Sin centro del campo en Leverkusen

FIL ATHLETICO MADRID PRESSER 05

Sin Koke la vida es mucho más complicada. A los buenos se les echa de menos cuando no están y eso le ha ocurrido al Atlético de Madrid en sus dos últimos compromisos a domicilios: derrota en Vigo y derrota en Leverkusen. Es hacer fútbol-ficción valorar si el Atleti hubiese perdido frente al Celta y al Bayer con el canterano sobre el terreno de juego -probablemente sí-, pero los síntomas del mal juego rojiblanco y de por qué el equipo es superado en Alemania por el Leverkusen empiezan a trazarse a partir de la ausencia de Koke. En realidad, ausencia tanto suya como de Arda Turan en Vigo; mientras que en el BayArena uno no estaba y el otro se encontraba mermado físicamente. Sin Koke y con Arda tocado. Así llegaba el Atlético de Madrid a Leverkusen.

El Atlético de Madrid ha ganado dos de sus últimos ocho partidos a domicilio.

Diego Pablo Simeone, consciente de la sensible pérdida que supone la ausencia de Koke Resurrección en la medular, optó de inicio por poblar algo más esa zona del campo. Con el once previsto, pero con el matiz de que Antoine Griezmann se desplazaba al costado izquierdo, de forma que Saúl Ñíguez pudiese ser el interior izquierdo en un esquema con Tiago de mediocentro y Gabi de interior derecho. Los colchoneros dibujaron un 4-1-4-1 inicialmente.

atletico vs leverkusen - Football tactics and formations

Disposición táctica inicial en el Bayer Leverkusen-Atlético de Madrid (Infografía: Share My Tactics)

El Cholo alejaba así a una de sus piezas (Griezmann) de la figura de Mario Mandzukic, delantero de referencia y prácticamente una isla en la media hora inicial, el tiempo que tardó Simeone en mover las piezas del tablero: el francés centró su posición y recuperó su demarcación de segundo punta. En ese momento, cuando el Atleti había instalado su clásico 4-4-2, comenzaron los contratiempos para el equipo visitante, concentrados en apenas cinco minutos: los cambios forzados por las lesiones de Saúl y Siqueira (sustituidos por Raúl García y Gámez).

Antes y después de las sustituciones, la fragilidad del Atleti en el medio fue la misma: Tiago y Gabi superados por la intensidad del Bayer Leverkusen, la banda izquierda rojiblanca completamente inexistente en ataque y la dupla Arda-Juanfran muy alejada de su nivel habitual, más allá de un par de internadas del internacional español en el arranque del segundo tiempo. El Atleti ni tenía el balón, ni era capaz de salir a través de la velocidad de Griezmann: el contexto del partido parecía demandar por momentos más la presencia de Fernando Torres arriba que la de Mandzukic, pero el margen de maniobra de Diego Pablo Simeone estaba completamente condicionado desde el instante en el que caen dos lesionados.

Si uno revisa todo lo publicado en los días previos al partido -análisis, reportajes, entrevistas, ruedas de prensa, etc-, comprobará que tanto analistas, como miembros del Atleti (Simeone y Saúl en la comparecencia del martes) o entrevistados que conocen bien al Bayer Leverkusen (Álvaro Domínguez) señalaban como clave “superar la primera línea de presión del Leverkusen”. Esa premisa no pudo cumplirla el Atleti.

Actuaciones como la de este miércoles pueden acelerar la intención del Atlético de Madrid de reforzar la posición de mediocentro, donde Gabi continúa firmando una campaña claramente por debajo del altísimo nivel exhibido la temporada pasada. El capitán rojiblanco acumuló más de 20 pérdidas de balón durante el partido. Los mediocentros pierden un apoyo fundamental cuando no está Koke sobre el césped para recibir el balón en su banda, una línea por delante o bien bajando a recibir. Koke da oxígeno a un equipo desdibujado durante largas fases del encuentro en el BayArena. “Nos han ganado jugando intenso”, reconocía Gabi tras el partido. No contar con Koke es un problema, no disponer de la versión de Gabi del curso pasado es otro problema. Las dos cosas juntas son una mala combinación. Sin Koke, las carencias actuales de Gabi -o una mala noche de Tiago- se acusan mucho más que un día cualquiera.

Los problemas del Atlético de Madrid en la medular se manifestaron con y sin el esférico. Con el balón, por la incapacidad para generar juego, avanzar metros y acercarse al área de Bernd Leno. Sin el balón, por las dificultades para recuperarlo. En el global del encuentro, según las estadísticas facilitadas por ‘Opta’, Saúl y Raúl García no recuperaron ningún balón mientras estuvieron en el césped; Tiago robó una vez la pelota y Gabi dos. El Atleti, por tanto, ni mantenía el esférico primero, ni lo recuperaba después.

La expulsión del mediocentro portugués, con 15 minutos de juego por delante, culminó una noche para olvidar en lo que a la pareja rojiblanca de centrocampistas se refiere. Acudía el Atlético de Madrid al BayArena sin Koke y acabó jugando el partido con un mediocampo inexistente, por el mal momento que vive Gabi, por la gris imagen de Tiago, por la inoperancia de Arda o por la escasa aportación de Saúl y Raúl sobre el flanco izquierdo.

El plan del Atleti se quedó entre dos aguas: ni tenía la pelota (35% de posesión en los 90 minutos), ni había adoptado con éxito la idea de repliegue y contragolpe. No hubo apenas contraataques. Y el rigor defensivo tampoco fue el esperado: dudas en el juego aéreo, otra discreta actuación de Miranda (junto a Gabi, el jugador de la plantilla que más ha bajado con respecto al curso pasado), con un costado izquierdo en el que Simeone se vio obligado a cambiar Siqueira-Saúl por Gámez-Raúl García y con una medular absolutamente derrotada por la intensidad de Lars Bender o Gonzalo Castro en los balones divididos. Esas luchas caían casi siempre del lado germano, algo que permitía al Leverkusen iniciar muchos de sus ataques ya posicionados en campo contrario y con Bellarabi, Heung-Min Son o Calhanoglu recibiendo en tres cuartos de campo.

Una noche aciaga para el Atleti:

– Dos lesiones: Siqueira (contractura en los isquiotibiales) y Saúl (contusión en la zona costal).

– Un expulsado: Tiago.

– No podrá disputar la vuelta por acumulación de amarillas: Godín.

Koke-Atlético de Madrid-Focus

El cuerpo técnico del Atlético de Madrid confía en recuperar a Koke para el partido de liga (8 de marzo) frente al Valencia [Foto: Focus Images Ltd]

Leverkusen: con las mismas armas al Vicente Calderón

El Bayer Leverkusen viajará dentro de tres semanas a Madrid con la lección bien aprendida, con confianza y con muy poco que perder, ya que el favoritismo en esta eliminatoria era cuestión del Atlético de Madrid. El conjunto dirigido por Roger Schmidt ha demostrado ante rivales importantes (Dortmund, Bayern o Atleti) el potencial de su cuarteto ofensivo, su verticalidad y su habilidad para desequilibrar cerca del área. Bellarabi y Calhanoglu se asociaron en la acción del 1-0 y serán ellos, junto a Son, quienes representen el peligro en el Vicente Calderón. El Atlético de Madrid ha de tener mucha cautela, ya que cualquier contragolpe que concrete el Bayer delante de la portería de Miguel Ángel Moyà puede ser casi definitivo -el Atlético necesitaría tres tantos si los alemanes marcan-.

La clave para el Bayer Leverkusen, no obstante, pasará por mantener una estabilidad defensiva similar a la del partido de ida, donde sorprendió con una actuación radicalmente opuesta a las protagonizadas en las últimas jornadas de la Bundesliga. El veterano Emir Spahic completó un partido sobresaliente en el eje de la zaga, bien acompañado por Papadopoulos, mientras que Leno realizó una intervención decisiva con 0-0. Por una vez y por increíble que parezca, el Bayer Leverkusen defendió mejor que el Atlético de Madrid. Los alemanes fueron mejores en el apartado defensivo, se impusieron en la medular y, a diferencia del Atleti, sí aprovecharon su ocasión de gol. Los locales ganaron línea por línea al vigente campeón de la liga española y cuando eso ocurre un 1-0 no puede extrañar a nadie.

 

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Totalmente de acuerdo con el análisis, el Leverkusen fue mejor y eso que a Son no lo vimos mucho, como en la vuelta se enchufe también el coreano y Kissling o Drmic… aunque dudo mucho que veamos un Atleti parecido al de esta noche al equipo alemán jugar a la contra le viene de maravilla siempre y cuando su defensa raye a buen nivel. va a estar muy bonita la vuelta. Suerte para el Atleti!

Otro gran analisis. Muy flojito lo del Atletico y notable el Leverkusen en la presion. El partido de Bellarabi,tremendo.

Está claro que los colchoneros se vieron superados, con además actuaciones individuales pésimas (ese Gabi que debió ir al mundial parecía estar a mil años luz), y que las lesiones lastraron los cambios para el Cholo, pero a mi me sorprendió mucho que saliera Raúl García por Saúl, y se quedara Mario Suárez en el banquillo. El último cambio, metiendo un delantero más me sorprendió también, con lo mal que estaba Gabi y la tarjeta de Thiago.

Esa forma de cambiar el balón de pierna y a esa velocidad más el tremendo golpeo de Calhanoglu es inmenso. Jugador que si gana regularidad va a ser de los grandes en los próximos años, no hay duda. Nada nuevo, por otra parte.

Lo único bueno de este partido es el resultado… Un equipo competitivo también es esto, que en un partido pésimo pueda llevarse un resultado rremontable, y un 1-0 por supuesto que lo es. El Calderón va a rugir, que gran vuelta se nos viene encima, plena esencia de Copa de Europa, porque el Leverkusen va a dar mucha guerra.

Deja un comentario

*