Sin pisar el acelerador

Lionel Messi and Neymar of FC Barcelona celebrate the opening goal during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 (87) 258201
16/03/2016

El Barcelona no necesitó mostrar su mejor versión sobre el césped del Camp Nou para derrotar a un Arsenal con buenos propósitos pero lastrado por la carencia de pegada. Arsène Wenger planteó de tú a tú el desenlace de la eliminatoria en la Ciudad Condal, miró a los azulgranas a los ojos y los retó a un intercambio de golpes: adelantó la defensa hasta el centro del campo –la pareja formada por Koscielny y Gabriel está capacitada para defender lejos de la portería- e intentó que sus futbolistas fueran protagonistas de forma que la posibilidad de adelantarse en el marcador revirtiera en un empujón anímico sobre el cual cimentar una noche épica. Los deseos se quedaron en eso, deseos, pues a la postre no llegarían a fructificar. Enfrente, sin la necesidad de meter la quinta marcha para sellar el pase a los cuartos de final, el Barça supo manejar los tiempos en un encuentro en el que quizá concedió demasiadas facilidades defensivas a un rival de nuevo errático en la definición, como viene ocurriendo a lo largo de todo el 2016. Luis Enrique Martínez no contempló una exhibición coral de sus hombres, ni siquiera un esfuerzo colectivo exagerado a lo largo de los 90 minutos, bastaron un par de gotas de talento puro de su tridente y el buen hacer de Mascherano, Jordi Alba o Ter Stegen para embolsarse el segundo triunfo en quince días contra los ingleses (1-3). 

Arsène Wenger sorprendió alineando a Alex Iwobi junto a Alexis y Özil en la línea de mediapuntas y el joven internacional nigeriano respondió con creces en una cita exigente. A falta de cómplices más contrastados, todos ellos ausentes por lesión, el Arsenal ha encontrado en él una respuesta a la obligación de mimar la pelota cuando el equipo se despliega en ataque. Porque cuando Özil la soltaba, normalmente no la volvía a recibir. A grandes rasgos, a Iwobi no le quema el esférico en los pies: reconoce cuándo y a quién debe soltar el balón y suma esa continuidad tan necesaria para asentar posesiones más largas hasta que aparece la mejor opción. Su irrupción en la primera plantilla y el más que aceptable rendimiento de Elneny como complemento de Flamini o Coquelin son dos de los aspectos positivos que puede rescatar el técnico alsaciano de un último mes y medio sumamente decepcionante. Seis semanas que sitúan a los del norte de Londres a las puertas de un año en blanco y colocan sobre el tapete un debate recurrente: ¿llegó la hora de un cambio en el banquillo? 

Artículo relacionado: ¿Quién es Alex Iwobi?

Alex Iwobi of Arsenal during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 (87) 258201 16/03/2016
Alex Iwobi, en el Camp Nou, Barcelona.
Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd.

La diferencia esta vez nació en las botas de Luis Suárez. El delantero charrúa no estuvo participativo en exceso, no causó estragos ni intimidó como otras veces, pero apareció cuando sus compañeros y el marcador así lo demandaban. Asistió a Neymar en el primer tanto del choque y levantó a los aficionados de sus asientos al anotar un golazo de bandera. El ex del Liverpool conectó un remate acrobático, de una plasticidad apabullante, minutos después de que Elneny firmara las tablas. Los grandes futbolistas tienen estas cosas: son capaces de decantar la balanza en los instantes críticos. El Barça pudo haberse complicado la vida de no contar con un ‘9’ de este nivel superlativo. Ocurre que los culés se pueden permitir el lujo de disponer de la mejor delantera del fútbol mundial: si no es Messi, es Neymar; si no es el brasileño, es Luis Suárez; y si no es el uruguayo, es Leo. Poder curar las heridas cuando ni siquiera éstas se han producido es algo solo al alcance de los mejores. Y los mejores, son muy pocos. El uruguayo lo es y pudo haber vestido la camiseta gunner en el verano de 2013, pero de nada sirve volver la vista atrás, o eso pensarán los aficionados del Arsenal que minutos después de caer eliminados por sexta vez consecutiva en los octavos de final la Liga de Campeones se retiraban del estadio barcelonés entonando canciones como si nada hubiera pasado. Pasó lo que todos pensábamos que podía pasar. Pasó el Barça.

Luis Suarez of FC Barcelona passes the balll during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 (87) 258201 16/03/2016
Luis Suarez, delantero del Barça.
Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

El Barça da la sensación de ganar los partidos cuando le da la gana, da igual cómo se dearrollen estos que al final hacen lo que quieren. Ayer sesteó bastante y permitió al Arsenal crecerse y empatar, y tras unos pocos minutos de confusión, enseguida volvió a coger el control, metió dos goles y para cuartos. Va a ser muyyyy chungo impedir que repitan título.

Deja un comentario

*