Choque de ritmos

Exterior view of Real Madrid Santiago Bernabeu Stadium during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid
Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934
21/11/2015

El Madrid de los tres futbolistas sistema

Analistas y aficionados llevamos tiempo intentando descifrar, sin demasiado éxito, al Real Madrid de Zinedine Zidane. Encontrar una continuidad, un patrón común en ese extraño elemento que es el vigente líder de la liga española, el equipo de los 40 partidos consecutivos sin conocer la derrota. Pues Zizou no lo ha puesto nada fácil: en el largo año que lleva en Chamartín, ha ido variando paulatinamente alineaciones, esquemas y modelos de juego. 4-3-3, 4-2-3-1, 4-4-2 o 5-3-2; repliegues o presiones adelantadas; ataques posicionales pausados, contraataques o bombardeos masivos de centros al área… Más allá de la excelente gestión de plantilla y de elementos anímicos que sin duda cobran una importancia crucial en el carácter conjunto blanco, ¿qué define el juego Real Madrid en el paso de los partidos? ¿Qué permanece sólidamente semana tras semana?

Trainer Zinedine Zidane of Real Madrid during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 27/09/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-160927-0075.jpg
Zinedine Zidane. Foto: Focus Images Ltd.

Se puede afirmar con cierta rotundidad que el Real Madrid de Zidane es Casemiro – Kroos y Modric. Su centro del campo es la constante que otorga al conjunto blanco una misma identidad independientemente del cambiante esquema, modelo de juego o momento del encuentro en el que se encuentre. El salvaje dominio físico de Casemiro, el titánico control de juego de Toni Kroos y la capacidad de encontrar ventajas y agredir metros en cualquier parte del campo de Luka Modric, vertebrados por un virtuoso lenguaje asociativo común, regalan al Real Madrid no sólo una excelencia técnica que le permite imponerse a situaciones tácticas de las que a veces parte en desventaja, sino, lo que es casi tan importante, una seguridad emocional que le posibilita afrontar muy, muy tranquilo el transcurrir de los minutos. El Madrid de Zidane ha jugado, por momentos, mal y, a veces, hasta muy mal, pero muy contadas veces le han zarandeado, rara vez ha parecido superado anímicamente: siempre ha conseguido resistir y competir, permanecer inalterable al aluvión, pues sus tres futbolistas sistema siempre le acaban permitiendo hacer pie en el encuentro. Desde su centro del campo crece, desde su centro del campo se reconstruye y desde su centro del campo domina.

Zidane recogió al Madrid de la Décima, cuyo principal patrimonio (entre tantos) era lo que se bautizó como la BBC. De su mano conquistaron la Copa del Rey y destrozaron a Schalke, Borussia Dortmund o Bayern de Múnich hasta llegar a Lisboa, donde por problemas físicos sólo Gareth Bale pudo comparecer como acostumbra. Carlo Ancelotti había construido un conjunto destinado a crear un ecosistema favorable para que su bestial delantera pudiese marcar las diferencias. Sin embargo, en febrero de 2017, queda poco o nada de ese equipo. Cristiano encara el ocaso de su carrera convertido en un futbolista que hace muchas menos cosas sobre un campo de fútbol, Gareth Bale pasa por una de sus cíclicas lesiones y Karim Benzema está lejos de ser una referencia anotadora, pues necesita que otros asuman la responsabilidad en determinación para que su falta de resolución no quede latente. De eso que se conoce como pegada el Real anda escaso como hacía muchos años que no estaba, por lo que se agarra a sus tres futbolistas sistema para superar a ese auténtico equipazo que es el Napoli de Maurizio Sarri. Draxler, Di María y, en menor medida, Cavani expusieron ayer en París la importancia de tener atacantes con determinación que liquiden encuentros y el Real Madrid a día de hoy no cuenta con ello, por eso debe protegerse y tratar de que se juegue a otra cosa.

El ciclón de Sarri

Fruto de un admirable comportamiento en el mercado digno de estudio, el Napoli ha conseguido conformar una plantilla de un notable nivel medio aderezada con un puñado de individualidades de primer nivel mundial, casi todas en los puestos de ataque, responsables de que el conjunto italiano pueda o no alcanzar una nueva dimensión. El primero de ellos es Marek Hamsik, sin duda uno de los mejores centrocampistas del planeta, con una calidad, versatilidad y determinación al alcance de muy poquitos. Él, Hysaj, Insigne o Mertens, que atraviesa un estado de inspiración absolutamente de locos, son futbolistas que por calidad pueden resolver perfectamente una eliminatoria de Champions League. El conjunto italiano tiene argumentos para armarla en el Bernabéu: difícilmente les tiemble el pulso a la hora de meterlas.

Marek Hamsik of Slovakia before the UEFA Euro 2016 match at Stade Geoffroy-Guichard, Saint-Etienne Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 13/06/2016
Marek Hamsik. Foto: Focus Images Ltd.

Sarri ha dotado a su equipo de una identidad clara que les permite brillar con luz propia. Una presión fulgurante con muchos hombres en primera línea, unos contraataques vertiginosos y dinámicos y, en definitiva, un ritmo altísimo que les convierte en un ciclón que no pierde un partido desde el 29 de octubre de 2016. Su argumento es claro: manipular los encuentros para que se juegue a la velocidad que ellos quieren y, a base de transiciones, exponer su superioridad en el intercambio de golpes. Morder con sus sacrificados atacantes y esos perros de presa que son Diawara, Marek y Allan (o Zielinski) y recuperar el balón arriba para castigar. El objetivo del Madrid es igualmente cristalino: pararle los pies. Bajar el pistón, templar el encuentro, desactivar a los puntas napolitanos y jugar a una velocidad en la que sus flaquezas queden latentes, pues por su nervioso carácter le cuesta más defenderse en campo propio y quizá su pareja de centrales sea lo más flojo del equipo cuando se les expone. Al ida y vuelta, a día de hoy, el Real tiene las de perder.

No parece casualidad que en el último encuentro antes de enfrentarse a la escuadra napolitana Zidane probara con cinco defensas. Probablemente ensayara con un apoyo más atrás para enfrentarse a la agresiva presión de los de Sarri y sacar el balón más cómodamente ante un rival de idiosincrasia parecida. Aquello no funcionó, la deficitaria ocupación de espacios desordenó muchísimo al Real tanto en fase ofensiva como defensiva y Zidane hubo de rectificar, pero sugirió que había entendido el aspecto fundamental de la eliminatoria ante su rival de hoy: construir un escenario en el que su equipo esté cómodo con la pelota en los pies y eso pasa por facilitarle las cosas en salida de balón. Será crucial un concentrado Sergio Ramos como el de los grandes días, que asuma protagonismo y se muestre lúcido en los primeros pases blancos, y sobre todo una CKM que consiga hacerse con el control del encuentro. Si eso ocurre, el contexto será muy favorable a los de blanco. Aunque cualquier error será castigado con crudeza.

Alineaciones probables: Real Madrid–Nápoles, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

La victoria del Nápoles se paga a 5.65 en bwin

Benfica vs Napoli - Champions League - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

 

Related posts

6 comments

Si algo ha quedado demostrado este año, es que el eje del Madrid es la V que forman Marcelo, Carvajal, Casemiro, Kroos y Modric. Si esos 5 están bien, como parece que llegan, el Madrid es un equipo muy muy difícil de batir. Casi independientemente de quienes sean los otros 6 que salen a jugar.

Se ha visto que ha sido cuando el Madrid ha acumulado bajas en ese eje cuando su competitividad más ha sufrido.

Por lo demás, partidazo el que se jugará mañana. Con ganas de que llegue el pitido inicial ya.

¿Realmente es serio que un periodista afirma que el Real Madrid no cuenta con “atacantes con determinación que liquiden encuentros”? Por mucho que atraviesen un bache, una mala racha o como se le quiera llamar, afirmar tal cosa de futbolistas como Benzema, Morata o el mismísimo Cristiano Ronaldo, es cuanto menos asombroso. Si no es Cristiano Ronaldo un atacante con determinación que liquida encuentros, quién lo es… En fin.

Veo el encuentro mucho más nivelado de lo que piensa la opinión general (o de lo que pensaba tras el sorteo), sobre todo por el bajo nivel de la BBC. Al Madrid en ataque estático le está costando asentarse en campo rival y amenazar la portería rival, y en las salidas a la contra tampoco tienen ese plus de velocidad que ofrecían Ronaldo y Bale, uno por baja forma y otro por lesión.

Entiendo que el Napoli va a dejar que el Madrid tenga la pelota pero siendo agresivos en la presión para así poder contragolpear con Mertens, Callejón e Insigne.
Por cierto, espero que se equivoque Guillermo y juegue Zielinski ^^

A mi también me parece muy discutible lo de “no cuenta con atacantes con determinación que liquiden encuentros”.Si Cristiano Ronaldo no mete goles,apaga y vamonos…

Muy certera la referencia a la CKM. Hoy han vuelto a ser fundamentales en un partido trepidante, de ritmo altísimo. El trabajo de recuperación de Modric y Casemiro importantísimo porque el Napoli se ha mostrado peligroso en muchas fases del partido. Los italianos se han mostrado bastante blandos atrás, sus dos laterales han sufrido muchísimo. Por contra, me ha gustado bastante Diawara.

Deja un comentario

*