Fernandinho toca el acordeón de Pellegrini

Manuel Pellegrini Fernandinho Manchester City Focus

El Manchester City se ha clasificado matemáticamente para los Octavos de Final de la UEFA Champions League al golear por 1-3 al Sevilla FC en el Ramón Sánchez-Pizjuán. En el peor partido de su temporada, el equipo hispalense mostró una debilidad y una impotencia impropias de la máxima competición continental y fue sobrepasado por un City que goleó a partir de un buen planteamiento defensivo. La propuesta se debió, tal y como reconoció Manuel Pellegrini en zona mixta, al disgusto personal del chileno con las últimas actuaciones de su equipo; un Manchester City que no dominó con suficiencia los partidos. La correcta ejecución de ese plan defensivo, que pasaba por juntar a Fernando, Fernandinho y Yaya Touré en un 4-3-3, permitió al City contener al Sevilla y deshilacharlo con contragolpes, ya fueran efectuados o no a la carrera. La anómala endeblez de los de Unai Emery, representada especialmente por Vicente Iborra, permitió que Fernandinho se estirase y tuviese una presencia en el área rival no vista desde sus tiempos en Donetsk. El brasileño hizo de Yaya Touré con permiso del propio Yaya y completó una actuación magistral: asistencia del 0-1, gol del 0-2, varios disparos a puerta peligrosos y activación de todos los miembros del frente del ataque. El Manchester City fue tácticamente un acordeón, pues tenía el fuelle cerrado al dominar sin pelota pero lo abría cuando Fernandinho quería tocar melodías de ataque en la primera mitad. La contemporización de la segunda le dio al City el billete a Octavos y colocó al Sevilla sobre el alambre en su reaparición en la Champions League.

El equipo anduvo defensivamente muy bien. Creo que el medio campo funcionó perfectamente en el sentido de que no dejamos nunca armar el juego al Sevilla. Y tuve a los delanteros con mucha movilidad y rotación. Hicieron un gran partido. (…) Hoy tuvimos un cambio en el medio campo, donde dejamos a Fernandinho con Yaya más adelante y a Fernando más atrás en un 4-3-3 claro. Creo que eso nos dio mucho mejor posesión del balón en medio campo”

 

Manuel Pellegrini en la flash interview de beIN Sports España

Fernandinho sobre Iborra

Fernandinho fue el hombre clave del partido del Manchester City en Sevilla. Jugó como interior izquierdo en un 4-3-3 en el que Pellegrini sacrificó a Kevin De Bruyne, el atacante menos solidario defensivamente de todos los que estaban sanos (el City tiene lesionados a Agüero, Silva y Nasri). Raheem Sterling se colocó de volante izquierdo, Jesús Navas fue su homólogo diestro en su emocionante regreso al Sánchez-Pizjuán y Wilfried Bony se colocó de ariete de referencia, bien lejos de Yaya Touré. A diferencia de lo visto en el Derbi de Mánchester, en el que a Pellegrini no le gustó su equipo pese a empatar en Old Trafford (0-0), Yaya Touré no fue mediapunta. En Sevilla estuvo como interior derecho, cerca del ancla Fernando. Esta disposición pretendía minimizar la previsible iniciativa de un Sevilla que, desde hace unos años, ataca por bandas o desde dentro hacia las bandas.

Unai Emery no sorprendió con su once y repitió el visto en el Etihad Stadium salvo por Gameiro, que se perdió el partido por lesión y fue cubierto por Fernando Llorente. Pese a las dudas y a las molestias, Éver Banega fue titular y partió como mediapunta. Pero el Sevilla, queriendo recuperar su tirachinas, hacía retroceder a Banega para dirigir el centro del campo, ocupado inicialmente por dos pivotes como Grzegorz Krychowiak e Iborra. Ese movimiento de retroceso del argentino iba acompañado por otro en sentido contrario y sin pelota de Iborra, que pretendía cargar el área para abrirle a Banega una futura línea de pase o para ser protagonista en caso de que el rosarino sirviese balones largos. Krychowiak, en cambio, se ofrecía entre centrales para que estos se abriesen a banda y empujasen a Benoît Trémoulinas y a Jorge Andújar ‘Coke’ a posiciones adelantadas. El doble pivote, por tanto, se disolvía en toda salida de balón. Es un riesgo táctico asumible si el Sevilla sale bien. Pero Banega no tenía salida, los laterales podían recibir pero no avanzar y Llorente desapareció a la espalda de Fernando. Todo por el buen sistema defensivo citizen.

Planteamientos iniciales del Sevilla FC - Manchester City
Planteamientos iniciales del Sevilla FC – Manchester City. Infografía: Share My Tactics.

Pellegrini tenía todo bajo control con su nuevo esquema. Yaya Touré y Navas se echaban encima de Trémoulinas, achicando lateralmente para que el francés no encontrase a Yevhen Konoplyanka. Fernandinho y Sterling, mucho más solidario que De Bruyne hace 2 semanas, vigilaban de cerca a Coke y a Víctor Machín ‘Vitolo’ y se echaban encima de ambos. Bony daba pasos atrás para entorpecerle la salida a Krychowiak y Fernando vigilaba a Iborra y a un Banega sin socios por la nula presencia de Llorente entre líneas, quien no pudo ejercer de Gameiro al ser un tipo de delantero diferente al francés. Banega quedó neutralizado y el Manchester City robaba balones o aprovechaba malos pases de unos sevillistas que creían en la viabilidad de sus conexiones enfervorecidos por el ambiente del Sánchez-Pizjuán. Una vez recuperaba la pelota, el Manchester City buscaba a Fernandinho porque su par, Iborra, había avanzado hacia los dominios de Fernando y de Nicolás Otamendi. El valenciano tenía que correr hacia atrás para recuperar su posición y el hecho de empezar tarde muchas jugadas defensivas le sacó muy pronto del partido.

Fernandinho conquistó su espacio. Incluso cuando Iborra llegaba a tiempo tras una intensa carrera hacia atrás, Fernandinho lo batía por la fatiga de esa carrera. Así es como asistió en el 0-1, con un frágil Iborra delante y en una jugada que inició Navas sin contragolpear deprisa. El desajuste sevillista era tan acusado con el plan de Pellegrini que el City tenía tiempo para pensar. El pase de Fernandinho dejó a Sterling en ventaja frente a Coke y el ex del Liverpool comenzó una noche de desborde continuo marcándole gol a Sergio Rico. 3 minutos después, la presión de Sterling sobre Coke fruto del citado achique lateral le permitió robar la pelota y cedérsela a un Bony que esperaba solo en el área. Remató y Rico obró el milagro, pero la pelota quedó suelta y un flamante Fernandinho, claramente escapado de Iborra, llegó al área, saltó y remató de cabeza para poner el 0-2. Era solo el minuto 10.

Fernandinho Manchester City Focus
Un gol, una asistencia y la activación de Sterling, Navas y Bony hacen de Fernandinho el MVP del partido de anoche. Foto: Focus Images Ltd.

El Sevilla amaga pero queda anulado

La trascendencia del partido en lo clasificatorio, el ambiente, el sentimiento de necesitad y el tener 80 minutos para arreglar la situación hicieron venirse arriba al Sevilla. Los de Emery amagaron con reaccionar cuando, entre los minutos 15 y 25, dejaron de salir desde atrás con Krychowiak y Banega. En esa situación crítica, el Sevilla tiró de inercia y trató de salir por los costados pese al achique citizen. En la banda derecha, el capitán Coke estaba deseoso de deshacer su error y de vengarse de Sterling. Vitolo le ayudaba a salir ofreciéndose bastante atrás, algo que ayuda al canario a ser reconocido como el mejor jugador de su equipo en un partido pobre. En una acción aislada, Coke aprovechó un despiste de Sterling y comenzó a correr por la banda. El City no se esperaba la pérdida y Fernandinho y Fernando salieron de posición para corregir algo tarde. Ese tiempo fue suficiente para que Coke llegase a la zona de Aleksandar Kolarov. Allí se apoyó en Vitolo y continuó corriendo sin balón para llegar hasta la línea de fondo, donde Yaya sirvió el empate en el Etihad hace 2 semanas. El ex de Las Palmas le devolvió la pelota al capitán y este centró ante un flojo Otamendi para que Trémoulinas, en ventaja sobre Bacary Sagna, rematase y pusiese el 1-2 a los 25 minutos. La efusividad de Coke se contagió a todo el equipo. Pero se quedó solo en algo anímico, pues el Manchester City volvió a controlar el partido sin la posesión y celebró que el Sevilla volviese a apostar por el plan A, el que pasaba por un Banega fagocitado por la “V” del medio campo de Pellegrini.

La efusividad en las filas de Emery se tornó pronto en impotencia al ver cómo el 1-2 había sido una jugada aislada. La confusión táctica propia de los movimientos en direcciones opuestas de Banega e Iborra se contagió a un Krychowiak que aparecía a ratos estorbando a Trémoulinas, invadiendo cotos en los que no tenía por qué pisar. La disolución de la medular sevillista era explícita a la media hora, algo muy chocante porque el éxito reciente del Sevilla en Europa se basó en la solidez de esa parcela. La zaga francesa, compuesta por un fichaje veraniego y un lateral izquierdo forzosamente adaptado (Adil RamiTimothée Kolodziejczak respectivamente), estaba sola en campo propio cuando el Manchester City robaba. Los laterales, desplegados de inicio buscando sin éxito a los volantes, tardaban en retroceder, como Iborra y como un Krychowiak desubicado por momentos. Así el City pudo contragolpear sin necesidad de correr. Y así llegó el 1-3 en el minuto 35, en el que Navas recorrió la banda por la que tantas alegrías le dio a la que ahora es su afición rival, centró y le dejó el balón perfecto a Bony para que marcase gol.

Wilfried Bony Raheem Sterling Manchester City Focus
Bony y Sterling, con un gol cada uno, completaron un buen partido en Sevilla. Foto: Focus Images Ltd.

La reacción de Unai Emery fue meter en el descanso a Michael Krohn-Dehli por Iborra y cambiar su discurso futbolístico: en lugar de retroceder Banega y avanzar Iborra, tanto Banega como Krohn-Dehli debían avanzar. Ya que el City le cedía explícitamente la posesión al Sevilla con su 4-3-3 defensivo, Emery quiso mandar con un centrocampista creativo como el internacional danés. Pero sus intenciones no se tradujeron en juego por una cuestión básica de defensa posicional del Manchester City: Fernando, Fernandinho y Yaya Touré replegados (pasivos) tenían superioridad numérica sobre Krohn-Dehli y Banega, quienes tenían que hacer esfuerzos por imaginar huecos entre las líneas citizens. Konoplyanka y Vitolo no se incrustaban entre Fernando y los zagueros de Pellegrini porque Sterling y Navas no lo permitían en un segundo tiempo más dedicado a contemporizar (pese a que Fernandinho pudo marcar el 1-4 al comienzo del mismo). Kolarov y Sagna redoblaban la vigilancia sobre los volantes sevillistas y Llorente estaba bien atado en corto por Otamendi y por un Vincent Kompany que volvía a la titularidad en Champions con su brazalete de capitán.

Los dos cambios restantes de Emery eran cambios “hombre por hombre” que enfurecieron a la grada del Sánchez-Pizjuán por su poca originalidad: Mariano por Coke y Ciro Immobile por Llorente. Con Mariano, Emery buscaba que un jugador fresco repitiese lo que Coke hizo en la jugada del 1-2. Con Immobile pretendía tener a un “Gameiro italiano” moviéndose a la espalda de Fernando. Pero nada resultó efectivo. El Manchester City adormeció el partido y el Sevilla, con la pelota entregada por su rival, conducía sin un destino claro. Los hombres de Pellegrini han dejado al club andaluz orientado hacia un destino: los Dieciseisavos de Final de la Europa League. El Sevilla se queda a 5 puntos de la segunda posición del grupo de la muerte cuando quedan 6 por jugarse. No depende de sí mismo: necesita ganar y que el ya clasificado Manchester City salga de Turín a finales de mes con una victoria que le convierta en primero del grupo. Solo así este funambulista Sevilla FC no caerá de la cuerda en su retorno a la UEFA Champions League.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Una muerte tempranera la de esta temporada ; como en el partido, la ilusion se ha disuelto en el mismisimo principio, pero entre el enesimo reset del proyecto , (acoples de jugadores nuevos ect), y la cascada de bajas, al Sevilla se le esta yendo todo lo que trabajo tato en 2 meses, una lastima. Y Emery ….

El Sevilla parece estar haciendo todo lo posible porque desaparezca la Europa League. Si el equipo que arrasa en dicho torneo hace este papel en Champions el cante del pobre nivel de la competición es bastante importante.

Deja un comentario

*