Una secuela más de Toni y Luka en Champions League

Marcelo and Toni Kroos of Real Madrid celebrate 1-0 during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid
Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934
31/10/2015

En la noche de ayer en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid firmó un estreno en la fase de eliminatorias que fue portentoso pero no singular, pues fue de tipología similar al encuentro que ha disputado tantas veces en los últimos años. Concretamente, desde el día de agosto de 2014 en el que decidió juntar a Toni Kroos con Luka Modric, conformando así una pareja de centrocampistas jerárquicos que les regala un dominio casi sistemático en Champions League, competición en la que el impacto de verles manejando los tiempos con esa única serenidad se amplifica exponencialmente. Toni, Luka y una serie de acompañantes de lujo firmaron ese partido que tienen en las piernas cuando se juntan, se concentran y juegan sabiéndose campeones de Europa, dejando a ese equipazo que es el Napoli de Sarri en algo muy pequeño.

Real Madrid 3 (Benzema 18′, Kroos 49′, Casemiro 54′)
Nápoles 1 (Insigne 8′)

Benfica vs Napoli - Champions League - Football tactics and formations

El conjunto de Zinedine Zidane expuso esa versión que mezcla un pausado ataque posicional con una agresiva presión tras pérdida que a buen seguro sorprendió a los de Sarri, pues de los dos casi el equipo de ritmo más alto pareció el blanco. La pareja de centrocampistas rubios impusieron su asociativo fútbol control, superaron la presión napolitana y desplegaron al conjunto blanco en campo contrario, que esta vez contaba con Cristiano y James abiertos como hacía tiempo que no se recordaba. Una vez allí, con su bloque organizado para atacar en ataque posicional, el encargado de vertebrar a todas las piezas, activar a los extremos y poner de cara a los centrocampistas fue un gigantesco Karim Benzema, probablemente el MVP de la noche. Esa singular sensibilidad y precisión técnica para moverse entre líneas, jugar de espaldas y darle fluidez a los ataques blancos fue la mecha que potenció que todo lo demás rodara con suma armonía. Después, cuando el balón se perdía, el Real se aprovechaba de la colocación que le otorgaba la calidad de la posesión para, con suma disciplina de todas sus piezas, ahogar al equipo italiano en salida.

El primer susto lo dio el Napoli aprovechándose de la laguna que ocurría cuando Casemiro abandonaba su posición para ir a presionar a campo contrario: como Kroos y Modric estaban lanzados cerca de la frontal (rara vez se recuerda a ambos con tantas situaciones de tiro como últimamente), no había sostén para proteger la posición y hubo cierto desentendimiento entre Varane y Ramos, situación que un virtuoso Diawara (partido de muchísima entidad del centrocampista guineano) y los dinámicos atacantes napolitanos aprovecharon cuando se les permitió. Lorenzo Insigne dejó una genialidad propia del talento que atesora en un gol del que se debatirá la responsabilidad de Keylor Navas: pese a que su colocación podía ser mejor, lo más achacable es que una vez más esta temporada el Real Madrid no contó con ninguna bola extra; la primera clara fue para dentro.

Lorenzo Insigne. Foto: Focus Images Ltd.
Insigne adelantó al Napoles. Foto: Focus Images Ltd.

Los 20 minutos siguientes fueron de una autoridad impactante: ni durante un instante se percibió un atisbo de duda en la mente de los futbolistas blancos. Se pusieron manos a la obra, enderezaron la situación, giraron al Napoles y tardaron escasos 10 minutos en igualar la contienda. Llamó la atención en la actuación merengue cómo esta vez no dieron un centro de más: pese a que laterales y extremos recibían en situaciones de 1 vs 1 con continuidad y la tentación, conociendo los antecedentes, estaba ahí, probablemente lo más inteligente no fuera tratar de imponerse a Koulibaly – Albiol a base de balones laterales y eso, al contrario que tantas veces en encuentros recientes, el conjunto blanco lo interpretó con mucha madurez. Sólo en situaciones de ventaja y más en balones mordidos al espacio que en centros al uso, el Real se aprovechó de su exquisita calidad en estas lides (especialmente la de James) para explotarlo.

Quien también firmó uno de sus encuentros de la temporada, todos ellos llamativamente en las noches de más trascendencia, fue un Cristiano Ronaldo que partió más abierto que nunca. Curiosamente y pese a lo que su evolución hacia un futbolista más centrado en el remate que otra cosa puede sugerir, fue en un día en el que no vio puerta cuando más cosas nos enseñó. Vimos una versión enormemente altruista del 7 blanco, con una finura a la hora de encontrar a sus compañeros en situaciones de ventaja casi desconocida. Todo lo que su físico le ha quitado lo compensó ayer Ronaldo moviéndose y participando con un lucidísimo entendimiento del juego. En la noche en la que Luka, Toni y Karim recogieron un 0-1 en contra en plena Champions League y lo transformaron en 80 minutos de casi monólogo blanco, Cristiano Ronaldo lo aprovechó para gritarnos que sigue vivito y coleando, que futbolistas de su talento siempre guardan ases en la manga.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Lo de Karim y CR fue fantastico. Vamos a ver la vuelta, con espacios y Gareth Bale(si es que llega,creo que si) habra destrozo seguro.

El partido que hizo el Madrid ayer fue un autentico escandalo. No recordaba al Madrid arrasar asi a un rivale en juegodesde los cuartos de final de la 2014-15 vs Atletico.
1. Capacidad soberbia para sacar el balon jugado mediante pase a jugador en banda/pase largo al centrocampista libre.
2. Juego posicional fantastico sin una conduccion de mas. Benzema y James imperiales.
3. Brutal capacidad de sacrificio para presionar e ir a todos los lances a recuperar el balon.

Tambien hubo algun punto negro, algun despiste.. Pero el partido era para ganar 5-1

Aunque adoro a Luka Modric, no me pareció que ayer fuera el mejor con Kroos. Me parece que Casemiro (que me enamora menos que el croata, como es normal) fue el mejor del partido. Benzema muy bien, lo cual le retrata una vez más. El talento nadie se lo discute. Pero cuando quiere también sabe correr y presionar. Por que no lo hace todos los días?

Deja un comentario

*