Rosenberg, en una noche histórica en Malmö

Malmo 2  RG1033

Malmö, la tercera ciudad más grande de Suecia, está de celebración. El Malmö FF consiguió su primer triunfo en la Champions League. Noche histórica para el conjunto escandinavo, pues derrotó (2-0) a un flojo Olympiacos. Con el título de Liga (casi) en el bolsillo, los nórdicos demuestran que están entre los mejores para pelear por cosas importantes. De hecho, el Swedbank Stadion no es ni será territorio fácil para cualquier visitante.

Red Bull Salzburgo (3-0) y Sparta Praga (2-0) ya cayeron derrotados en las respectivas previas antes de esta fase de grupos. En esta ocasión, fue Olympiacos quien mordió el polvo.

Malmo 1  RG1033

El Malmö quiere hacer de su estadio un fortín en Europa. Foto: RG1033

El choque arrancó con fuerza y con un equipo, el del Pireo, que quería dejar atrás las malas sensaciones que mostró el fin de semana cuando perdieron contra Atromitos (1-0). Patjim Kasami, Luka Milivojevic y Giannis Maniatis tuvieron tres ocasiones más o menos claras en los primeros veinte minutos de encuentro. Emergió la figura del cancerbero danés del Malmö, Robin Olsen. A sus 24 años, Olsen ya es uno de los activos más importantes de su equipo. Olympiacos fue de más de menos y toda la fuerza que demostró el lateral galo Arthur Masuaku subiendo su banda izquierda les faltó a los centrales (Botía y Abidal), cuya falta de contundencia resultó alarmante.

Así llegó el 1-0. En una jugada muy nórdica -pelotazo del portero y prolongación de cabeza del segundo punta- Markus Rosenberg aprovechó una indecisión entre Botía y el portero Roberto. Al filo del descanso, el Malmö inauguraba el marcador.

La reanudación arrancó con los griegos apretando arriba. Afellay, Mitroglou y la entrada de Alejandro Domínguez hicieron que los de Míchel dominaran en el primer tramo de la segunda parte. Con el penalti -no pitado- sobre Maniatis se apagó un equipo que ya suma dos derrotas consecutivas. Los suecos, con el paso de los minutos y una afición que no dejaba de animar, creían en el triunfo. El ghanés Enoch Adu se hizo el gran dominador del centro del campo. El punta Isaac Thelin, demostrando buenas maneras, perdonó el segundo tanto ante Roberto y a diez minutos para el final, Rosenberg (héroe de la noche) sentenció en la enésima indecisión de los centrales y el portero.

El Malmö sueña y disfruta de su momento. Olympiacos, con muchos problemas cuando juega lejos del Karaiskakis, tendrá que reaccionar si quiere hacer algo importante en Europa.

Foto de portada: RG1033

Related posts

2 comments

Me alegro mucho por Markus, siempre fué un gran delantero, una lástima su mal paso por el WBA, parece que ha recuperado sensaciones en casa.
En cuanto al Malmö no ha notado para nada la baja de Albornoz, que era un jugador importante para ellos.
Acabe como acabe la champions sin duda estos 3 puntos les darán moral.
Y sinceramente pienso que Rosenberg aún puede dar algún añito más bueno en una liga de mayor nivel.

Deja un comentario

*