Toni Kroos, ancelottismo puro

Toni Kroos

Aterriza hoy en Madrid alguien que a sus 24 años ya ha ganado casi todo lo que se puede ganar en el mundo del fútbol. Sus vitrinas guardan réplicas de la Copa del Mundo, la Copa de Europa, el Mundialito de Clubes, la Bundesliga (3), la DFB Pokal (3), la Supercopa de Alemania (2) y la Supercopa de Europa. A Toni Kroos difícilmente le deslumbrará la grandeza del Real Madrid: llega curtido de Múnich. Sabe convivir con la exposición mediática que supone pertenecer a un gigante, ha pisado los escenarios más intimidantes del panorama mundial y desde que fuera elegido mejor jugador del Mundial U17 en 2007 con 16 añitos ha sabido cargar sobre sus hombros las expectativas de liderazgo. El Madrid ficha un hombre maduro (tiene un hijo, Leon) y a un jugador ya formado. De hecho, su carácter frío, su inexpresividad corporal y su juego mecánico contribuyen a que los aficionados del Bayern le bautizaran como “el robot”.  Un robot preparado para aportar desde el minuto uno.

 

Real Madrid v Bayern Munich UEFA Champions League

Kroos abandona el Bayern para recalar en el Real Madrid. Foto: Focus Images Ltd

Así juega a día de hoy

Su exhibición ante Brasil ante los ojos de todo el globo, sus visuales goles ante el Arsenal en Champions o los vídeos de highlights de Youtube a los que los aficionados madridistas habrán corrido tras los primeros rumores sobre su fichaje pueden llevar a engaño sobre la tipología de juego del de Rostock. A día de hoy, Toni Kroos no es un llegador, no es un jugador de estar constantemente pisando área, ni siquiera es un box to box. Toni es un interior izquierda que basa su juego en la pura gestión, en jugar de cara por detrás de la presión, en posicionarse siempre por detrás de la línea de balón. Este ejemplo es inexacto, pero seguro que ayudará al lector a hacerse una imagen mental más clara: es más Xavi Hernández que Andrés Iniesta. Kroos va a buscarla muy atrás, casi a los pies del poseedor y desde ahí le encanta llevar el ritmo de los partidos. De hecho, si él esta sobre el campo, es francamente difícil que alguien toque el balón más veces en ese encuentro: su protagonismo es incuestionable, su miedo al fracaso ínfimo y su constancia es casi robótica. Durante los 90 minutos de partido y casi en cualquier estado emocional que este genere, Toni no deja de mostrarse, de ir a pedirla, de querer ser él el que lleve el timón del juego. Obviamente es interior zurdo: si el mediocentro tiene dotes con el balón en salida, se abre a la izquierda, pero verticalmente no se aleja mucho de él. Con el balón en los pies, el ya ex del Bayern maneja muchísimos recursos. Si la presión del rival es férrea, intenta desestabilizarla mediante la rápida circulación y contribuye con su pase a dar fluidez y control: la mueve con insistencia hasta encontrar un hueco y obligar al otro a bascular. Su juego es más horizontal que vertical, pero por supuesto si encuentra a un compañero bien posicionado, el alemán cuenta con una visión de juego privilegiada: tiene una precisión en el pase y una tensión en el golpeo que son élite para superar líneas de presión. Aunque quizá la gran cualidad del centrocampista alemán en el pase es el golpeo en largo. Con su pierna diestra puede poner un balón medido en cualquier parte del campo. Si los extremos permanecen abiertos, y esto es algo que en clave Real Madrid tiene mucha importancia, puede activarlos en poco tiempo por muy lejos que estén gracias a su diferencial golpeo. Un experto en aquello a lo que llamaba Juanma Lillo “volver cercanos a los lejanos.” Otro aspecto de su juego que hay que mencionar es su brutal disparo con cualquiera de las dos piernas. Si encañona cerca de la frontal, directamente la pone donde quiere y desde cualquiera de sus dos perfiles: sabe darle al balón la potencia adecuada y la precisión correcta.  Sin embargo, hay que comentar que es un recurso que utiliza bastante poco en proporción a su calidad en el mismo. Para que Kroos juegue cerca del área contraria, el rival tiene que tener un bloque muy bajo que le permita acercarse o que se trate de una transición en la que haya podido correr. Al jugar casi todo el rato por detrás de la línea del balón, lo normal es que se encuentre lejos de la portería rival y no tenga opción al tiro. Las cifras hablan por sí solas: sólo dos goles y cuatro asistencias en 29 partidos de Bundesliga esta temporada. Es un caso similar al de su compañero Luka Modric en ese sentido: dos jugadores con un golpeo extraordinario, pero que no lo aprovechan porque no pisan demasiado el área. En el balón parado el Madrid gana un recurso valiosísimo, ya sea en córners o faltas laterales (un centrador absolutamente TOP) como en faltas frontales (parece menos realista que vaya a tener protagonismo en ese sentido).

 

Krooos2

Toni Kroos es un especialista en el balón parado. Foto: Focus Images Ltd

Hasta ahora casi todo lo que hemos comentado de Toni son virtudes, pero como es obvio no es un jugador perfecto. Su principal y más llamativo defecto es su poca capacidad de giro.  Si el rival te defiende con presión a todo campo, encimándote y no dejándote una opción de pase clara: problemas. Ese ha sido uno de los grandes defectos que han lastrado al Bayern esta temporada: los contrarios se dieron cuenta de que si le iban a buscar muy arriba entorpecían muchísimo su salida de balón. Kroos no es un jugador ágil, no es habilidoso girando y su regate en espacios reducidos no es el que sí puede tener Luka Modric. Casi nunca la perderá, porque es extremadamente fiable protegiendo el balón, pero en ese contexto se bloquea. Sin balón, Toni es impetuoso en la presión y sabe morder si el rival recibe cerca de él para que no se de la vuelta, pero ni es intenso, ni es constante ni es extremadamente hábil tácticamente.

Pero no siempre fue Kroos el jugador que es ahora. Hasta la llegada de Guardiola, que ha tenido una influencia irrebatible en su transformación, Toni Kroos era casi exclusivamente un mediapunta (atípico) y su juego era parecido, pero no igual. Digamos que hacía lo mismo, pero en otra parte del campo. Se establecía en alturas superiores (aunque a veces bajaba a la base de la jugada), se pasaba todo el partido buscando situarse en lugares donde pudiera recibir y ahí contribuía enormemente a ayudar a que su equipo se asiente en campo contrario: trataba de pausar la jugada en la frontal, realizar un cambio de banda, un pase profundo o si las condiciones son muy favorables, disparar a puerta. Sus cifras goleadoras y sus asistencias eran mucho mayores. Su partido consagratorio a nivel mundial, el Real Madrid – Bayern de 2012, lo juega en esa posición y desde ahí consigue tener un impacto decisivo en unas semifinales de Champions League. Es, también, un mediapunta excepcional.

Contexto Real Madrid

¿Por qué le ficha el Real Madrid? En primer lugar, porque se presenta una oportunidad de mercado difícil de rechazar. Kroos está disponible ahora y quizá en los próximos cinco años no haya un jugador como él que se pueda fichar, así que “lo atamos de momento y ya veremos como lo encajamos a corto plazo”. En segundo lugar, porque es un jugador absolutamente coherente con el proyecto de su actual entrenador. Es quizá, el centrocampista favorito de Ancelotti de todos cuantos hay en Europa. Su juego se adecua a la perfección a lo que imprime el técnico italiano a todos sus equipos y a lo que ha sido la seña de identidad del Real Madrid en su primer año: el ritmo bajo, el juego lento, la posesión fluida y la circulación pausada. El Madrid de la temporada pasada, salvo cuando mutó en el tramo final, era un equipo basado en el control. Un conjunto de ataque posicional muy seguro que anteponía la seguridad al vértigo y que invertía muchísima paciencia en atacar con el fin de ganar seguridad defensiva. Pues bien, por lo descrito anteriormente, Kroos es perfecto para esa idea. Ancelotti tiene en Toni Kroos un centrocampista que cada vez que juegue va a inyectar en todo el equipo casi de forma mecánica el juego que él ama. Por eso, es muy difícil pensar que no se vaya a asentar como titular.

 

Guardiola-Ancelotti-Bayern-Madrid-Focus

Kroos es un jugador muy del gusto de Carlo Ancelotti. Foto: Focus Images Ltd

Su posición ideal es la de interior zurdo. O sea, si Ancelotti sigue apostando por 4-3-3, lo lógico es intuir que jugaría en el vértice izquierdo junto a Modric y Alonso. Sin embargo, ese centro del campo, extraordinariamente asociativo y técnico, sería algo plano, poco profundo y no muy incisivo. Es por eso que la figura de Sami Khedira fue tan importante durante el comienzo de la temporada pasada y la razón por la que, tras su lesión, Carlo prefiriese acomodar a Di María a la posición de interior en vez de confiar en un centrocampista puro como Isco. Hacía falta alguien dinámico que rompiese,  que desordenase, que ofreciese una opción de pase por delante y en eso Toni Kroos no es un especialista. Por eso ese centro del campo parece más un recurso para determinado tipo de contextos (controlar un resultado a favor, etc.) que la apuesta principal de Ancelotti. Salvo que Modric cambiase su rol.

¿Puede Kroos sustituir a Xabi Alonso? Hay que comentar que con Pep Guardiola ha jugado varios partidos en la posición de mediocentro. Con el balón ofrece una salida limpísima, entiende a la perfección la circulación del equipo y tiene la personalidad y constancia necesaria para llevar la manija del Madrid. Sin embargo, donde quedan dudas es en su posicionamiento táctico y en su intensidad sin el balón, donde está a años luz del vasco. Por eso, en determinados contextos (rival poco peligroso, partido de mucho dominio) sí puede ocupar esa posición, pero en encuentros de calado deja dudas sobre todo en transición defensiva. Aunque, con la llegada de Toni, el Madrid puede manejar la opción de retrasar a Luka Modric a la posición de mediocentro y contar con un interior como Toni que no va a suponer un bajón de nivel. Modric sí puede ocupar con muchísima fiabilidad la posición de 5. Y esa es una opción que el Real no tenía hasta hoy.

También hay que contemplar que quizá Ancelotti piense en Toni como miembro de un doble pivote. Si el Madrid vuelve al esquema con el que se jugó los grandes títulos la temporada pasada, el 4-4-2, Kroos por sus características quizá sí podría ejercer de acompañante de Alonso o Modric en ese centro del campo. Es cierto que sin balón habría que ver cómo responde, si es todo lo intenso y responsable que debe ser, pero también lo es que en ese sistema es más sencillo actuar de 5 que sosteniendo tú únicamente al equipo.

Real Madrid v Bayern MunichUEFA Champions League

La llegada de Toni Kroos da más opciones a Ancelotti respecto a la posición de Luka Modric. Foto: Focus Images Ltd

No sabemos aún con certeza el rol de Toni en la plantilla madridista, pero lo que sí sabemos es que va a suponer un salto de calidad brutal en la rotación blanca. Es decir, que hoy una baja de Modric, Alonso, Isco o Khedira es mucho menos dramática de lo que lo era ayer. Y hoy el Madrid maneja más escenarios tácticos de los que manejaba ayer. Y otro aspecto importantísimo: la competencia interna blanca crece exponencialmente.  En un equipo que viene de ganar por fin la Décima y levantar la Copa del Rey, muy pocos tienen asegurado su puesto. La llegada de Kroos agita la plantilla y amenaza la titularidad de varios jugadores importantes en este equipo y eso contribuye positivamente en la intensidad, el hambre y el mérito constante.

No se puede pasar por alto un efecto del fichaje y es que, indudablemente, supone un frenazo en la progresión de Isco en el Real Madrid. El malagueño, que tuvo una importancia crucial en todos los títulos blancos el año pasado y que tiene un potencial al que muy pocos pueden mirar a los ojos, comparte posición ideal en el equipo merengue con el alemán: la de interior izquierdo. Es decir que, salvo sorpresa en el mercado o en la apuesta táctica de Ancelotti, este año Isco no sólo no va a dar el escalón en importancia que parecía haber merecido, sino que lo va a tener un poco más difícil para entrar. Desde el banquillo seguirá siendo, por supuesto, una carta ganadora como casi ninguna plantilla en el mundo tiene, capaz de impactar en el juego desde el minuto en el que entra, pero no está muy claro que sea sostenible reservar ese rol a un jugador como el andaluz. 

Por último: el primer partido de Mesut Özil en el Bernabéu lo recuerdo bien porque estaba presente. Desde el primer control que hizo, la parroquia blanca sintió que ese era uno de los suyos, un artista de esos por los que merece la pena pagar una entrada, al que iban a agradecer de forma generosa cada una de sus acciones. Su marcha, en cierta medida, dejó un vacío que parece bastante claro que Toni Kroos sabrá llenar. Es puro Bernabéu. Elegancia, clase, personalidad: todo ello son características que el estadio blanco sabe valorar y que Toni Kroos posee. Su juego es visual, su forma de jugar es plástica y sus gestos son emocionantes. Entrará por los ojos desde el primer minuto.

Foto de portada: Focus Images Ltd

 

Related posts

15 comments

Alonso

Modric – Kroos

Ronaldo – Bale

Benzema

Tengo más dudas en cuanto a la defensa: Keylor, Diego o Iker? Pepe o Varane? Coentrao o Marcelo?

No cabe duda que Kroos es un grandísimo jugador ni de que era una buena oportunidad para traerlo, pero hay cosas que me preocupan un poco.

Está bien tener competencia sana de dos personas por puesto, pero estamos hablando que hay 8 jugadores (Xabi, Illarra, Modric, Kroos, Casemiro, Khedira, Di Maria, Isco) para 3 puestos…. No es un poco exagerado?

No solo se está cortando la progresión de Isco, también la de Illarra, no? Un jugador por el que se pagaron 40 millones y, aunque es muy joven, sus participaciones no fueron las esperadas.

Por esta sobrepoblación, asumo que Khedira o Di María querrán salir (no creo que se vean como jugadores suplentes o de rotación cuando han sido titulares durante 3-4 años en mayor o menor medida) y supongo que Casemiro no estará tan contento tampoco. Estos 3 eran los más mordientes para presionar arriba de los 8 antes mencionados… Que pasará cuando haya que jugar a ritmo alto o tratando de robar arriba? O esa opción crees que se esté desechando?

Yo creo que Casemiro acabará siendo moneda de cambio en algún posible fichaje (¿James?, ¿Falcao?…). Khedira está en todas las quinielas para irse, pero dudo que Ancelotti esté muy dispuesto a ello. Y queda el asunto de la portería, tan debatido, y que no está nada claro aún.

Tal vez deberían mirar algún refuerzo en la zona defensiva, sobre todo para cubrirse ante posibles lesiones o sanciones.

De los 8 centrocampistas actuales en plantilla actualmente: Kroos (Di María), Xabi y Modric apuntan como titulares. Si esto fuera basket, diríamos que la segunda unidad estaría compuesta por Di María (Kroos), Illarra, Isco. Así pues, “sobrarían” dos jugadores (si manejamos el registro 4-3-3) aunque se podrían mantener 7 centrocampistas en plantilla perfectamente.
El caso más claro creo que es Casemiro, es joven, ha demostrado lo suficiente para jugar ya en algún equipo Champions, o al menos Europa League, y con su edad debe jugar y para ello tendrá que salir cedido/vendido con opción de recompra.
A continuación tenemos el debate Khedira-Di María, uno porque se ve sin sitio para la próxima temporada y el otro porque se inició una campaña de desprestigio tremenda y parece que, después de la garra y la mordiente que le pone, lo que genera y lo importante que es para el equipo tanto ofensiva como defensivamente (el famoso equilibrio), es un jugador “prescindible”. Ambos tienen una cosa en común, el entrenador los ve vitales, casi imprescindibles, así que no tengo (espero que así sea por lo menos en el caso del Fideo) tan clara su salida.
Lo que sí he de decir es que si algunos salen para que entre James, que aún siendo un excelso jugador y habiéndola rompido en el Mundial, es prescindible. Y digo esto porque, aún queda verano pero, el Madrid necesita un 9 que le haga competencia real a Karim. Sí, a Karim. Sí, en esos tramos en los que, aún no anotando y generando para el equipo, se muestra tan errático de cara al arco.

En mi opinión, lo ideal es que salieran 3: Casemiro es seguro, y entre el Fideo, Khedira e Illarra, dos. En este supuesto, quedarían 5 medios TOP, y minutos para José Rodriguez si fuera necesario.
A largo plazo, lo ideal es quedarse con Illarra y darle confianza pensando en el futuro, pero se plantea un problema: no tienes un interior que muerda y llegue al área (lo más parecido sería Modric). Pequeño inconveniente viendo el percal, vaya centro del campo!

P.D.: Quizá se da por sentado que Alonsa rendirá como siempre, y no lo tengo tan claro, en algún momento no muy lejano llegará su declive.

Yo pienso que mantendrá 4-3-3. El 4-4-2 lo utilizará ante rivales que tengan más capacidad de dominar la posesión (Barça y quizás en un posible enfrentamiento vs Bayern). Se me hace complicado imaginar un Madrid con Kroos-Alonso-Modric:, pricipalmente porque sería un equipo poco profundo (como se menciona en el artículo), no acaba de ser el estilo del Madrid. Me parece necesaria la figura de un jugador más dinámico que se escalone, rompa por dentro y enlace con los tres de arriba (bien Di MAría, Khedira o incluso Isco).
Otro detalle a tener en cuenta es que Alonso probablemente no sea capaz de aguantar la misma carga de partidos de otros años, ahí entran Illarra o Modric, dejando en este caso el interior derecho a Kroos. Casemiro parece que saldrá.
Al que creo que perjudica realmente la llegada de Kroos es a Isco. Si bien el sistema no le acaba de beneficiar del todo, la competencia del alemán es mortal. Si llega James (fichaje innecesario) creo que está sentenciado. Jugador de características similares. Dónde jugaría James es otro debate.
Por último un equipo tan “estático” como el que resultaría con Kroos-Alonso-Modric no creo que sea muy beneficioso para Cristiano y Bale, que ciertamente en ataques estáticos y con pocos espacios no terminan de estar del todo cómodos.

Cuando el mediocampo del barcelona(Busquets-Xavi-Iniesta) dominaba el mundo, yo siempre fantaseé con un mediocampo Alonso-Modric-Kroos como alternativa capaz de emularlos en cuanto futbol vistoso y espectacular. Ahora se cumple, pero me da a mi que Ancelotti prefirirá el 4-4-2 y contrataque antes que futbol de fantasía.

Si los laterales recuperan el nivel( marcelinho) o lo mantienen (carvajal), Kroos-alonso-modric, serían el mediocampo perfecto de Ancelotti y su idea de gestionar partidos cerrados. Atrás tengo más dudas, no creo q Pepe mantenga el nivel de este año y si lo de keylor es cierto iker tendría q plantearse su futuro inmediato xk es una versión suya pero en su mejor momento y no le veo compitiendo por el puesto.

De lo que han dicho por ahí, elaboro más sobre un par de cosas:
La primera es definitivamente el declive de Xabi. Algunos no lo ven, porque ha sido un grandísimo jugador, pero a mi me parece evidente que no está tan fino como antes (desplazamientos en largo, pérdidas fáciles). Además, la carga de partidos, como bien dicen, debería ser manejada. Lo que puse en otro comentario, es que me impresiona algo que suena a incoherencia, pero no lo me parece: Sin estar tan fino, sigue siendo imprescindible (porque el equipo se acomoda a él, o porque simplemente no hay alguien que se le parezca). Dado esto, no sé si la idea es que como Kroos juegue de medio centro puro o, al menos como parte de un doble 5, y tratar de sacar algunos partidos así, al lado de Modric. A mí me parece un poco arriesgado, pero creo que lo veremos.
Con el tema James – Isco.. No me gusta mucho el cambio porque me parece una de esas decisiones más “financieras”. Sí, me gustaría tener a James en el Madrid, pero me daría pena por Isco, que creo tiene tanto potencial como James.
Por último, Benzema. Con la marcha de Ozil, Karim asumió un rol en la creación de juego en tres cuartos, bajando a recibir balones y descargando a banda, combinando en corto, etc. (no me gusta mucho la expresión falso 9, pero eso fue lo que hizo durante muchos tramos de muchos partidos). Si juegan Kroos y Modric (o entra James o Isco en un 4-2-3-1), yo asumiría que eso no lo tendría que hacer tanto, y entonces entra en juego más su capacidad goleadora y de desmarque que la de generar juego… Y ahí sale perdiendo, como salió perdiendo en temporadas pasadas con Higuain (cuya capacidad goleadora no es mejor, pero la de desmarque sí, por algo quedaba tanto de cara a gol y fallaba o falla muchas). Eso me hace pensar que necesitaríamos un 9 de área, que fije centrales (o se los lleve en un desmarque), que de espacios a Bale y a CR7 (que los necesitarán si se juega estático)…

yo no calificaria la funcion de benzema a la de falso 9, la pongo mas parecida a la que tiene zlatan en el psg. un 9 y un 10 a la vez. benzema es muy parecido en ese aspecto. en el 4-3-3 es el que hace la funcion de media punta, pero siempre intenta estar rematando como un segundo delantero. claramente karim no es zlatan. las cifras goleadoras son abrumadoras para zlatan, y en karim toda aportacion al gol esta bien vista pero lo que mas se le exige son asistencias y generacion de juego. aun es muy joven karim, esperemos ver una metamorfosis en sus cifras goleadoras (aunque el año pasado no fueron malas, pero podrian ser mejores).

Tienes razón, quizás esa definición de “9 y 10 a la vez” le quede mejor. Lo que me preocupa es que con centrocampistas que generen más juego, el sea menos importante para eso y más para definirlo, y que no le vaya tan bien. Super de acuerdo también en que su aporte goleador la pasada temporada fue bueno, pero podría ser mejor. En cualquier caso, mi punto es que, con la venta de morata, urge un 9 de área que al menos sirva para darle descanso a Karim, o empezaremos a ver mucho más una alineación sin punta nato, con Cristiano, Bale e Isco o James, en varios juegos. Eso no suena mal en principio, pero hay que ver como sale.

Di María se va seguro. Khedira no tiene intención de renovar. Xabi Alonso está claro que no va a jugar tantos partidos como años anteriores. Ahí, o juegas con Kroos (defensivamente es peor que el tolosarra) o puedes jugar con Luka Modric (más dinamismo) y metes a Kroos y James de volantes en 4-3-3. Pero la temporada es larga y Ancelotti probará más de un sistema con total seguridad.

Deja un comentario

*