Rode se alza como recurso

Guardiola Bayern - Thomas Rodenbücher

En algunos encuentros de las últimas jornadas de Champions League la competición se desnaturaliza. Fruto de que los equipos que ya han hecho sus deberes no se juegan nada, la tensión desaparece, la emoción se atenúa y esa competitividad infernal que caracteriza y nos hace suspirar por esta competición se pervierte. Pasó en el Allianz en un encuentro en que el Bayern ganó pese a que no se jugase nada, pero fue de ese tipo de partidos que obligan a los cronistas a ser especialmente creativos para resumir de forma atractiva lo que sucede durante los 90 minutos. El guión fue básicamente el esperado: el CSKA se atrincheró atrás y al Bayern (hoy sí, con centrocampistas) se dedicó a circular el balón hasta que sus atacantes encontraran ventajas donde poder percutir. Había esperanza de que el equipo ruso (que, a toro pasado, se hubiera clasificado con una victoria en Alemania) llegara con posibilidades al final del partido y nos transportara a uno de esos finales épicos donde todo puede pasar. Pero pronto Natcho cometió un penalti sobre Ribéry y echó hielo a cualquier tensión competitiva que pudiéramos proyectar. Müller lo convirtió y se convirtió en el jugador del Bayern con más goles en la historia de la Champions League. No volvió loco el gol a los moscovitas, que siguió con su plan inicial pese a que las circunstancias cambiaran y no fue hasta alrededor del minuto 70 cuando dieron ese paso adelante que el Bayern castigó con frialdad hasta irse al túnel con un insípido 3-0.

 

FC Bayern - Football tactics and formations
La novedosa formación bávara. Foto:sharemytactics

Quizá lo más interesante en una visión largoplacista del encuentro (será difícil guardar hueco en nuestra memoria para este partido) fuera la posición de Sebastian Rode como lateral derecho. El ex del Eintracht, que cada vez está entrando más en los planes de Guardiola, se está alzando como uno de esos jugadores cumplidores para retos concretos que tanto gustan al catalán. Se defendió bien, fue incisivo, asociativamente no desentonó en un partido de tanta posesión de balón… Seguro que Pep tomó nota. Un Pep que también sorprendió dando la titularidad a Gianluca Gaudino, el canterano que desde septiembre había estado casi inédito, y lo cierto es que estuvo bastante apagado, demostrando que tiene que crecer sobre todo físicamente para desarrollarse como jugador. Entre Schweinsteiger y Hojbjerg ocuparon la posición de Xabi Alonso y lo cierto es que quedó claro de forma meridiana la diferencia en el juego alemán cuando falta el mediocentro español. La salida de balón se divide: Dante y un Boateng (ojo con los dotes con el balón del ex del City) adquieren más protagonismo y, en definitiva, esa autoridad en la gestión se diversifica. Aprovechó Pep para dar minutos a centrocampistas que no son tan habituales y esa motivación por demostrar encendió ligeramente la cerilla de un encuentro que, francamente, olía a chamusquina. Pudo sacar alguna conclusión productiva, sumar a otra victoria e “irse a octavos con la seguridad de que han sido mejores a todos sus rivales” en esta fase de UCL. Ahora viene lo gordo.

Foto de portada: Thomas Rotenbücher

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*