Todo lo que les podía salir mal les salió mal

Gary Neville - Valencia - Focus

No llovió a gusto del Valencia. Todo lo que le podía salir mal le salió mal. Para clasificarse a los octavos de final necesitaban derrotar al Olympique de Lyon y esperar que el Gent no ganase al Zenit; y lo que finalmente sucedió fue que perdieron ante el conjunto francés por 0-2 y que los belgas ganaron a los rusos en su respectivo encuentro. Dados estos acontecimientos, el Valencia ha quedado eliminado de la Champions League. No obstante, al haber quedado terceros, los chés podrán continuar su andadura europea en la Europa League. No pueden decir lo mismo en Lyon, ya que, pese a vencer en Mestalla, han quedado cuartos en este Grupo H.

Sin duda alguna, el de Gary Neville no ha sido un debut ideal. El ex-futbolista del Manchester United llegó hace una semana al club y se estrenaba como entrenador en una noche decisiva para el transcurso de la temporada. La gesta que se aspiraba a lograr no era sencilla, pues no dependían de sí mismos, pero lo que sí que estaba en manos del Valencia era ganar al Lyon. El recién llegado técnico inglés hizo especial alusión a la fatiga cuando se le preguntó sobre la derrota:

“Cuando tienes el número de bajas que tenemos y los mismos futbolistas están jugando cada tres días, empiezas a sufrir un deterioro. De mi etapa como futbolista me acuerdo de que jugar al mismo nivel cada tres o cuatro días era increíblemente difícil. Además, el esfuerzo que el equipo hizo el sábado contra el Barcelona fue inmenso”.

Gary Neville - Valencia CF - MarcadorInt
Fue el primer partido de Gary Neville como entrenador del Valencia CF. Foto: MarcadorInt.

Gary Neville reconoció el trabajo que han realizado sus futbolistas y se mostró decepcionado por el resultado. Lo cierto es que su equipo pudo haberse adelantado en la recta inicial del encuentro. A los siete minutos de juego, un primer remate de Shkodran Mustafi se topó con el palo y unos segundos después, con un segundo cabezazo el central alemán envió el balón a la red. La celebración cesó rápidamente, ya que el árbitro anuló el tanto por falta en ataque, una decisión que generó polémica. “Todavía no he podido ver el gol de Mustafi repetido, pero he escuchado que los jugadores decían que no era falta” respondió Neville cuando el tema surgió en la rueda de prensa. “Como futbolista solía protestar mucho a los árbitros, pero como entrenador no voy a echarles la culpa a no ser que sienta que sea necesario, y hoy no creo que sea preciso, el Lyon ha hecho un buen partido” añadió el de Bury. Como claro ejemplo de la acumulación de esfuerzo mencionada por el entrenador está la sustitución de Enzo Pérez tras poco más de veinte minutos de juego. El mediocentro argentino estaba ansioso por disputar este partido, lo había suplicado, pero su cuerpo no dio a basto y Javi Fuego tuvo que entrar en su lugar.

La tensión era máxima. En Bélgica, el Gent se había adelantado en el 18’. El segundo contratiempo para el Valencia llegó veinte minutos después. En una acción ofensiva del Lyon, Maxime Gonalons abrió a banda con un pase a Maxwel Cornet. En la izquierda, el atacante francés de 19 años encaró a otro gran joven prodigio, José Luis Gayà, lateral de 20 años. Cornet se perfiló y envió con la zurda un exquisito balón a la escuadra. Jaume Domènech, guardameta del Valencia que intervino más de lo deseado, tan sólo pudo contemplar cómo el esférico con motivo estrellado le superaba con elegancia. Cornet fue uno de los principales generadores de peligro del Lyon. Ya había tenido un mano a mano con Jaume a los diez minutos de juego y dejó varios detalles durante el transcurso del partido. Al descanso se llegó en una situación desesperante para el cuadro local. La sensación era la de que el Valencia estaba perdiendo en dos puntos geográficos distintos: en su propia ciudad y en Gante.

Maxwell Cornet, de 19 años, marcó el primer gol del Lyon.
Maxwell Cornet, de 19 años, marcó el primer gol del Lyon. Foto: MarcadorInt/Tomàs Martínez Pes.

En la segunda parte la grada local viviría dos momentos de euforia, mas sólo uno sucedería ante sus ojos. El primer instante de ánimo fue la entrada de Álvaro Negredo. El delantero madrileño regresaba al terreno de juego más de dos meses después y fue recibido con una tremenda ovación. Entró en sustitución de Danilo Barbosa y el Valencia pasó a jugar con un doble pivote y con dos delanteros (había comenzado con tres mediocentros, dos extremos y un nueve). El segundo momento de alegría colectiva sucedió unos minutos después, cuando la afición valencianista celebró el gol de Dzyuba para el Zenit como si hubiese sido obra de Paco Alcácer. Precisamente Alcácer pudo haber marcado el tanto del empate un poco antes. Dani Parejo envió uno de sus varios pases diagonales, Gayà recibió en el costado izquierdo y puso un centro a la cabeza de Alcácer, pero éste no pudo finalizar la jugada con éxito.

En un intento de aportar frescura al equipo para pelear por la remontada -en aquel momento el Valencia sí que tenía opciones de pasar- Neville sustituyó a Rodrigo de Paul dando entrada a su compatriota Pablo Piatti, quien no entró de la mejor manera posible al partido, sino que todo lo contrario. Apenas un minuto después de haber saltado al campo, el argentino perdió un balón en plena fase ofensiva y esto generó un contragolpe del Lyon que acabó en gol de Alexander Lacazette. Poco después, un segundo gol del Gent terminó de mermar al Valencia.

La imagen final era un retrato impresionista. Mestalla se vaciaba tímidamente mientras que en el videomarcador se podía observar cómo el Gent celebraba su clasificación histórica. Arriba, en lo más alto, los aficionados del Lyon desplazados a Valencia celebraban la victoria de su equipo pese a que ya estuviesen eliminados. Los de Hubert Fournier realmente necesitaban ganar tras haber perdido cuatro de sus últimos cinco partidos. Este triunfo a domicilio podría ser el comienzo de una buena racha, aunque a la vuelta de la esquina les espera el Paris Saint-Germain en la próxima jornada de Ligue 1.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Yo lo vi en directo varias veces en el Europeo sub-19 de Grecia y estuvo bastante bien. Tanto en banda derecha como en la izquierda, es un extremo muy potente en carrera, con un cambio de ritmo capaz de dejar atrás a los rivales y cierta capacidad para regatear en estático. También golpea bien la pelota para centrar y era habitual que sacara los córners. Por contra, a veces se lía, no toma la mejor decisión y se precipita, puede que le falte un punto de pausa. Quizás no va para prodigio, pero sí es un futbolista interesante que creo que tiene potencial para hacer al menos carrera en la Ligue 1.

El Valencia simplemente está pagando una dirección deportiva desastrosa. Han gastado más de 100 millones en unos pocos jugadores simplemente buenos, y siguen muy cojos en algunas demarcaciones. Por si fuera poco, han confiado el proyecto a dos entrenadores con poca experiencia (nula en el caso de Neville) y ninguna en la liga española. Cuando se den cuenta de que el primer paso es ponerse donde están, que es el segundo peldaño en la liga española, y que hace falta un poco de paciencia, y de invertir con más cabeza, empezarán a progresar.

MIguel, supongo que el entrecomillado de Neville lo has copiado tal cual de otro lado, pero la palabra inglesa “deterioration” (deterioreision) en español se traduce como deterioro, no existe la deterioración. 😉

Hola Paco,

Las declaraciones de Gary las he transcrito de su rueda de prensa (asistí a ella, por lo que la traducción es la que hice cuando le escuché). Quizás tengas razón, puede que otro término pueda ser más adecuado para traducir lo que él dijo. De todas formas, me consta que la palabra ‘deterioración’ está aceptada por la RAE.

¡Un saludo!

Deja un comentario

*