Raúl Jiménez evita una jornada histórica

Astana Arena Foto: Oliver W

Dentro de lo exótico que supone la participación del Astana en la fase de grupos de la Champions, la particularidad horaria de los choques disputados en Kazajistán ha provocado que la actuación de los pupilos de Stoilov en la máxima competición no haya pasado desapercibida. Más allá de los buenos resultados cosechados como local en su inexpugnable fortín, parte de la atención sobre los kazajos reside en haber inaugurado tres fechas de Champions. El partido en Kazajistán, a priori menos llamativo que muchos otros en términos estrictamente futbolísticos, se ha convertido en un aperitivo de lujo para amenizar las horas previas al grueso de la jornada. Esta tarde su afición se despidió de la máxima competición europea con un duelo muy entretenido en el que el Astana compitió a buen nivel y se quedó cerca de hacer historia. Pero el combinado kazajo no pudo sumar los tres puntos ante el Benfica a pesar de ponerse 2-0 por delante en el marcador y cierra su primera participación en Champions con tres empates en casa.

El equipo kazajo tuvo las ideas muy claras y se mostró más efectivo que en fechas anteriores. A su habitual orden defensivo basado en un notable trabajo colectivo se sumó el buen rendimiento de sus tres atacantes africanos. Foxi Kéthevoama, Kabananga y Twumasi castigaron a la zaga encarnada con su velocidad, pues no solo colaboraban en defensa sino que también se desplegaban con suma rapidez siempre que el Astana recuperaba el balón. Avisó Twumasi con una aparición por sorpresa en el segundo palo y poco después abrió la lata el ghanés al cabecear al fondo de la red un centro soberbio de Kabananga por el perfil izquierdo. En el minuto 31′, Foxi sirvió una falta que se envenenó al desviarla Anicic ligeramente con la espalda y se coló en el arco portugués. El 2-0, producto de la efectividad local, también respondía a la mejor fase de fútbol de la entidad kazaja en todo el campeonato.

Benfica vs FC Astana - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales.

Sorprendió Rui Vitoria con la incorporación de Renato Sanches en el once inicial del cuadro lisboeta, en lo que suponía la primera titularidad con el equipo benfiquista para este centrocampista de 18 años. En un choque que exigía creatividad y fluidez con la pelota en campo contrario, el técnico luso introdujo a uno de los mejores talentos de la cantera benfiquista en detrimento de André Almeida, un futbolista de mayor rigor defensivo pero con menos imaginación para batir las sólidas líneas kazajas. Sin embargo, el Benfica quedó algo expuesto después de cada pérdida de balón, aspecto que penalizó con acierto el Astana. Dejó varios detalles de calidad Sanches, especialmente dinámico gracias a la protección de Samaris, mediocentro encargado de iniciar las jugadas desde atrás que buscó a menudo las incorporaciones de Silvio por el flanco derecho. Pero asimismo el Astana sorprendió con frecuencia a la espalda del lateral diestro lisboeta. Por otra parte, la mayoría de aproximaciones portuguesas llegaron en acciones individuales de Pizzi contra el mundo o en disparos lejanos que no entrañaron gran peligro.

Renato Sanches Portugal Inglaterra sub-17 Europeo Eduardo Ferrer
Renato Sanches, internacional en categorías inferiores con Portugal, fue titular en Astana. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Pero el Benfica nunca se fue del partido, incluso cuando más apretó el Astana. Capeó el temporal en los momentos más duros y golpeó justo antes del descanso, cuando Jonas puso un centro perfecto desde la banda derecha para que Raúl Jiménez cabeceara con violencia al fondo de la red. La diana reforzó la confianza del Benfica de cara al segundo tiempo, mucho más igualado. Poco a poco al Astana se le fue agotando la gasolina y los portugueses ganaron metros. Arriesgó Rui Vitoria introduciendo a Talisca en el doble pivote junto a Sanches (notable partido en cuanto a personalidad, criterio y constancia) y el Benfica buscó los desmarques de Guedes a la espalda de la defensa. No obstante, el gol del empate llegó por el flanco opuesto. Otra vez por la banda derecha, en esta ocasión se incorporó André Almeida para centrar y habilitar a Raúl Jiménez, que encontró la red de nuevo con la colaboración del poste derecho de Eric. El 2-2, además, ejemplifica cómo se apagó la figura de Foxi, incapaz de seguir la internada del lateral, que centró con todo el tiempo del mundo. A medida que corría el cronómetro las ayudas defensivas tardaban más en llegar. Mandó el Benfica en el tramo final, pero no culminó la remontada.

El resultado permite a los portugueses afrontar la última fecha en el Estadio Da Luz con ventaja respecto al Atlético de Madrid, pues otro empate los clasificaría como primeros de grupo por delante de los colchoneros. Después de un largo viaje, siete bajas y un 2-0 en contra, no es un mal balance para el Benfica, que además recupera el olfato goleador de un Raúl Jiménez que no anotaba con el club portugués desde finales de agosto.

Foto de portada: Oliver W.

Related posts

Deja un comentario

*