El reto de Di Matteo

Veltins. Foto: tgsaw

La marca Di Matteo

Tras dos años de espesa travesía por la mediocridad con Jens Keller al timón del barco, en octubre de este año, cuando los resultados empezaron a dejar de compensar la indefinición de su juego, la dirección deportiva del Schalke 04 acudió a Roberto Di Matteo en busca de una identidad, como el paciente que acude al psicólogo preguntándole quién soy. Mientras los otros gigantes de Alemania contaban con una marca clara en base a la cual competir (el Bayern del fútbol de posición, el Dortmund del vértigo…) con la que hacían enorgullecerse al país cuando viajaban por Europa, el club de Gelsenkirchen se miraba al espejo y veía una suerte de club grande de marca blanca, que tiene una masa social de élite, generosa capacidad económica y una de las mejores canteras de Europa, pero que lleva tiempo sin encontrar un discurso reconocible que articule todo ese patrimonio. En busca de ello, tomó la arriesgada decisión de marcar el teléfono del entrenador italiano y, casi 5 meses después, el tiempo les está dando la razón. El Schalke 04 es, por fin, un club que compite desde lo reconocible. El Schalke es de Di Matteo.

5-3-2, poca posesión, paciencia y orden

El principal logro del entrenador italiano a día de hoy es haber conseguido que un equipo caótico, inseguro y frágil por naturaleza sea capaz de acumular largos periodos de tiempo sin el balón sin sufrir. De hecho ese es uno de sus signos distintivos: en la vasta mayoría de sus partidos, el conjunto minero tiene considerablemente menos posesión que su rival y aún así suele ganar la mayoría. La fórmula que ha encontrado Di Matteo en ese 5-3-2 es francamente efectiva: el Schalke 04 bloquea con bastante eficiencia el ataque posicional de sus rivales, impidiendo que merodeen su área con peligro y viviendo con meritoria serenidad mientras es el otro el que controla el esférico. Sus hinchas ya no aguantan la respiración cuando ven a los de enfrente atacar. Se organiza en un bloque medio (no es un repliegue extremo como el que uno podría asignarle a Di Matteo si no viera sus partidos) en el que involucra detrás de la primera línea de presión a sus once jugadores, a los que orienta alrededor del poseedor rival y va basculando a medida que el balón se mueve. Se junta mucho en campo propio a la hora de encimar a un poseedor adelantado y es común que los 3 centrales salgan de su zona a anticipar para crear superioridades en la presión. Centrales correctos si juegan arropados y lejos de su meta, pero que si tienen que defender su área de forma individual se les salen las costuras, especialmente en el caso de Joel Matip, si es que juega. Una cosa debe apuntarse: este Schalke 04 es un contragolpeador bastante mediocre. Su estructura defensiva la utiliza como un medio para sobrevivir en el partido, no como una postura desde la cual explotar las exposiciones de sus rivales. Para atacar tiene otro plan.

Schalke 04 - Football tactics and formations

Ejemplo del Schalke 04 orientado hacia la izquierda. Foto: sharemytactics

El Schalke no utiliza la defensa de cinco como mera acumulación de hombres en el área, sino para permitir que sus centrales puedan salir de su zona y crear superioridades numéricas defensivas sin dejar coja a su zaga.

Con Julian Draxler y Jefferson Farfán en la enfermería por bajas de larga duración, las posibilidades de la plantilla de imponerse en un discurso tan típico en la Bundesliga como es el intercambio de golpes son bastante reducidas, por mucho déficit de determinación que Huntelaar te compense. Más allá del crack holandés y del decente Choupo Moting, el club minero no cuenta con atacantes efectivos. Parece pues muy coherente diferenciarse a través del control, en vez de batirse en guerras de transiciones. Eso hace el Schalke 04 no solo a la hora de defender, sino también a la hora de atacar. En vez de exponerse en busca de caóticos arreones, ataca de forma ordenada y casi siempre por las bandas. Abre a sus carrileros, se despliega a través de ellos y trata de subir escalones poco a poco, de ganar profundidad a través de apoyos a distintas alturas de los jugadores de banda, culminando normalmente con centros laterales que buscan el cuerpo de Huntelaar. Si el equipo azul llega con continuidad arriba (algo que está por verse), en esos balones es donde pueden penalizar a un Varane que ante al Atlético hizo sonar las alarmas en ese aspecto y a un Pepe que ahí es irregular. Si no encuentra opciones, vuelve hacia atrás donde siempre tiene superioridad y vuelve a empezar. Si la situación no es clara, no se lo piensa dos veces antes de dividir el balón. Una fórmula que le funciona en partidos parejos, pero que se queda bastante corta cuando el rival se adelanta y están obligados a llevar la iniciativa. Se pudo ver en Frankfurt.

Schalke 04 - Football tactics and formations

 Ejemplo del Schalke saliendo desde el costado izquierdo. Foto: Sharemytactics

 

El Real Madrid debe redefinirse ya

Si decíamos que el Schalke 04 llega a este partido en clara línea ascendente, exactamente lo contrario se puede decir de su rival de hoy. El Madrid acabó el año levantando unas dudas que 2015 ha terminado por certificar: este Real se parece poco al que maravilló a Europa allá por noviembre no sólo con un récord sideral de victorias (eso es lo de menos) sino por encima de todo con un juego desbordante que le convertía en una máquina engrasada candidata a todo. Es cierto que esa máquina ha llegado al tramo final con el chasis desgastado (por segunda temporada consecutiva se amontonan lesiones musculares decisivas en el periodo más trascendente, habrá quién piense que es casualidad) y con su crucial motor de origen croata en el taller, pero cuenta con piezas suficientes para seguir rondando a buen ritmo. Y lleva tiempo haciendo ruidos extraños. Más allá de individualidades, la armonía en el juego que articulaba el entramado táctico que con lucidez construyó Carlo Ancelotti para esta 14/15 se ha venido abajo y, como el fútbol es un todo, eso le hace resentirse tanto en el apartado ofensivo como defensivo. Si las sinergias que provocaban la movilidad de todos sus atacantes le convertían antes en un equipo indescifrable por sus infinitas opciones, hoy el Real es un conjunto espeso y previsible. Si la forma de desorganizar al rival y juntarse con el balón provocaba que el Madrid fuera una potencia defensiva, hoy se muestra como un equipo sin capacidad de robo y frágil en las transiciones. Una estructura sólida puede ocultar los problemas de Kroos como mediocentro, el nivel actual de Iker Casillas o los riesgos de jugar con 3 mediapuntas en el centro del campo, pero cuando la inspiración colectiva desaparece, te quedas desnudo. El triple enfrentamiento con el Atlético de Madrid no sólo le arrojó al Real a la cara su realidad a día de hoy, sino que le arrebató la confianza de hierro que se había encargado de construir durante toda la temporada. Y sólo hay una forma de volver a ella: volviendo al juego que le llevo a ser temido. La duda es: sin James, Modric o Ramos, ¿puede el Madrid competir como antaño? ¿O debe Ancelotti construir algo alternativo que le permita sobrevivir hasta que vuelvan algunas de sus piezas troncales? Elija lo que elija, no tiene demasiado tiempo. Lo gordo empieza ya.

Real Madrid v Cordoba CFLa Liga

Momento clave para medit la capacidad de actuación de Ancelotti. Foto: Focus Images Ltd

El problema blanco no es sólo que el dinamismo y la dirección de Modric y la movilidad e inteligencia táctica de James fueran capitales en el Madrid de noviembre. El problema es que sus sustitutos son un Illarra que, además de tener unas características de juego radicalmente distintas, está mostrando un nivel que le llevaría a ser suplente en cualquier equipo de élite y un Isco que en este periodo ha estado sosteniendo al club merengue con una personalidad emocionante, pero que tampoco puede emular sus virtudes. ¿Como parche puede valer para ganar hasta que vuelvan los protagonistas principales? Seguramente, pocos equipos juntan tanta determinación y calidad individual como el merengue. Pero no es común llegar enchufado a mayo jugando mal en febrero. En el fútbol sólo se construye compitiendo y pasar la eliminatoria sin dar buenas sensaciones no suele ser auspicio de nada bueno.

Gareth Bale se antoja crucial en el día de hoy

El Real necesita hoy más que nunca al Gareth Bale que se vio ante el Deportivo: aquel que participa, se asocia, abandona su zona y se pasa el encuentro enchufado, en vez de aquel abierto y desconectado del juego. Ante un Schalke 04 cuya presión a la base presumiblemente va a ser tímida y que va a tratar de impedir que la BBC pueda recibir en situaciones blancas, su participación es clave para generar desequilibrios en la línea de cinco local. Los apoyos y giros de Benzema pueden ser un argumento demoledor para romper a los centrales que salgan de su zona, pero para ello necesita gente cerca con la que asociarse. Se antoja clave una BBC más participativa que nunca, ya que la plantilla blanca hoy carece de ruptura entre líneas y les necesita para superar el atasco. Si los delanteros blancos toman posiciones fijas, el encuentro se puede convertir en un parsimonioso y lento trascender de minutos mientras Isco, Kroos e Illarra/Lucas Silva la soban. Marcelo puede ser un argumento importantísimo para exponer las cualidades defensivas de Uchida. Por último, mucho ojo con el factor Wellenreuther , que puede decidir la eliminatoria. El juvenil portero de 19 años saldrá de inicio por las bajas de los dos titulares y sólo acumula 3 partidos como profesional en los que se ha mostrado bastante inseguro. Si Cristiano, Bale y cia le prueban pronto y le hacen dudar, aquello puede ser una sangría.

Schalke 04 vs Borussia Moenchengladbach - Football tactics and formations

 Posibles onces. Foto:sharemytactics
Foto de portada: tgsaw

Related posts

8 comments

Me ha gustado mucho el análisis/previa Guillermo, y me surgen un par de preguntas, o tres. ¿Le pasa algo a Boateng? ¿No crees que Marcelo puede ser mucho más importante de lo que lo has nombrado? Apenas has dicho algo del brasileño y yo creo que es clave para ‘empujar’ un poco hacia arriba a Isco y que no se junte tanto a Kroos y que sea el carioca el que le de el apoyo por la izquierda, con Illarra por derecha. Creo que es una de las claves, junto con la que dices de BAle, porque el Madrid está siendo muy plano y con las líneas muy paralelas y poco escalonadas. También nombras a Bale como jugador muy importante en la eliminatoria, pero yo creo que este es el típico partido en el que no aparece, la defensa le cierra los espacios, ‘no puede’ correr y desaparece. Yo en mi análisis coincido en bastantes cosas, pero creo que el Schalke jugará un poco más directo y no elaborará mucho, pese a que la presión del Madrid tras pérdida es bastante pobre http://garrinchamagazine.wordpress.com/2015/02/17/analisis-tactico-previo-al-schalke-vs-madrid/

En primer lugar, la verdad es que se agradecen comentarios tan respetuosos y constructivos con el debate.
Sobre Marcelo (sí lo he nombrado, eh), coincido en que puede ser un factor decisivo para romper el atasco, juntarse con Isco y Cristiano y resquebrajar la estructura de Di Matteo. Absolutamente.
Es cierto que Bale no es un jugador con un juego totalmente regular, pero no coincido en que si no pueda correr desaparezca. De hecho, eso de que sólo es un jugador de desmarques y espacios me parece una de las grandes mentiras del fútbol actual. Bale recibiendo parado y con una estructura sólida por delante es capaz de ganar partidos y generar muchísimo fútbol, aunque es cierto que no siempre se ve esa versión del galés.

A Boateng no le pasa nada,incluso no es descartable que juegue de inicio, pero lleva tiempo siendo una sombra del jugador que fue y Di Matteo sólo le ha utilizado para cubrir bajas en su corta plantilla. A día de hoy no ofrece ni continuidad en el juego ni es un jugador físicamente constante. Puede aportar experiencia y algo de determinación, eso sí.

Sí has nombrado a Marcelo, pero ha sido tan poco que pensaba que le dabas un ‘rango’ de importancia bastante bajo ;). También estoy totalmente de acuerdo en que no va a ser el paseo del año pasado, primero por la dinámica de ambos y segundo por tooooodo lo que ha mejorado como equipo el Schalke con Di Matteo. Al Bayern le hizo mucho daño cerrandole los espacios, con muchas coberturas y ayudas al poseedor del balón, por lo que no veo a Bale recibiendo en banda y viendo escalonados delante de él a Fuchs, Nastasic más el interior de ese lado y decidiendo entrar por dentro, y por fuera, si el repliegue pasa de ser medio a bajo, puede que salir por banda tampoco le resulte efectivo. Quizás lo mejor sea que ocupe de partida una zona más interior, o que vaya hacia ella sin balón, espacio va a tener porque Illarra no se prodigará y Benzema tiende a caer un poco más hacia la izquierda, ahí es donde veo que es más útil el galés porque si Isco no se acerca tanto a Kroos (creo que lo hace demasiado cuando el equipo se atasca) y se mueve un poco más a la espalda del trivote pueden hacer mucho daño.

Gracias por estos análisis. Esto en primer lugar.
Después decir que aunque a este Schalke no lo he seguido desde la llegada de Di Matteo, si que me extrañaría en el partido de hoy otra cosa que no fuera futbol directo. A destacar me parece el detalle que nombras del portero juvenil.
Por otro lado, en cuando a que el Madrid debe redefinirse mientras tenga estas bajas estoy de acuerdo, como lo estoy de que ademas tiene opciones de hacerlo. Pero pienso dos cosas de Carletto, que es listo y también puede encontrar soluciones, y otra que no me parece un entrenador que se atreva a sentar a jugadores top. Lo digo porque una de las soluciones pasa por desmontar la BBC (yo siempre jugaría con Cristiano y Benzema).
Después se me vienen a la mente otras soluciones que parece que Ancelotti no esta por la labor. Por ejemplo, grandes entrenadores han utilizado estas variantes, que son adelantar a sus laterales, bien sea utilizando doble lateral, como han hecho Unai Emery, Mourinho o Pellegrini en un 4-4-2, o utilizarles como interior como ha hecho Guardiola en linea de 3. Dicho sea de paso que para el partido ante el Schalke no creo que fuera necesaria esta medida, pero en los duelos ante el Atlético no hubiera sido mala opción.

¿No se pueden censurar estos comentarios que no aportan nada al debate, como pasa en Ecos del Balón, por ejemplo?

No se porque la prensa sensacionalista hace encuestas sobre quien pondrían y quien no en el 11 entre Illarra y Lucas Silva, cuando es indudable, salvo sorpreson que saldra con el 11 que comentas Guillermo. Aún así quiero preguntarte¿Tan pocas opciones ves a Lucas Silva de haber llegado un mes antes? No lo he visto jugar pero me gustaría saber tu opinión.

De los “mineros”, pues todo bien explicado por ti, ¿Qué nivel tiene Huntelaar tras no haber jugado casi nada en los 2 últimos meses por pretemporada y sanción? ¿Sigue Goretzka en el primer equipo? ¿Y a Draxler cuando le queda?

Yo no descartaría la entrada de Sam si las cosas se ponen feas. De todos modos el Schalke va por buen camino, pero aun no está completo del todo, Di Matteo quiere darle identidad y lo está haciendo, pero aún necesita un verano para fichar algo que se lo permita de mejor manera. Eso sí, Nastasic es un buen apoyo, ojalá se quede en Gelsenkirchen.

Además, el Schalke sin Draxler siempre es mucho menos. Van a sufrir cuando se marche.

Deja un comentario

*