El Liverpool regresa a una final de la Champions once años después

Georginio Wijnaldum of Liverpool scores his team's 2nd goal to make it 2-1 during the UEFA Champions League Semi-Final match at the Stadio Olimpico, Rome
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
02/05/2018

Jürgen Klopp lo volvió a hacer. Cinco años después de clasificar al Borussia Dortmund para la final de la Champions, el técnico alemán repetirá en el partido más relevante de la temporada en el fútbol europeo. Como ocurrió ya en Alemania, el entrenador de Stuttgart convirtió a un equipo plagado de futbolistas enérgicos pero inexpertos en las citas de máximo calibre en un equipo vistoso, atractivo, que impone un ritmo frenético que abruma a sus adversarios. Klopp ha transformado al Liverpool en una máquina de contragolpear y ha mejorado el caché de todos los futbolistas de su once titular, once soldados que son mucho mejores cuando juegan juntos que cuando se les analiza a título individual. Rescataba Álvaro de Grado una frase que soltó Klopp en su presentación en sociedad ante el Liverpool, cuando agarró las riendas del equipo en octubre de 2015: “Tenemos que cambiar a los incrédulos por creyentes“. La fe, a medio plazo, ha dado sus frutos. Todos siguen al profeta Jürgen, cuyas instrucciones son sinónimo de éxito desde que aterrizó en Anfield. Su carisma ha contagiado alegría y ha revitalizado una entidad sedienta de títulos. La Copa de la Liga de 2012 es el único trofeo que ha levantado el equipo red desde 2006. El próximo 26 de mayo aspirará a ganar la Champions League. El Liverpool disputará la final once años después de la derrota en Atenas ante el Milan de Ancelotti y Kaká.

Nada refleja mejor al Liverpool de esta temporada que la diferencia de contundencia exhibida en ambas áreas en la vuelta de la semifinal en Roma. El equipo italiano retó a título individual a la zaga inglesa y destapó algunas de sus carencias, que pudieron costarle algunos disgustos. Eusebio Di Francesco recuperó el 4-3-3, el esquema más utilizado esta temporada en la capital italiana, y volcó todo su juego hacia el sector izquierdo. La Roma verticalizó sus ataques, jugó de forma directa y buscó emparejar a El Shaarawy con Alexander-Arnold. El ex del Milan encaró al miembro más inexperto de la defensa del Liverpool y le sacó los colores. No le ayudaron demasiado sus compañeros, pendientes también de vigilar a Kolarov y no siempre atentos en la ayuda al canterano red. El lateral serbio dividió la atención y Alexander-Arnold fue la principal víctima del extremo internacional con Italia, particularmente fino y eléctrico en el regate. Si hasta ahora había aprobado con nota exámenes exigentes ante Brahimi o Leroy Sané, dos de las armas más afiladas de Oporto y Manchester City, ante El Shaarawy el joven adolescente nacido en Liverpool sufrió lo que se esperaba que sufriera en las rondas anteriores. Arnold lo pasó mal, pero lo rescató Sadio Mané, que transformó la primera oportunidad que generó el equipo visitante. Radja Nainggolan cometió el error que nunca perdona el Liverpool y desencadenó la tragedia: el centrocampista belga intentó un pase horizontal en su mitad de campo, con un delantero cerca en la presión, y el envío se quedó corto. Firmino recogió el regalo y asistió a Mané para rebajar el buen arranque romano. Aniquilar cualquier brizna de esperanza italiana era la primera prioridad del equipo de Klopp.

Roma 4 (Milner pp. 15′, Dzeko 52′, Nainggolan 86′, 90′)
Liverpool 2 (Mané 9′, Wijnaldum 25′)

Roma vs Liverpool - Football tactics and formations

Sin embargo, el Liverpool se topó con otro creyente. Con otro futbolista con una fe inmensa en sus posibilidades. Porque Edin Dzeko creyó. Edin Dzeko creyó que realmente era posible poner en jaque al Liverpool. Ya no soñaba tanto con la remontada, improbable por el contexto y el poderío ofensivo del equipo inglés, pero sí creyó en llevar al límite al equipo de Jürgen Klopp. El delantero bosnio había comprobado en primera persona que el bombardeo aéreo sacaba a relucir algunas de las carencias visitantes. Que toda la contundencia exhibida en el área contraria se echaba en falta en algunos sectores de la defensa. Como ante el Shakhtar o el Barcelona, o incluso en la fase de grupos contra el Chelsea, Edin Dzeko se echó Roma a su espalda. A su equipo y a su hinchada, que respondió al más mínimo estímulo para intentar asustar a una plantilla rival con una experiencia similar a la del equipo italiano en estas lides. Es decir, poca.

La Roma empató el partido pronto en una jugada afortunada. Un centro pasadísimo de Florenzi se convirtió en una ocasión de gol después de un toque de El Shaarawy, que devolvió el cuero al corazón del área. El despeje de Lovren pegó en Milner y acabó en el fondo de la portería de Karius, que cuajó una primera mitad soberbia en líneas generales. El portero alemán se mostró seguro, dominó la mayoría de centros laterales que sobrevolaron el área pequeña y no se quedó a media salida. Pero no pudo hacer nada en el rebote de Milner. Tampoco el empate amedrentó al Liverpool, que pronto encontró el segundo tanto en una jugada de estrategia mal defendida por la Roma. Wijnaldum, más pillo que nadie, se anticipó a Alisson tras un despeje defectuoso del equipo italiano.

Sadio Mane of Liverpool scores his team's 1st goal to make it 1-0 during the UEFA Champions League Semi-Final match at the Stadio Olimpico, Rome Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 02/05/2018
Sadio Mané marcó el primer gol del Liverpool en Roma. Foto: Focus Images Ltd.

A falta de de cuatro goles para forzar la prórroga y con media hora por delante, la Roma buscó ganar el partido. Generó oportunidades para empatar antes del descanso, como un disparo de El Shaarawy desde la frontal que se envenenó con un toque de Milner y terminó pegando en la madera. La insistencia de El Shaarawy obligó a Firmino a cerrar en algunas jugadas cerca de la banda derecha, con Salah descolgado arriba. Esta medida la usó Klopp ya en el partido contra el Manchester City (Salah en punta, Firmino en la izquierda y Mané en la derecha entonces) para aprovechar el trabajo defensivo de sus piezas exteriores y acercar a Salah a la portería contraria. Sin embargo, el Liverpool no salió demasiado a menudo al contragolpe. La Roma hundió el bloque defensivo inglés, que replegó cerca de Karius, y merodeó el área sin acabar de perforar el arco del guardameta alemán. Dzeko se hartó de participar, mejoró cada jugada con toques brillantes de espaldas, pero faltó un complemento que rellenara la zona de remate e intimidara cuando el bosnio caía a banda. Patrik Schick dejó destellos de su clase fuera del área, pero demostró que todavía le falta instinto asesino cerca de la meta contraria. El Liverpool solo salió a partir de algunos despejes mal orientados de los defensas locales o a través de las conducciones de Robertson, profundo desde el lateral izquierdo.

Roma vs Liverpool - Football tactics and formations

Dzeko empató el partido poco después del descanso, tras un gran movimiento de El Shaarawy a la espalda de Arnold, y Di Francesco dio el toque de corneta con la entrada de Ünder por Pellegrini. El extremo turco se pegó a la banda derecha, Schick se acercó a Dzeko y el centro del campo de la Roma se partió. El equipo italiano multiplicó el acoso al área inglesa y el Liverpool ajustó su defensa abriendo a Wijnaldum a la derecha y retrasando un poco más a Mané en el flanco opuesto. Así mantenía a ocho piezas por detrás del balón y descolgaba a Salah y Firmino para que intentaran cazar alguna oportunidad a la contra que enterrara de una vez por todas la fe giallorossa. Al Liverpool se le acabó el combustible para mantener los esfuerzos ofensivos y los largos recorridos de sus atacantes y se aferró al poderío aéreo de Van Dijk, inmenso a la hora de repeler el asedio romano. La Roma generó varias ocasiones de gol muy claras para anotar el 3-2 antes del minuto 70, pero le faltó puntería. La entrada de Gonalons por De Rossi y la obligada salida de El Shaarawy, exhausto, rebajaron la intensidad y sobre todo la clarividencia de los ataques italianos.

El Liverpool, mermado por las lesiones que limitan el margen de maniobra a partir de los cambios, demoró las sustituciones. Klopp pospuso el mensaje que supone dar entrada a Klavan para defender el área hasta el 83′, cuando el estonio reemplazó a Mané. Y justo entonces llegó un zapatazo de primeras de Nainggolan que terminó en el fondo de la red. El penúltimo aliento de la Roma, que marcó el 4-2 de penalty en el descuento. No le dio tiempo a generar una última ocasión que pudiera llevar la eliminatoria a la prórroga. Fue una semifinal prácticamente de otra época, con siete goles en la ida y otros seis en la vuelta, repleta de dianas en los minutos finales. La Roma cayó con la cabeza alta, orgullosa, tras la reacción de los compases finales de ambos partidos. Al Liverpool se le hicieron largos tanto el encuentro de ida como el de vuelta, quizás por la influencia del resultado, que dio por cerrado antes de tiempo en dos ocasiones, pero el equipo red volverá a disputar una final de la Copa de Europa. La espera duró once años y terminará en Kiev con la reedición de la final de 1981 ante el Real Madrid. Con Jürgen Klopp al mando, fe en sus posibilidades de ganar su sexta Champions no les faltará.

Liverpool manager Jurgen Klopp applauds his team's supporters following the UEFA Champions League Semi-Final match at the Stadio Olimpico, Rome Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 02/05/2018
Jürgen Klopp vivirá su segunda final de la Champions en cinco años. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

18 comments

Ya mejor denle la copa al Madrid, este Liverpool da un miedo terrible en defensa, Klopp cometio un error gravisimo dejando a Arnold todo el segundo tiempo su banda fue una coladera el 2 y3 er gol fueron de su responsabilidad directa , otro apunte he leido a muchos quejandose(Monchi incluido) que de haber marcado los penaltis la Roma remontaba,pero se les olvida que aun marcandodolos Roma todavia necesitaba meter otros 3 goles o 2 para mandar el tiempo extra y que les hace pensar que al verse en ese embrollo Liverpool no se decidiria a atacar y meterles otros tantos, ya que no olvidemos que Roma ganó porque Liverpool quizo ,ya que los del puerto dejaron de atacar o resolvian de manera muy displicente sus contados embates al arco rival de haber querido los reds volvian a golear es algo que me molesto muchisimo de Klopp ya que teniendo todo para liquidar al tipo parece que le encanta sufrir y se complica solo

Por cierto tambien hubo un par de recargones sobre Mane por parte de Manolas que bien pudieron haberse marcado como penal y nadie dice nada, esos italianos salieron muy llorones

Si llega a pitar el de la mano (que además era expulsión) la Roma ten por seguro que remontaba la eliminatoria. El Liverpool fue ayer maltratado en defensa, por eso no se fue al ataque, porque si lo llega a hacer le caen 7.

Se supone que en 20 días Clyne estará ya con ritmo y jugará de titular, también estará Can, que ayuda mucho en defensa.

Esto va en respuesta a Janfranc.
Primera y última lección que debes saber sobre el fútbol, que parece no te has dado cuenta. El futbol no son matemáticas.
No porque el Numancia gane al Barça es campeón de Champions.
No porque no se pite un penalti en el 12, que damos encima por hecho que hubiera sido marcado con un 100% de probabilidades, van a caer todos los goles que cayeron.
Existen miles de factores antes y después de un gol. Pero miles.
Y además, el Liverpool fue mejor en 170 minutos. Encajo 4 goles en los últimos 5 de cada partido simple y llanamente por relajación.

Como aficionado neutral espero que gane el Liverpool, no estaria mal un bano de humildad para los Ronceros, Duros, Pedreroles, etc.

La verdad es que la defensa del Liverpool genera bastantes dudas, no hay partido que no tengan alguna fase de desconexión, Arnold es muy malo, Lovren es un tiro al aire y Van Dijk que quieres que te diga, me parece que hay 30 centrales mejores que él. Aun así, la defensa del Madrid este año está a un nivel parecido así que la final perfectamente puede acabar 4-3 o 5-4. Nos espera un bonito partido aunque veo bastante superior al Madrid.

Umtiti, Pique, Ramos, Varane, Godin, Giménez, Lucas, Chiellini, Koulibaly, Otamendi, Vertonghen, Kompany, Hummels, Boateng, Bonucci, Rudiger, Christensen, Benatia, Bailly, Marquinhos, Skriniar, Caldara, Íñigo, Laporte, Azpilicueta, De Vrij, Manolas, Miranda, Nacho, Murillo, De Ligt, Yerai, Upamecano, Sule, Sokratis, Thiago Silva, Alderweireld…
No sé,sigo?

Es innegable que en defensa sigue siendo un equipo bastante flojo, aunque ha mejorado esta 2ª mitad de temporada. Matip y Clyne serían titulares y la mejorarían. Arnold está lejos de ser malo, lo que tiene son 19 años y además lateral ofensivo, es muy evidente que sufre mucho (sobre todo tácticamente) pero en un par de años será el titular salvo desgracia. Lovren es capaz de ganarte bastantes duelos y cometer errores infantiles en el mismo partido. Van Dijk es un bastión Top 10-15 minimo, y la temporada de Robertson es simplemente increíble, también defensivamente. Y Karius es bueno pero quizá arriesga demasiado. Dicho lo cuál tiene bastante mérito haber llegado hasta aquí aguantando al Man City como lo hizo.

Mucho Fanboy de 12 años de Van Dijk, ¿Qué pasa que en el FIFA es una máquina y no os meten goles los amiguitos de internet? Yo no digo que sea malo, digo que no es el central top 5 top 10 que vendéis algunos y menos por el precio que se pagó por él. Por el mismo precio se podrían haber fichado dos centrales de un nivel similar.

No sé qué te has fumado pero debe ser algo que te ha hecho mucho mal. de esos 30 que dices habrá entre 5-8 QUIZÁS mejores.
Madre mía es que aún repaso los nombres y poco más y metes a Cristiano Ronaldo como mejor central que él. Por dios santo menuda jugada acabas de marcarte. vaya ida de olla.

Lo mejor para el Liverpool es que la final son 90 minutos y comienza con 0-0, así que podrán plantearla como un partido de ida (13 goles en esos 3 partidos). Además su “fase de frenesí” puede ser más definitiva al haber menos tiempo en juego para remontar, y el jugar sin miedo ante el Real Madrid es la única forma de plantarle cara. Ya sabemos como va a afrontar el Liverpool la final: mismo 11, presión muy alta y transiciones muy rápidas. Por lo que el partido depende de como lo plantee el Real Madrid, o sea una auténtica incógnita, aunque supongo que al menos sí que contarán con la mayor parte de la posesión, pero las 2(o 3??) piezas ofensivas que acompañen a CR7 no estén nada claras.

Por cierto que bueno es Dzeko… menos mal que a este no lo ha podido vender Monchi, que si le dejas te vende medio equipo para hacer caja. A puntito estuvo…

Simplemente porque uno ha acabado mejor que otro. Ni uno fue tan malo antes como para tener que salir del City, ni ahora tan bueno por como ha acabado, ni el otro antes era messi como ahora tampoco es cojo. Hay que tener un poco de perspectiva, y eso se hace mirando las cosas en su justa medida y en varias temporadas.

Deja un comentario

*