Protagonismo para Di María

Paris Saint-Germain v ChelseaUEFA Champions League

El 1-5-3-2 planteado por Åge Hareide dejaba entrever que el técnico noruego era muy consciente de la debilidad defensiva de su equipo en las bandas. Probablemente por ello, optó por poblar la zaga con un central más para que éstos pudieran hacer más ayudas y coberturas en los laterales. De poco les sirvió el invento a los Himmelblått pues nada más empezar el partido Ángel Di María encontró un hueco enorme por la banda, combinó con Marco Verratti y definió por la escuadra tras metros y metros de carrera a la espalda de la línea defensiva sueca.

El gol del ‘Fideo’ sería sólo el primer truco de una noche en la que vimos una versión del argentino muy ilusionante para los intereses parisinos. Lejos de aquel Di María interior en la selección argentina o en una de las bandas del 4-2-3-1, Laurent Blanc ha pensado en el rosarino para ocupar la posición derecha del ataque en el 4-3-3. Aunque pueda parecer obscena la comparación, es lo más parecido al rol de Leo Messi en el FC Barcelona que hay en la élite europea: partiendo desde la banda pero con libertad para hacer la diagonal hacia dentro, acelerar el ritmo de la jugada en la zona adecuada y en el momento preciso e incluso, si se tercia, bajar hasta medio campo a entrar en contacto con el balón; de hecho Di María hasta se atrevió a intentar ese pase parabólico al segundo palo que tanto explotó su compatriota la temporada pasada. Sin la carga defensiva de antaño, se vio al argentino aceptar con soltura este sorprendente rol protagonista en el ataque del PSG. Además se puede percibir la complicidad y la comodidad que existe con el interior de su banda, Marco Verratti.

Redistribución de jerarquías

Con Di María como eje en el que pivotaba el ataque francés, era interesante ver qué papel adoptaba Zlatan Ibrahimovic. Precisamente el sueco era, salvando las distancias, el encargado de hacer esto mismo la pasada campaña: bajar, combinar y hacer más cosas de las que le tocan por guión a un delantero centro ortodoxo. Pues bien, Ibra se adaptó más a la versión del ‘9’ puro y le vimos tirar desmarques constantemente, fijando a los centrales y pisando área con asiduidad. Pese a su voluntarioso esfuerzo, el gigante de Rosengård estuvo torpón en la definición y no pudo transformar ninguna de las múltiples opciones que tuvo para marcarle a su ex equipo.

En este triángulo atacante, el vértice sacrificado es el de Edinson Cavani. Capítulo a parte merece el uruguayo. Pese a ser un crack de nivel mundial, acepta de buen (o no tan buen) grado verse desplazado a la banda, una posición en la que rinde por su inmensa calidad pero que sin duda no es la más propicia para explotar todas sus virtudes. De hecho, la desaparición de Cavani y las oportunidades desperdiciadas fueron las dos únicas notas discordantes en una primera mitad muy plácida para el Paris Saint-Germain. El gol tempranero dibujó un escenario muy desahogado en el que Verratti y Matuidi se divirtieron cómodamente con el balón.

Formaciones iniciales:

PSG vs Malmoe FF - Football tactics and formations

El invento de colocar una línea de 5 para intentar minimizar el desequilibrio del PSG de poco le sirvió al Malmö tras gol de Di María en el minuto 4.

En la segunda, más de lo mismo. El Malmö aparcó el experimento, sentó a Carvalho y volvió al 1-4-4-2. Además de esto, poco cambió. Los suecos mantenían la compostura como podían mientras que el PSG tocaba a placer. Quizás bajó medio peldaño en cuanto agresividad con el balón el conjunto local pero en ningún momento daba la sensación de que el equipo celeste pudiera dar ni siquiera un susto. El ‘Fideo’ siguió a un gran nivel y además Cavani se rebeló y decidió adentrarse en el área. Dos veces la pisó: en una marcó el segundo tanto de su equipo y en la siguiente habría anotado otro, si el portero Wiland no le hubiera sacado una mano a su potente derechazo.

Di María Argentina - calciostreaming
Ángel Di María estuvo a un nivel espectacular, la responsabilidad de asumir galones no le dio miedo y protagonizó un gran partido. Foto: calciostreaming.

Al final un 2-0 burocrático que sirvió para darle la vara de sucesión del ataque parisino a Di María y para que éste recibiera su primera gran ovación europea del Parc des Princes, en el minuto 85. Del Malmö FF poco o nada que decir. El rival fue tan superior que no le dio ni opción a Markus Rosenberg para hacer alguna de las suyas. Tampoco Enoch Kofi Adu ni la perla sueca Oscar Lewicki pudieron hacer nada destacable, bastante tenían con aguantar el chaparrón. En definitiva, fue una prueba asequible para un Paris Saint-Germain que empieza esta edición de la Champions League con una victoria cómoda para coger confianza y aspirar al primer puesto del grupo A.

PD: El PSG jugó como local con un conjunto de camiseta y pantalón totalmente negros y las letras estampadas en rosa fucsia. Fútbol moderno lo llaman…

Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*