copa de Europa (Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd).

Alineaciones probables: Bayern-Real Madrid, miércoles 25 a las 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Bayern Munich vs Real Madrid - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

¿Robben de interior? Me parece que esto facilitaría la defensa del Madrid porque Müller también tiende a meterse por dentro y sería estrechar el campo, por mucho que suba Kimmich es facilitarle el trabajo a Marcelo.
Sobre la alineación del Madrid sigo pensando que va a jugar con el esquema que termino contra la juventus 1-4-4-1-1 con Isco por detrás de Cristiano con Lucas, Modric, Kroos y Asensio en el centro del campo y la defensa de siempre. Me parece el sistema que permite poner a todos los jugadores que con mejor forma veo

Totalmente de acuerdo, prescindir de Benzema y Bale sólo le ha traído buenos resultados al Madrid, más despliegue físico, agresividad en la presión (cuando la práctica) y mejor colocación sobre el campo…No obstante, creo que Zidane no va a apostar por ello de salida ya que es el plan B perfecto y con resultados contrastados para fase finales de partido) para cualquier situación en la 2a parte: si toca defender Lucas y Asensio le dan velocidad para las contras y si toca atacar y presionar más físico y sacrificio. De salida imagino que intentarán afianzar la posesión y dominar, aunque este Bayern puede no disputarsela como años atrás. Me parece que saldrá con el 11 de Cardi..

Carlos tú sabes más que yo, pero se me hace raro que el Bayern vaya a salir con ese 11 la verdad. Demasiado suicida no?

A mí poner a Robben de interior, teniendo a Thiago aunque sea cojo, me parece un despropósito.
Y veo que todos los que han comentado van en la misma línea.

Grandísimo artículo!

Una cosa, alguien ha visto a Lewandoski hacer algo importante en un partido grande desde que el 2013. Yo no he visto ni uno, eso sí contra equipos malos se hincha .

Deja un comentario

*