Tercera entrega

Thiago Silva of Paris Saint-Germain attempts to calm down a Diego Costa of Chelsea after a clash between team mates during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
11/03/2015

El París Saint-Germain salió hace un año de Stamford Bridge enseñando pecho. No ganaron, pero gracias al valor doble de los goles alcanzaron los cuartos de final echando al Chelsea, por entonces dirigido por Jose Mourinho, demostrando que su proyecto era más una potencia actual que un ideal futbolístico futuro en el que, cada verano, llegan dos o tres titulares de muchos millones. Laurent Blanc apareció aquella vez en rueda de prensa sabiendo de la importancia de lo logrado: por primera vez, en un enfrentamiento de élite en Europa entre candidatos a ganar el título, habían salido vencedores. “Lo de esta noche es un punto de referencia en la historia del club”, dijo el técnico francés. L’Equipe abrió con una foto de Thiago Silva bajo el título de “Heroicos”. Eran unos octavos de final pero el mensaje había calado. La amenaza ya era real y, en 2016, se juega la tercera entrega entre londinenses y parisinos después de que el Chelsea ganase en 2014 y el PSG hiciese lo propio en 2015.

Si uno sólo cuenta los enfrentamientos entre ambos, también se puede dibujar el reflejo de cómo han progresado sus respectivos proyectos futbolísticos. El Chelsea se encontraba en plenitud durante el final de la temporada 2013/14 y el comienzo de la siguiente. Se les fue una Premier League por muy poco, además de encargarse de que incluso en la derrota serían protagonistas, y aseguraron la siguiente en media campaña. Mourinho había conseguido construir una base sólida capaz de mirar cara a cara a cualquier equipo en competición europea hasta el punto de que sólo el Atlético de Madrid de Simeone se interpuso en su camino. Todo se fue diluyendo lentamente, con victorias de por medio (una Capital One Cup y una Premier League), hasta que terminó por explotar en una de las sorpresas negativas y más sorprendentes del actual curso: rozando el descenso en liga y muy lejos de los puestos europeos, una situación que se llevó por delante a Mourinho, ídolo blue, incluso contra la voluntad de su hinchada. Llegó Hiddink, un recurso temporal, y el Chelsea ha encontrado más recursos que identidad, pero ha remontado el vuelo y quiere terminar el año como un ciclista que se prepara para el Tour de Francia: en su pico de forma.

ESPECIAL CHELSEA 2015

El Chelsea que ganó en 2014 (Foto: Focus Images Ltd)
El Chelsea que ganó en 2014 (Foto: Focus Images Ltd)

La dinámica del PSG ha sido inversa, pues tienden hacia la mejoría desde hace tres años. Los parisinos no tienen rival alguno en la Ligue 1, pasan por encima de la mayoría cada fin de semana y su mayor motivación es llegar a Europa y seguir creciendo. En 2013 ganaron el campeonato nacional por una distancia de 12 puntos, en 2014 fue de 9 puntos y en la del año pasado, en 2015, fue de 8 puntos. Ahora mismo, el conjunto dirigido por Laurent Blanc tiene ni más ni menos que 23 puntos de ventaja con respecto al Monaco, segundo clasificado. En todo este tiempo han ido modelando su once titular y han incluido a futbolistas como Di María, David Luiz, Trapp, Marquinhos o, por ejemplo, un hombre clave para entender los enfrentamientos contra el Chelsea: Edinson Cavani. Un fallo suyo en el primer duelo privó al PSG de sentenciar la eliminatoria, pero marcó en la ida del año siguiente y, hace unas semanas, hizo el gol del triunfo en el Parque de los Príncipes que da ventaja a los franceses.

Marco Verratti: “Este tipo de partidos es los que esperamos toda la temporada. Quedar eliminados de la Champions League sería un desastre”.

ESPECIAL PSG 2015

El PSG que ganó en 2015 (Foto: Focus Images Ltd)
El PSG que ganó en 2015 (Foto: Focus Images Ltd)

¿Cómo llegan al día clave?

Con la tranquilidad que les permite una liga sentenciada, Blanc dio descanso a medio once titular en su partido de este fin de semana. Thiago Silva, David Luiz, Motta e Ibrahimovic no jugaron, mientras que Matuidi y Verratti (seria duda) no estaban convocados por problemas musculares. De hecho, el PSG ha acumulado dos partidos consecutivos sin ganar -su peor racha de la temporada-, mientras que, bajo el mandato de Hiddink, el Chelsea sólo ha perdido un partido de 16 disputados: la ida en Francia (2-1). En todo este tiempo han progresado en la clasificación liguera (10º), Diego Costa ha marcado 10 goles (sólo llevaba 4 hasta entonces) y Eden Hazard ha recuperado ligeramente sus sensaciones. Además, Nemanja Matic vuelve a estar disponible tras perderse la ida por sanción. “Necesitamos salir furiosos, pero de una forma controlada”, dijo Hiddink. Es el partido que marcará nuevamente un punto de referencia no sólo en ambos equipos, sino en la escala de candidatos para ganar la Champions League.

Apareció el ángel: Lo bueno no fue la asistencia de Di María en el gol de la victoria de Cavani. Lo bueno, y sobre todo el motivo por el que el París Saint-Germain llegará a Londres con ventaja en la eliminatoria (2-1), fue que durante media hora no paró de dar pases de gol. Di María encadenó unos minutos de gloria en los que todo balón que tocaba, toda jugada que salía de su pierna izquierda, terminaba en ocasión de peligro.

Alineaciones probables: Chelesa–PSG, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

chelsea vs psg - Football tactics and formations

Un empate se paga a 3’40 en bwin
Las cuota mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Hiddink es un entrenador muy competitivo que ha cambiado la cara al Chelsea. Recuerdo perfectamente su anterior andadura en el equipo donde hizo unos numeros formidables y solo el escandalo de Stanford evito la que habria sido una nueva final United-Chelsea.

El PSG juega mucho mejor que el Chelsea y ademas tiene ventaja y por lo tanto es favorito. Sin embargo este Chelsea va a ser dificil de tumbar.

Deja un comentario

*