Reforzados y devaluados

robben

El partido más importante del año 2013 en el mundo de fútbol proclamó campeón de Europa al Bayern Munich y situó al Borussia Dortmund a las puertas del éxito. Eso en lo colectivo. En el apartado individual, Wembley también deja vencedores y vencidos. Rendir mejor o peor en una final de la Champions League no es una cuestión accesoria.

Javi Martínez. Cuando alguien hace frente a tu cláusula de rescisión y cuando tu fichaje por el Bayern se convierte en uno de los tres principales culebrones del verano, las expectativas se disparan. Eso le ocurrió a Javi Martínez, obligado a exhibir un nivel altísimo para justificar, si es que era necesario, el precio que pagó el club bávaro por él.

(Foto: talalous)
(Foto: talalous)

Y los inicios de Javi en Munich no fueron los más sencillos: necesitó varias semanas de adaptación al Bayern (más de las esperadas) y escuchó las críticas de ciertos sectores de la prensa alemana que se referían a él, con sorna, como “el jugador de los 40 millones de euros”. Jupp Heynckes y su cuerpo técnico ayudaron a que soportase lo mejor posible aquella presión inicial y consiguieron, finalmente, que Martínez se desenvolviese con absoluta soltura en la segunda mitad de la temporada. Comenzó a la sombra de Schweinsteiger y ha terminado, por momentos, eclipsando a Bastian. Solo Pep Guardiola sabe en qué demarcación utilizará al navarro: ¿central o centrocampista? He ahí la duda.

Mats Hummels. Si Javi Martínez es uno de los futbolistas -quizás junto a Lewandowski- que más reforzado sale de esta edición de la Champions, Mats Hummels es uno que sale bastante malparado. Falló gravemente en Donetsk, fue reincidente en lo que a errores graves se refiere en la ida ante el Real Madrid y tampoco firmó una buena noche en Wembley. Los errores puntuales de Hummels cada vez son menos circunstanciales y más cotidianos. Mal asunto para un defensa central.

Arjen Robben. Por fin marcó, por fin decidió y por fin ganó una final. Había fallado ante Iker Casillas en Sudáfrica y había fallado sendos penaltis el curso pasado en la final de la Champions ante el Chelsea y en el Dortmund-Bayern que decidía la liga. Está cerca Robben de la treintena y acaba contrato dentro de un par de años, por lo que el Bayern debe decidir si amplía su contrato o si le traspasa este verano por una buena suma de dinero. Sigo creyendo que Pep Guardiola optará por lo segundo. Hoy el Bayern puede obtener más por la venta del holandés que hace una semana.

Dante Bonfim. En Mönchengladbach era un central irregular, que con cierta frecuencia cometía errores graves. Fichó por el Bayern y Dante cambió: esos errores se volvieron menos habituales. Hasta que en los dos últimos partidos Dante Bonfim ha vuelto a las andadas: error grotesco en la intrascendente última jornada del Bundesliga y, más trascendente, una patada a destiempo a Marco Reus en el área. Suerte tuvo de que Rizzoli no le enseñase la segunda tarjeta amarilla. Es una jugada y una actuación que no se corresponden con lo que estaba siendo la temporada del central brasileño, pero que vuelve a dejar en el aire una incógnita por despejar: ¿buscará otro central en el mercado Guardiola o será titular Dante?

Por cierto, que su ausencia en la final, las semifinales y los cuartos de final no nos haga olvidar el jugadorazo que es Toni Kroos.

Related posts

1 comments

Muy bien comentado a Toni Kross, yo añadiría otra cosa, si Toni Kross no se hubiera lesionado, no olvidemos que Robben no habría jugado como titular (seguramente), por lo que probablemente, el fútbol no habría podido regalarle a Robben este partidazo que tanto se merecia.

Deja un comentario

*