Bastó con la épica

Esta semana Ernesto Valverde se ha convertido en el técnico con más partidos al frente del Athletic. Foto: Focus Images Ltd.

De leones, sudor, épica europea y la magia del José Alvalade. Como un buen blockbuster americano, la noche del miércoles en la capital portuguesa se compuso de distintos elementos tópicos pero efectivos para servir un apasionante partido de fútbol, mucho más competido que vistoso pero que dejó muchos matices para analizar. Ganó el Barça, y lo hizo casi de casualidad, con un gol en propia puerta de Coates que le da ya seis puntos y un buen margen en la carrera por el liderato del grupo D. Exhibió estabilidad y capacidad para apretar los dientes el equipo de Ernesto Valverde, aunque demostró una falta de fluidez y pulcritud en pases bajo presión rozando lo alarmante. Por el contrario, el Sporting CP se gustó y enamoró a su público con un fútbol no exento de fe y de pulmones, pero su electrizante propuesta no encontró transformación en forma de gol, así que de poco le sirvió al equipo de Jorge Jesús la mística de una noche en la que, por cierto, ironías de la vida, destacaron especialmente los dos centrales zurdos: Samuel Umtiti y Jeremy Mathieu.

Sporting CP 0
FC Barcelona 1 (Coates p.p. 49′)

Sporting CP vs FC Barcelona - Football tactics and formations

Salió valiente Jorge Jesús con un esquema y una idea muy determinada para ganar el partido: adelantar líneas, robar en campo contrario y salir al galope. Para hacerlo, además de Gelson Martins y Acuña por las bandas, se decantó por la velocidad de Doumbia en vez del espigado Bas Dost para tener más capacidad de dañar al espacio. El plan del técnico de los leones era apretar al máximo las tuercas al conjunto catalán, hiperrevolucionar el encuentro y que el Alvalade hiciera el resto. Sabedor quizás de lo que se esperaba, o simplemente por un afán de seguir probando matices, Ernesto Valverde alineó a Sergi Roberto por delante de Semedo. De esta forma se creaba un 4-4-2 clarísimo en fase defensiva mientras que en ataque, la ductilidad de Roberto alternado zonas interiores y banda dio como resultado un esquema mutable. Con esta disposición, Valverde se aseguraba tener las bandas rivales bien controladas, a la vez que tenía un jugador más para burlar la intensa presión leonina.

image1
El factor ambiental tuvo un papel importante en el partido. Sin el contexto del Alvalade, no se puede entender la presión sostenida del Sporting CP. Foto propiedad de marcadorint.com

El Sporting CP ejerció de forma más que correcta su presión, pero tampoco dio la sensación de ahogar al Barça. Sí que es cierto que el cuadro culer no encontraba la forma de tejer continuidad por dentro más allá de cuando Sergi Roberto se juntaba con Messi o Iniesta con Busquets. No obstante, los envíos a la espalda de la zaga local eran constantes. Daba la sensación de que, al mínimo despiste de los leones o del linier, el Barça podía encontrar un flujo por el que deshinchar la hiperventilada presión lisboeta. Pero esta situación nunca se dio, William Carvalho y, sobre todo, Battaglia estorbaban lo suficiente como para que el pase no fuera franco. Si no, siempre estaba Mathieu, rapidísimo para llegar absolutamente a todo.

El encuentro se fue al descanso con un Barcelona incómodo pero no agobiado y con el Sporting CP satisfecho por haber minimizado las llegadas azulgranas pero sin haber obtenido mucho en ataque de Gelson Martins ni Bruno Fernandes -Acuña sí que había logrado sacar algún centro interesante desde el carril zurdo- y con Doumbia lesionado.

El gol tuvo un efecto inesperado

A los pocos minutos tras la reanudación, una jugada muy poco habitual en el libro de instrucciones azulgrana, el envío de una falta lateral, se saldó con un gol en propia puerta de Coates vital para el Barça. Con enormes dificultades para tejer producto asociativo de calidad, pero con buen espíritu de resistencia ante la aguerrida bienvenida de los leoninos, los azulgrana parecían haber hecho lo más difícil.

Gelson Martins of Sporting Clube de Portugal and Mario Goetze of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Estádio José Alvalade, Lisbon Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 18/10/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161018-0062.jpg
Gelson Martins. Foto: Focus Images Ltd.

Pero el gol, lejos de allanar la segunda parte a los visitantes, cambió el guión del partido. El Sporting CP intensificó más si cabe su presión y poquito a poco el Barça se fue poniendo nervioso hasta protagonizar pérdidas de balón muy poco propias de jugadores como Rakitic, Iniesta o Busquets. La incapacidad para mantener el esférico ante el ímpetu de los portugueses le pasó factura al Barça y el cuadro de Jorge Jesús tuvo unos 15 o 20 minutos de dominio del encuentro. Sin la constante necesidad de estar mirando atrás, Gelson Martins empezó a hacer de las suyas por la derecha y Bruno Fernades también llegaba a su zona predilecta de tres cuartos. Jorge Jesús cremó las naves dado entrada a Bruno César y Jonathan Silva para servir de balones por arriba a Bas Dost y los leones tuvieron dos o tres acciones de peligro bastante claras para empatar el encuentro.

Pero los locales no tuvieron acierto y pese a la retahíla tempranera de cambios, el tener el equipo a toda máquina durante 75 minutos acabó pasando factura. Además, con sus cambios, el Barça se oxigenó y aunque no mejoró en su mala gestión de la posesión de balón, sí que pudo transitar por los 10 minutos finales con más calma de lo que se podía augurar. Al final, el FC Barcelona se llevó del José Alvalade unos tres puntos importantísimos tanto en el aspecto clasificatorio como para seguir dotando de legitimidad al proyecto de Ernesto Valverde. Sin embargo, más allá de la tremenda personalidad de Umtiti, Ter Stegen y Sergi Roberto, el regusto que dejó la escuadra azulgrana fue malo en lo que, en teoría, mejor sabe hacer: gestionar el balón sin miedo cuando el otro viene a robar. El Sporting CP regaló a su público un ejercicio de entrega fantástico pero demostró con su inocencia por qué está un peldaño por debajo. Aun así, la versión mostrada en el José Alvalade es claramente un aviso: como alguien se despiste, este Sporting CP puede luchar por la segunda plaza del grupo D.

Foto Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*