La vida sin Casemiro

Zinedine Zidane le ha regalado al aficionado madridista una temporada de emoción con la que no contaba. Pase lo que pase en el Santiago Bernabéu hoy, el Real Madrid habrá llegado al menos al penúltimo partido de las dos principales competiciones con la ilusión intacta por levantar el trofeo. La satisfacción por la victoria final es efímera y dura alguna horas, pero la posibilidad real de fantasear con la gloria, la emocionante espera por los partidos trascendentes es lo que alimenta la esperanza durante meses y eso es algo que le ha otorgado el entrenador francés a sus hinchas. Cuando llegó, todos visualizaban un mes de mayo marcado por un clima de autodestrucción y luto y hoy el madridista se levanta con una sonrisa en la boca y el sueño de la Undécima levitando en el horizonte. El aficionado blanco habrá vivido la experiencia de la 2015/2016 de forma intensa hasta el final. Y eso es algo que ya nadie puede quitarle.

No parece que hable demasiado bien del juego del Real Madrid que Casemiro se haya convertido en una pieza imprescindible (¿quién lo hubiera dicho al inicio de la temporada?), pero lo cierto es que se trata de una baja sustancial en el sistema blanco. Podremos debatir si el brasileño luce porque ejerce de apagafuegos en un contexto en el que el Madrid es desorganizado y permite muchas transiciones y que quizá es él uno de los causante de esa desorganización, pero lo cierto es que a día de hoy su figura se antoja muy importante. Este Madrid había evolucionado hacia un equipo sólido defensivamente y el ex del Porto era una pieza troncal de aquella sensación. Nadie espera ya un escenario de exhibición blanca en los partidos del Real, difícilmente se prevé presenciar a un colectivo que se acerque a su potencial, sino más bien se suponen duelos competidos y aguerridos que se deciden por detalles, el Madrid se agarra a encuentros en los que pueda protegerse hasta que le rescate una genialidad de lo que quede sano de la BBC. Y Casemiro supone esas dos fricciones al límite que evitan una ocasión, esa transición que evita con un tackling, ese barrido en un centro lateral que aparece de la nada. En un contexto de posesión desorganizada, las cualidades físicas del 14 pesan mucho.

El dilema que se debió pasar por la cabeza del técnico francés desde el momento en el que conoció la indisposición de Casemiro era si alinear una figura que fuera capaz de emular sus prestaciones o suplir su baja con un futbolista de mayor potencial pero que obligue al colectivo a mutar su naturaleza. ¿Poner a Varane de centrocampista para friccionar contra Kevin de Bruyne, Sterling y cía y vigilar sus transiciones o alinear a Isco/James y aspirar a un ataque posicional que someta de forma continuada y no dé lugar a que eso ocurra?

Kevin De Bruyne, el peligro del Manchester City (Foto: Focus Images Ltd)Kevin De Bruyne, el peligro del Manchester City (Foto: Focus Images Ltd)

Partiendo del encuentro del Etihad, hay motivos que justifican ambas decisiones. Kevin De Bruyne, durante el periodo en el que Silva le pudo surtir de balones, demostró el peligro que atesora al contraataque. Sin rodeos: es quizá uno de los 10 futbolistas más dañinos de la tierra con espacios. Ante un equipo blando en los choques y frágil en transición defensiva, puede hacer estragos. Si Draxler fue capaz de por sí sólo generar auténtico pánico entre la zaga blanca, el belga es un futbolista de una dimensión superior y, en vez de acompañarle Bruno Henrique, Schürrle y Arnold, lo hacen el Kun Agüero, Jesús Navas y posiblemente Sterling. ¿Confía Zidane en que su equipo tenga la capacidad de disputar un partido tal en el que su ataque no conceda transiciones que le pillen desorganizado? Pues sin Benzema y con Cristiano Ronaldo tocado, posiblemente el intercambio de golpes no le compense al técnico francés.

Por otro lado, durante el segundo periodo vimos la fragilidad colectiva que define al Manchester City de Manuel Pellegrini. En cuanto el Madrid pudo acercarse al área de Hart y juntar pases cerca de él, se percibió de forma meridiana que el bloque que forman Sagna, Otamendi, Kompany, Clichy Fernandinho y Fernando está plagado de grietas. La entrada de Isco supone un punto de apoyo para acercar a la posesión blanca a la portería contraria y sangrarla después con sus pases. Además, por pura inercia, un centro del campo con el malagueño, Kroos y Modric se va a repartir de manera natural los espacios mejor que de costumbre, arreglando así uno de los principales déficits del juego blanco: el defectuoso escalonamiento de sus centrocampistas le impide atacar bien con balón.

Está claro que Isco no es Casemiro, que cada pérdida de balón será presionada con menor agresividad, pero hay algo que quizá induce a Zidane a prescindir de una figura como la del brasileño: el mejorado estado de forma de sus centrales. Tanto Pepe como Ramos parece que han superado el terrible momento que ambos pasaron y, si se acercan a su mejor nivel, su capacidad de anticipación es una garantía para frenar transiciones.

Mateo Kovacic cuenta con opciones de sustituir a Casemiro. Foto: Focus Images Ltd

Quizá Kovacic represente la opción mixta. En San Mamés, por ejemplo, demostró ser un jugador intenso en los choques y con hombría para encuentros agresivos, además de contar con una sensibilidad asociativa de un potencial altísimo. Sin embargo, Zidane apenas ha contado con él a lo largo de la temporada y no parece que confíe demasiado en que esté preparado en partidos como este a vida o muerte.

Alineaciones probables: Real Madrid–Manchester City, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

La victoria del Manchester City se paga a 7 euros en bwin
Manchester City vs Real Madrid - Football tactics and formationsPosibles alineaciones iniciales. Foto: sharemytactics
Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

6 comments

Lo de la “hombría” como equivalente de bravura o valentía me chirría un poco (y me obliga a mencionarlo), pero de acuerdo en casi todo. Espero que ZZ no ponga a centrales en el medio del campo. Eso sí sería una decepción, salvo que sea un recurso puntual y momentáneo.

La opcion de meter a Pepe de mediocentro no es descabellada. No obstante lo suyo seria meter a Isco y dominar el partido. Yo creo que va a ser un partido para dominarlo y tener el balon. Sobre el sustituto de Benzema estoy de acuerdo en que, sin espacios (como se prevee) Vazquez es mas apropiado, ya que regatea muy bien.

Veremos si el Madrid es capaz de jugar bien y comodo. El City no es que defienda bien en bloque, si no que individualmente cada defensor acude raudo a agobiar al portador del balon. Pero eso, con un juego asociativo fluido deberia superarse.

Toca un partido como el del camp nou de esta temporada, como el de anfield hace año y medio. Donde los jugadores sean equipo, 11 jugadres ayudandose constantemente tanto en ataque como en defensa. La duda tactica de pellegrini era si cerrar pasillos interiores metiendo más centrocampistas,permitiendo las bandas y esperando que otamendi-kompany te losaquen todo por arriba. O querer atacar el espacio de marcelo, abriendo el campo,dada la escasa profundidad atacante del madrid por el centro. Con la lesion de casemiro, parece que la primera opcion es más probable.(isco conduce la pelota muy bien, y si le dejan tiempo para pensar hace magia)
Para defender el city, hay que evitar que el balón llegue a de bruyne/aguero. Simple de decir, dificil de conseguir. Si además juega sterling, la espalda de marcelo estará en peligro (¿cuando no?)
Partido posiblemente aun más abierto que el de ayer, y menos aún recomendable de ver para gente con problemas cardiacos….

Gran artículo, Guillermo. Comentar que la ausencia de Benzema es, en mi opinión, clave, puesto que es el atacante del Real Madrid que mejor se asocia y el único que puede jugar de espaldas con criterio. Esto cobra una importancia vital ante un equipo que no irá a buscar, sino que esperará para salir rápido en transición. Benzema genera espacios contínuamente a uno y otro lado.
Hoy más que nunca la figura de Modric (no tanto de Kroos, que por la ausencia de Casemiro estará más atado tácticamente) será fundamental, ya que el Madrid necesitará mover el balón de forma fluida de un lado a otro para abrir espacios que puedan aprovechar, entre otros, los laterales, que tanta importancia tienen en el esquema de ZZ.
En cuanto a la parcela defensiva, Kroos y su acompañante tendrán trabajo asegurado, tapando las espaldas de los laterales del Real Madrid, laguna que Pellegrini seguro ha insistido a sus jugadores para que exploten. De que sean expeditivos y no destapen las vergüenzas de los centrales depende en gran medida el éxito del equipo.
J Le Tissier, creo que tenemos que dejar de cogérnosla con papel de fumar, porque a este ritmo no sé donde vamos a llegar. Me van a hacer creer que de verdad hay que cambiar el nombre al Congreso de los diputados porque es machista…

Tú cógete lo que quieras del modo que prefieras, y cree y llega a donde quieras. He leído algo con lo que no comulgo y me limito a decirlo. Créelo o no, pero no pensé en ningún momento en machismos ni en corrección política. Más bien me acordé de mis experiencias en campos y vestuarios en donde los más “hombres” eran los que más insultaban, pegaban, y acosaban a rivales y árbitros, precisamente para demostrar que lo eran, no como parte de lo que se llama otras veces “el otro fútbol”, contra el que no tengo nada en contra, ni quiero o necesito que el fútbol sea un sala diplomática. Aunque sé que Guillermo no hablaba de eso, la “hombría” no pinta nada en esta historia.

Veo que te lo has tomado como algo casi personal y no era mi intención atacarte. Por supuesto respeto tu opinión y solo pretendo expresar la mía.
Simplemente comento que no veo por ningún sitio ni por asomo en el texto ni en el uso de esa palabra en particular algo que pueda inducir a pensar en violencia, insultos o acoso. Y que si a ti te chirría como dices y te evoca esas cosas es quizá, en mi opinión, un problema de interpretación y no de redacción.

Deja un comentario

*