Spalletti western

Bernabeu Madrid Shakhtar Marcadorint

El Real Madrid vuelve a reencontrarse con la competición que aún le mantiene con vida en la temporada. La Copa de Europa es el oxígeno que permite que el proyecto de Zinedine Zidane siga palpitando. Si aquel hilo se corta, su 15/16 fenece. El quedarse sin objetivos a falta de semanas para que acabe la competición generaría con total seguridad un devastador ambiente en su entorno que arrasaría con todo. Le esperarían al conjunto madridista meses negros en los que estaría obligado a seguir compareciendo en un clima absolutamente deprimente. Es por ello que se juega mucho cada martes y los jugadores lo saben. Especialmente desde la derrota ante el Atlético de Madrid, todo lo que sucede entre partido y partido de Champions League pasa por ser un intento de mantener la tensión adecuada de cara a afrontar la competición internacional al nivel de activación de los que aún pelean fieramente por objetivos. El Real juega liberado sabedor de que a lo único a lo que aspira, más allá de evitar un desastre, es a brindar un buen espectáculo a sus seguidores y, en ese sentido, el cambio de chip respecto a lo que se le viene en las citas continentales es notable. De no tener demasiado que perder pasan a jugarse la vida en 90 minutos. Un mal día ante la Roma y todo se vuelve negro. Y como el fútbol moderno ya no permite aquello de seleccionar partidos, el estado de forma es el resultado de una dinámica generada encuentro tras encuentro, el peligro es evidente. Salvando el milagro del Chelsea de Di Matteo, apenas se ven equipos cuya trayectoria en la liga sea mediocre logrando después hazañas respetables en la Copa de Europa: más bien al contrario, los campeones suelen serlo aprovechando un momentum largoplacista generado compitiendo por todo. Y el Madrid no tiene de eso.

Nadie le tiene que explicar al conjunto madridista que la Champions League no permite a nadie que se relaje. En los últimos dos años, ante Schalke 04 y Borussia Dortmund, el Real ha vivido en sus propias carnes que un resultado favorable en la ida no le evita en absoluto trances de desgarrador sufrimiento en los que todo se tambalea. No era el Madrid que estuvo el año pasado a escasos minutos de quedar eliminado peor equipo que el que hoy enfrenta a la Roma, ni era aquel Schalke 04 mejor equipo que el conjunto italiano. Como pudimos ver entonces, el Santiago Bernabéu suele reaccionar a los primeros reveses con un gélido clima autodestructivo que sólo no paraliza a los jugadores más grandes y aquello posibilita que el encuentro entre en un terreno en el que todo es posible. Spalletti sabe que tiene opciones. Y tiene que arriesgar.

Este Real adolece de defectos estructurales que la Roma no supo aprovechar en la ida: sufre muchísimo ante presiones agresivas que encimen su salida de balón, pues no está engrasada y aquello lo pone de manifiesto. El conjunto italiano, en el Estadio Olímpico, le cedió al Madrid libertad para dar esos primeros pases y aquello fue una bendición para el equipo de Zinedine Zidane, pues se le ofreció un contexto bastante cómodo. Sin embargo, con la necesidad de remontar, el escenario cambia. Los dinámicos y punzantes atacantes italianos van a ir a picotear casi con toda seguridad a Keylor, Varane y Ramos y aquello, hasta ahora, siempre ha dinamitado el juego calmado y asociativo que pretende Zizou. Además, como en los últimos tiempos eran Cristiano Ronaldo, Benzema y James Rodríguez los atacantes blancos, el Real no contaba con las armas como para castigar los riesgos de dicha actitud con contraataques, pues simplemente no tenía jugadores veloces y potentes con la facultad de desmarcarse al espacio. Mas, con la reaparición de Bale y la baja de Karim, la cosa cambia. El galés y la previsible entrada de Jesé en el tridente blanco como sustituto del 9 (toda vez que Mayoral no ha ido convocado) sí intimidan con espacios por delante. Spalletti no tiene más opción que arriesgar, pero el Madrid esa vez sí puede aprovecharse de ello al contragolpe. Se preve un partido movido.

Alineaciones probables: Real Madrid–AS Roma, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

La victoria del Real Madrid se paga a 1.40 euros en bwin

Roma vs Away team - Football tactics and formations

Foto de portada: MarcadorInt.
Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.

Related posts

Deja un comentario

*