El Madrid de Ancelotti sigue progresando

(Foto: Focus Images Ltd)

Tanto Madrid como Copenhague salieron al campo con onces muy parecidos a los que se verían en noches de gala. Unos, los locales, no podían desaprovechar la oportunidad de medirse ante un equipo de la élite más absoluta, de competir en una noche histórica delante de su gente contra algunos de los mejores jugadores del mundo. Quién sabe cuándo volverán a tener la ocasión de hacerlo. Además, una victoria daría a los daneses la tercera plaza de grupo y el pase a la Europa League. El Madrid, por otro lado, también se tomó en serio el partido y lo afrontó como una ocasión para seguir evolucionando, seguir avanzando en la nueva idea de juego. No vimos, contra todo pronóstico, ni un solo minuto a Jesé y Morata, algo que dice mucho de la seriedad con la que el entrenador italiano afrontó el encuentro. Fue mejor partido de lo que se esperaba, pese a que por momentos se notó algo de falta de tensión competitiva.

(Foto: Focus Images Ltd)
(Foto: Focus Images Ltd)

El partido era un buen examen para que el Madrid ponga a prueba la idea de fútbol posicional de Ancelotti: rival encerrado atrás, dos líneas de cuatro muy claras, atacando con pocos hombres… Solbakken lo había dejado claro en la previa: no quería bajo ningún concepto que el Real pudiera correr a la contra. Y lo cierto es que apenas lo hizo. Los blancos tuvieron que fabricar el fútbol desde atrás para llegar a la meta de Wiland, sin metros regalados. Liderados por un Modric absolutamente protagonista en la base de la jugada, que culminó su buen partido con un golazo espectacular, el Madrid consiguió generar varias ocasiones. En ese escenario, sin espacios entre defensas y mediocentros daneses, tanto Benzema como Cristiano tenían que tirar apoyos, ofrecerse, bajar a buscar el balón ante la falta de espacios. Lo cierto es que el portugués pudo marcar varios goles por su pura individualidad, por jugadas en la frontal que él convierte en ocasiones. Marcó uno y superó el récord de goles en una fase previa de la Champions: 9. Isco, algo inconstante, no consiguió imponerse en la mediapunta y a Bale se le vio todavía algo convaleciente de su resfriado. Merece también mención el buen partido de Nacho, que sin hacer demasiado ruido compite bien siempre que le toca jugar. El proyecto de Ancelotti sigue progresando.

ACCEDE AL RESTO DE POSPARTIDOS DEL DÍA HACIENDO CLICK SOBRE LOS PARTIDOS:

Related posts

3 comments

Que haya jugado Cristiano, conste que un fenómeno, y no lo hayan hecho Jesé y Morata dice muy poco de Ancelotti como entrenador. Si yo fuera ellos, este tipo de partidos te indica que el único camino es el de salida. Si ya no juegas ni el día que el equipo no lucha por tres puntos clave o una clasificación europea…

Hay que tener en cuenta que Cristiano llevaba 20 días sin jugar y muchos jugadores del once titular casi 2 semanas, gracias a este inexplicable parón. Veo normal que jugara Cristiano para que coja ritmo después de ese parón, ya que este fin de semana tienen un partido duro en campo de Osasuna.

Querían que batiese el récord y para ello le quitan la oportunidad a dos canteranos. Nada nuevo en el Madrid…

Encima ponen a todos los buenos para que si tienen algún problema físico (en ese campo no sería de extrañar), sean los titulares los que se resientan.

Pero bueno, supongo que tras la mala imagen del partido de copa, necesitaban una buena victoria para compensarlo.

Deja un comentario

*