Indestructibles

Bernardo Silva

El Monaco de Leonardo Jardim es uno de los equipos más tercos de la Champions League. El técnico portugués ha construido un bloque más sólido que el hormigón armado, con una estructura capaz de aguantar asedios de todo tipo y con varios futbolistas de un carácter descomunal en cada línea del campo. Glik, Bakayoko, Fabinho y Bernardo Silva se han convertido en una garantía de que, sea cual sea el contexto y el rival, el conjunto monegasco competirá de forma salvaje. La visita a Wembley no fue una excepción, pues el Monaco supo resistir los embites de un Tottenham que lo intentó todo para sumar los tres puntos pero que terminó perdiendo. A pesar de unas actuaciones descomunales de Alderweireld y Harry Kane, que generó problemas como pocos en la zaga monegasca, los de Jardim volvieron a demostrar que son uno de los rivales más incómodos entre el pelotón de no favoritos a ganar el campeonato. La entidad y las prestaciones del adversario en el debut refuerzan aún más la victoria lograda en Londres.

Tottenham 1 (Alderweireld ’45)
Monaco 2 (Bernardo Silva ’15 y Lemar ’31)

Monaco vs Tottenham - Football tactics and formations
Alineaciones iniciales. Dirar se marchó lesionado en el minuto 5.

El Tottenham arrancó con muchísima fuerza el choque y pronto encontró el punto débil en la estructura defensiva del Monaco. Los spurs atacaron sin piedad a la espalda de Sidibé, lateral más ofensivo de los monegascos, que asimismo debía recibir las ayudas de Moutinho en la banda izquierda, el centrocampista de (teóricamente) menor compromiso defensivo en los visitantes. Así pues, Harry Kane cayó constantemente al flanco derecho del ataque londinense para arrastrar a Jemerson, picar a la espalda del lateral y permitir que Son o Eriksen apareciesen por sorpresa en el espacio liberado dentro del área. El mecanismo de ataque local resultó ser enormemente peligroso, pero siempre emergía la figura de algún futbolista monegasco para despejar el balón en el último suspiro, bloquear un disparo, estorbar en un salto. Como Kane no podía ejercer de asistente y rematador al mismo tiempo, el Tottenham careció de pegada y vio cómo el Monaco castigaba su primer error en su campo. Lamela perdió una pelota mientras sus compañeros se desplegaban en ataque, Fabinho le robó la cartera y Bernardo Silva se encargó del resto. Bernardo Silva se inventó un golazo en una acción individual en la que puso la pelota fuera del alcance de Lloris. Era la primera aproximación del Monaco. El Tottenham no se arrugó después del tanto, pero en la segunda ocasión visitante Lemar puso el 0-2.

Bernardo Silva y Lemar marcaron los goles del Monaco. Foto: Focus Images Ltd.
Bernardo Silva y Lemar marcaron los goles del Monaco. Foto: Focus Images Ltd.

La segunda diana visitante pareció hundir al Tottenham, pero los londinenses resucitaron justo antes del descanso gracias a un gol de Alderweireld a la salida de un córner. El tanto del belga reanimó a los suyos, que agitaron aún más el encuentro con la introducción de Dembélé en el arranque del segundo tiempo. El Tottenham recuperó el esqueleto que lo convirtió en un equipo temible el año pasado: Dele Alli adelantó unos metros su posición, Eriksen se abrió a la banda izquierda y el fútbol fluyó. El “20” se activó entre líneas, Alderweireld exhibió su fantástico desplazamiento en largo, Eriksen se atrevió a regatear por el flanco zurdo y los laterales se proyectaron al ataque con insistencia. Todas las piezas encajaron y el Tottenham empujó al Monaco hasta su propia portería. Reculó tanto que no pudo hacer nada más que despejar balones. Hasta el minuto 70, los de Jardim fueron totalmente incapaces de hilvanar más de cuatro pases seguidos antes de rifar el esférico. Simplemente no podían porque el Tottenham atacaba con la fuerza de un huracán, acumulaba muchísimos hombres en campo rival y recuperaba la pelota después de cada pérdida gracias a su posicionamiento, intensidad y agresividad en los choques. Recogía todos los balones divididos. El empate parecía cuestión de tiempo, pero nunca llegó. Subasic, con varias intervenciones de mérito, y Glik, imperial corrigiendo a sus compañeros, lo evitaron.

Monaco vs Tottenham - Football tactics and formations
El Tottenham apretó muchísimo tras el descanso, tras la entrada de Dembélé.

La agonía del equipo del Principado duró hasta el minuto 70, coincidiendo con la entrada de Vincent Janssen al terreno de juego. Añadió más leña al fuego Mauricio Pochettino, pero la introducción de un segundo delantero no provocó el efecto deseado. Acompañado por los primeros indicios de fatiga, Tottenham dejó de dominar la medular y el Monaco empezó a salir de su mitad de campo con mayor asiduidad. Gestionaron el balón con acierto Radamel Falcao (que jugó con mucha inteligencia y dejó fantásticos toques de espalda durante todo el partido) y en especial Bernardo Silva. El autor del primer tanto pidió la pelota y la escondió una y otra vez. Bernardo protegió el balón con cariño y no permitió que nadie le arrebatase de los pies a su mejor amigo. El Monaco ganó metros y, paradójicamente, durante gran parte de la recta final del encuentro la pelota se movió en territorio spur. Tampoco alteró el guion del encuentro la entrada de Sissoko por Dier. El Monaco, grogui durante una fase importante del encuentro, se mantuvo de pie. Resistió de forma heroica en Wembley y sumó tres puntos con los que oposita a liderar uno de los grupos más igualados de la competición. Será difícil derrotarles. El Tottenham le exigió más que Villarreal y PSG, pero tampoco pudo con los de Jardim.

Monaco vs Tottenham - Football tactics and formations
La entrada de Vincent Janssen no mejoró al Tottenham.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*