El tirachinas frente a De Bruyne y Yaya

Kevin De Bruyne Krychowiak Manchester City Sevilla Focus

Kevin De Bruyne lo cambió todo. Su gol con la zurda hace 2 semanas cambió por completo el escenario del llamado grupo de la muerte de esta UEFA Champions League. El belga le dio la segunda victoria en el torneo a su Manchester City demostrando –por segunda vez en el torneo– que la meritocracia es muy relativa en el fútbol. El Sevilla FC estaba a punto de conseguir un punto en el Etihad Stadium; un punto que permitiría tener en el ecuador de la Fase de Grupos una foto de la clasificación parecida a la que se intuía en el momento del sorteo. Sin embargo, De Bruyne apareció para hacer de lo de esta noche en el Sánchez-Pizjuán un partido a vida o muerte (20:45 CET, beIN Sports). Porque si el Manchester City y la Juventus ganan hoy, el grupo aparentemente más igualado de la Champions quedará cerrado con más de un mes de antelación. De Bruyne aumentó la presión sobre este Sevilla que, por lesiones y por no-adaptaciones, no arranca esta temporada y juega al ensayo y error en noches de fútbol que ya cuentan para los registros. Su arranque de temporada es muy similar al de la campaña 2013-14, en la que acabó ganando su tercera UEFA Europa League después de encontrar su identidad futbolística (su tirachinas) entre diciembre y marzo. En aquel ejercicio también hubo muchas caras nuevas en el vestuario de Unai Emery. La diferencia con aquel momento es que la Champions no perdona y le exige al Sevilla ser el Sevilla desde ya. Vengarse del actual líder de la Premier no es una sugerencia. La Copa de Europa lo exige: es una orden.

“Si gana, el City ya es inalcanzable. Si empata, [tendremos] una desventaja importante con ellos y, además, tenemos a la Juve con siete puntos… Entonces [el partido de] mañana es decisivo de cara al primer y segundo puesto, para que se puedan tener expectativas optimistas. Ganar es la opción casi única que tenemos para pasar a Octavos

 

Unai Emery en la rueda de prensa previa al Sevilla-Manchester City

Recuperar el tirachinas

La propuesta del Sevilla que ahora afronta una crisis nació el 20 de marzo de 2013. Era la vuelta del Euroderbi y Emery no acababa de conseguir que su equipo gestionase la posesión del balón. A aquel plantel de rocas y flechas, de pivotes y fugaces volantes, de blancos o negros sin gris alguno en el centro del campo, le quemaba la pelota en los pies. La pateaba desde atrás para que los delanteros se peleasen con los centrales rivales o bien la cedía al rival para correr solo tras robársela. Muchos le tomaron la medida a aquel Sevilla y le cedían la pelota para que la volviera a ceder, con el consiguiente bloqueo y las consiguientes pérdidas por confusión que le impedían ganar. Hasta ese 20 de marzo. Ante el Real Betis, Ivan Rakitić se colocó casi de lateral izquierdo en la salida de balón para hacer de tirachinas. El lateral izquierdo de verdad se la daba, corría por la banda sin pelota, Rakitić se la devolvía cuando hubiese avanzado metros y así el croata, que imantaba varios defensores, conseguía abrirle camino al lateral y al volante de esa banda para dañar con la pelota en ataque posicional. A esa fórmula de ataque se le añadían los desplazamientos largos de Rakitić para los delanteros, quienes tenían más ventajas por el corto recorrido aéreo de la pelota lanzada desde la medular.

Se fue el croata pero los rocosos pivotes sevillistas se aprendieron el tirachinas para hacer de las bandas las vías claves para el ataque del tetracampeón de la Europa League (potenciadas con fórmulas como la de Aleix Vidal lateral derecho). Éver Banega, con su pase preciso, le dejó la mediapunta a Vicente Iborra el pasado invierno y se apuntó a hacer el tirachinas, solo que con su elegante toque conseguía que el tirachinas no fuese de madera y con una gomita de plástico sino toda una obra de orfebrería. Ahora, Grzegorz Krychowiak no tiene ni a Iborra ni a M’Bia de socio, sino a dos jugadores cuya polivalencia se les está volviendo en contra por la confusión táctica que viven en las filas de Emery. Michael Krohn-Dehli y Steven N’Zonzi están alternando roles de mediocentro, interior, mediapunta e incluso volante izquierdo en el caso del danés. Demasiados roles para interiorizar el mecanismo clave de su actual equipo. En el centro del campo, el confuso Sevilla pierde la solidez propia de las rocas que lo ocupan casi en exclusiva desde 2014 y, en ataque, el equipo acusa la falta del tirachinas. Los laterales buscan directamente a los Yevhen Konoplyanka y Víctor Machín ‘Vitolo’ para que corran hacia un Kévin Gameiro que mantiene vivo al Sevilla por cómo baja balones largos y daña al girarse con ellos en el piso. El Sevilla resulta previsible y un rival que presiona y achica lateralmente como el Villarreal este fin de semana le frustra y le gana (2-1).

Krohn-Dehli Navas Manchester City Sevilla Focus
Krohn-Dehli jugó de interior y de volante izquierdo en el Etihad, posición en la que se enfrentó al otrora ídolo sevillista Jesús Navas. Foto: Focus Images Ltd.

Para el partido frente al Manchester City, Banega es duda por problemas físicos y Gameiro es baja por lesión, como lo es la zaga titular de la pasada campaña (Nico Pareja y Daniel Carriço) y como lo es Beto. Ganarle al Manchester City con bajas tan sensibles parece complicado, pero en una situación similar el Sevilla consiguió gestionar más volumen de posesión que los hombres de Pellegrini en Mánchester. Esta noche será fundamental que quien juegue junto a Krychowiak de entre Krohn-Dehli, N’Zonzi, Iborra o Banega ejecute el tirachinas para que el Sevilla no sea un simple equipo de bandas. Además, el jugador que sea elegido por Emery para esa demarcación actuará en el perfil de De Bruyne, quien hace valer los 80 millones de euros de su traspaso cuando ataca pero quien no tiene suficiente cultura defensiva como para proteger el carril. En ese sector, Vitolo tiene delante a Fernandinho y a Aleksandar Kolarov, que aún no es el mismo de antes de la lesión con la selección serbia. Que Jorge Andújar ‘Coke’ y el acompañante de Krychowiak estén inspirados permitirá al Sevilla hacer daño. Fernandinho perseguiría al jugador que haga de tirachinas en ese perfil y Vitolo podría tener situación de ventaja junto a Coke para encontrar, previsiblemente, a Fernando Llorente.

Por el otro perfil, Krychowiak no está ejerciendo de tirachinas porque la confusión táctica de sus parejas le hace tener más deberes defensivos. En cualquier caso, en un partido como local en el que el Sevilla probablemente mande con pelota, el polaco podría dedicar más esfuerzos a ayudar a Benoît Trémoulinas y en contribuir indirectamente a perforar la banda del otrora emblema local Jesús Navas; misión que recae en Konoplyanka. El poderío físico de Nicolás Otamendi, Eliaquim Mangala y Vincent Kompany probablemente lleve a Emery a tener en la mediapunta a Iborra y en la punta a Llorente. Aunque el navarro aún no se ha adaptado por completo a la camiseta blanca y roja, su espigada figura permitiría al Sevilla tener dos torres para bajar balones largos ante defensores físicos y cedérselos a Konoplyanka y Vitolo en caso de no poder rematar por sí mismos. Si Banega no puede jugar, el Sevilla no tiene creadores para el pasillo central. Llenar esa zona de músculo con N’Zonzi no parece mala idea pese a que los hispalenses sean los locales. Contribuiría a frenar a Yaya Touré.

Yaya Touré en un City sin Silva ni el Kun

El Manchester City ha viajado a Sevilla sin David Silva, sin Sergio ‘Kun’ Agüero, sin Samir Nasri y sin Pablo Zabaleta por lesión. Los dos últimos pueden ser bien cubiertos por Navas y por Bacary Sagna respectivamente, pero los dos primeros son emblemas de este equipo que vuelven a perderse otro partido Champions. Sin ellos, Manuel Pellegrini tiene para atacar a un punta puro como Wilfried Bony, al que no le cuesta bajar balones pero sí girarse, a un volante móvil como Raheem Sterling y al ya citado Navas, así como a De Bruyne. Las reticencias del entrenador chileno a la hora de centrar a De Bruyne están llevando al Manchester City a jugar sin mediapunta desde las lesiones de Silva y Kun, lo cual le abre un hueco en el centro del campo a Yaya Touré. Todos los rivales del City son conscientes del peligro que entraña un Yaya Touré con recorrido, pues el estilo posesivo del Manchester City de esta década se debe no solo a Silva sino también al ex del FC Barcelona. Su físico le ayuda en la arrancada, pero es su capacidad de llegada por dentro en conducción –e incluso sin balón– la que condiciona muchos partidos. Esto también explica por qué Yaya Touré no rinde igual de bien cuando empieza partidos en la media punta (Derbi de Mánchester, 0-0 en Old Trafford) y sí cuando los acaba (el 2-1 ante el Sevilla en el Etihad).

Yaya Touré Kolodziejczak Manchester City Sevilla Focus
En esta internada, la segunda de las 4 que hizo ante el Sevilla en el Etihad, Yaya Touré generó el 1-1. Foto: Focus Images Ltd.

Bloquear a Yaya Touré fue una de las claves de los planteamientos de equipos tocados como la Juventus o el propio Sevilla. Ante los hispalenses en el Etihad, Touré apareció en el área 4 veces: generó el 1-1, tiró 2 veces a puerta rozando el gol y dio un susto en forma de pase a otro atacante. Cuatro son pocas llegadas para los citizens, quienes tienden a jugar por fuera cuando no lo encuentran ante la transformación de Fernandinho en pivote (casi) puro. Krychowiak y su compañero sevillista estarán pendientes de neutralizar a Bony cuando le cuelguen balones y también de ayudar defensivamente ante De Bruyne, Sterling y/o Navas. Será fundamental que Yaya Touré se despegue de Iborra para atacar con continuidad o bien que Emery no coloque al valenciano sino a un atacante en el hueco del ’10’. Solo en esos casos Yaya Touré podría tener hoy un partido cómodo, en el que reciba de los centrales vigilados por Llorente y rompa al necesitado Sevilla. Ese sería un gran paso para sumar los 9 puntos de 12 y no echar de menos a Silva y al Kun.

Su buen y potente golpeo le habilita también para lanzar faltas en este partido en el que ambos equipos saben sacarle partido al balón parado. En esas jugadas volverán a verse los duelos físicos que se veían en las áreas de un Etihad que vio cómo tanto Sevilla (12) como Manchester City (5) forzaban multitud de córneres. Adil Rami, Timothée Kolodziejczak, Iborra, Krychowiak, Llorente, Otamendi, Mangala (o Kompany), Yaya Touré y Bony se pelearán en pocos metros para intentar que su fortaleza física prevalezca a la del resto en este partido.

Alineaciones probables: Sevilla FC – Manchester City, 20:45 en beIN SPORTS ESPAÑA

La victoria del Sevilla se paga a 2,90 euros en bwin

Alineaciones probables del Sevilla FC - Manchester City

Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Y Yaya tiene cosas positivas(como se menciona en el articulo) y muchas cosas negativas, es por ahi donde el Sevilla puede encontrar muchisimos espacios.

Sería un debate muy largo y depende un poco de cómo acotemos “ser de X sitio”. Llorente nació en Navarra, independientemente de los motivos por los que su familia -riojana, en efecto- viajó a Pamplona para a dar a luz a Fernando. Gracias por el apunte, cacahués.

Deja un comentario

*