Quedan unos cuantos tiburones en el océano

Chelsea v Sporting Clube de PortugalUEFA Champions League

Cinco titulares y seis suplentes habituales: esa fue la combinación elegida por Jose Mourinho para recibir al Sporting de Portugal en la sexta jornada de la fase de grupos de la Champions League. Una mezcla que incluía a piezas indiscutibles esta temporada (Azpilicueta, Cahill, Matic, Cesc y Costa) y a los menos habituales, aquellos que debían reivindicarse y aprovechar la oportunidad: Petr Cech, Kurt Zouma, Filipe Luis, John Obi Mikel, Mohamed Salah y André Schürrle.

Jose Mourinho: “Podemos soñar con ello [ganar la Champions League], pero hay unos cuantos tiburones en el océano.”

Cesc empieza y finaliza la fase de grupos como mediapunta

Mou adelantó la posición de partida de Cesc Fàbregas hasta la media punta. Es tan solo la segunda vez esta temporada que Cesc inicia un partido como enganche -sí ha actuado en esa demarcación en el segundo tiempo de partidos como el del Etihad o en casa frente al Arsenal-. De hecho, Cesc empezó esta fase de grupos de la Champions League como mediapunta -escoltado por Ramires y Matic en la primera jornada ante el Schalke 04-. Vio portería aquella noche ante los alemanes. Y ha acabado también la fase de grupos como ’10’ en el 4-2-3-1 clásico de la entidad londinense: escoltado por Matic y Obi Mikel contra los lusos.

Fàbregas transformó desde el punto de penalti el 1-0 y continúa mejorando sus estadísticas en el presente curso: 3 tantos y 15 asistencias en 21 partidos como blue. Sobresaliente. La decisión de Mourinho de otorgar la titularidad al centrocampista español tuvo que ver con la acumulación de amarillas que sufre en el campeonato doméstico. Tras recibir la quinta amarilla en Newcastle, Cesc no podrá jugar el próximo sábado ante el Hull City y, por tanto, no había una gran necesidad de que descansase frente al Sporting. De hecho, descansar es precisamente lo que hará el sábado por la tarde mientras sus compañeros intenten sumar los tres puntos contra el Hull.

Diego Costa prolonga su sequía

Diego Costa acumula cuatro partidos consecutivos sin marcar (desde el gol al West Bromwich el pasado 22 de noviembre) y aún no ha visto portería en esta edición de la Champions League. No es un drama, no hay mucha crítica que hacer al respecto, no salta ningún tipo de alarma en Stamford Bridge, pero es la típica situación que incomoda a Costa: encadenar cuatro partidos sin marcar. Y es algo que se nota en su lenguaje corporal, en sus gestos, en sus reacciones e incluso en su forma de jugar. No tardará en reencontrarse con la portería pero mientras esto no suceda, el Chelsea debe apoyar a su ‘9’ con las aportaciones goleadoras de la gente de segunda línea: los Cesc, Oscar, Willian, Hazard, Schürrle y cía. El Chelsea, de hecho, finaliza la fase de grupos de la Champions como equipo más goleador (17 tantos), pese a que Costa no marca en la máxima competición continental desde la semifinal del curso pasado (curiosamente en Stamford Bridge ante los blues).

10 minutos para Loftus-Cheek

‘El día de la Academia’ que había destacado en la previa Jose Mourinho supuso finalmente el debut oficial de Ruben Loftus-Cheek, un potente centrocampista de 18 años, con virtudes por pulir y en quien Mou aprecia un potencial más que interesante. No obstante, su encuentro ante el Sporting queda para el recuerdo únicamente como el día en que debutó con la primera plantilla, ya que sus minutos fueron escasos y, por tanto, apenas tuvo tiempo para mostrarse sobre el césped. Loftus-Cheek saltó al campo con menos de diez minutos por delante, pero posiblemente nunca olvide este Chelsea-Sporting. “Le dije que era necesario que me trajese una botella de vino, una ‘top’, y me ha contestado que sin problema”, bromeaba Jose Mourinho en su rueda de prensa acerca del debut de Ruben-Loftus Cheek, a quien ha hecho debutar, como semanas antes hizo con otros jóvenes como Solanke, Swift, Baker y Christensen.

El Sporting resiste un cuarto de hora

El Sporting de Portugal saltó al ring con la intención de competir y de sumar el punto que necesitaba para clasificarse matemáticamente a los octavos de final. Sin embargo, su actuación dejó bastante que desear ante un Chelsea con una actitud impecable. Exactamente 15 minutos fue el tiempo que permaneció el Sporting de Marco Silva sobre el ring. Un cuarto de hora tardó en encajar un 2-0 (primero Cesc y luego Schürrle) que dejaba a los portugueses prácticamente noqueados y con una única esperanza: estar pendientes de cómo se desarrollaba el otro partido del grupo en Eslovenia. El Sporting necesitaba recibir buenas noticias, buenas noticias que en este caso se traducirían como un pinchazo del Schalke 04. Pinchazo que nunca se produjo.

A Mou no le desagrada Paris

Como suele ser habitual en esta sexta jornada de la fase de grupos en cualquier parte del continente -y cuando me refiero a cualquier parte del continente es que no hay excepción posible-, le preguntaron a Mourinho tras el encuentro sobre sus preferencias de cara al sorteo del próximo lunes y sobre los rivales más potentes que quedan en el camino hacia la final de Berlin. Mou compartió con los periodistas presentes en la sala de prensa su idea acerca de un posible cruce con el PSG: es quizás su preferencia, debido a que se trataría de un viaje corto y asequible para el equipo y especialmente para los aficionados del Chelsea. Además, aprovechó para explicar que “quedan tiburones en el océano” en referencia a lo que resta por delante en esta Champions League 2014/15.

FIL CHELSEA SPORTING 009

Filipe Luis fue titular contra el Sporting (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*