Kane y Son reconcilian al Tottenham con Wembley

Tottenham Hotspur's Son Heung-Min (left) celebrates scoring his side's first goal of the game during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
13/09/2017

El Tottenham se estrenó en la fase de grupos de la Champions con una victoria de prestigio contra el Borussia Dortmund. Una victoria, además, necesaria para los de Mauricio Pochettino, a los que se les resistía el triunfo en condición de local en su nueva casa de alquiler, Wembley. Y más todavía después de la decepción que supuso para los spurs quedar apeados a las primeras de cambio la temporada anterior, sin opciones de competir por el pase a octavos. El Borussia Dortmund regresaba al escenario en el que perdió la final de 2013 y nadó a contracorriente, condicionado por el tanto encajado a los cinco minutos de partido. No fue un buen debut el de Peter Bosz en la fase final de la máxima competición continental. Se topó con un Tottenham más maduro y contundente que hace doce meses, que supo gestionar mejor a nivel emocional un choque de ritmo altísimo con constantes cambios de guion. 

Tottenham 3 (Son 4′, Kane 15′, 60′)
Borussia Dortmund 1 (Yarmolenko 11′)

Tottenham vs Away team - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations

Cuando el Dortmund despertó, ya se encontraba por detrás en el marcador. El Tottenham saltó al césped con un hambre feroz, una presión alta y una actitud agresiva para dificultar la salida desde atrás de un equipo que quiere ordenarse a través del balón. El cuadro inglés no permitió al Borussia Dortmund encadenar demasiados pases más allá del centro del campo y consiguió que la mayoría de recepciones de los teutones fueran incómodas, siempre con la presencia de un futbolista spur en la nuca del jugador visitante de turno. El Dortmund no quiso renunciar a su identidad, por lo que asumió ciertos riesgos. Insistió en empezar los ataques con los laterales ya proyectados y en dejar espacio a Sahin en la base de la jugada. Sin embargo, en uno de los primeros robos del Tottenham, los de Pochettino se desplegaron al contragolpe con una velocidad vertiginosa. Kane soltó un balón al espacio perfecto para Son, que esperó a que Sokratis se emparejara con él para volver a acelerar y así dejar al griego atrás para plantarse solo ante Bürki. El atacante asiático sorprendió al guardameta helvético con un disparo potente al primer palo. 1-0 y puñetazo en el mentón de los chicos de Peter Bosz.

A pesar del tanto de Son, el Borussia Dortmund se repuso al marcador con personalidad. Con el paso de los minutos el equipo teutón se serenó, encadenó posesiones más estables y logró asentarse en campo rival con mayor continuidad. En una de sus jugadas más largas encontró el premio del gol, cuando Yarmolenko encontró a Kagawa dentro del área y el japonés le devolvió el balón al ucraniano, que puso el cuero en la escuadra con un sutil toque con la zurda desde fuera del área. Un gol precioso que no frenó el ímpetu del Tottenham, que pronto volvió a adelantarse en el marcador. Fue una diana surgida de la nada, de un despeje de la zaga local que Sokratis dejó botar en el centro del campo ante la presión de Harry Kane. El delantero inglés puso el cuerpo para ganar la posición al central del BVB y luego arrancó con el gol entre ceja y ceja. Kane aguantó la embestida de Sahin, que intentó cortar la jugada con una falta, y luego se zafó de Toprak para acabar la jugada con un zapatazo al palo corto que Bürki se volvió a comer.

Tottenham Hotspur's Harry Kane battles with Borussia Dortmund’s Sokrates Papastathopoulos during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 13/09/2017
Harry Kane marcó dos de los tres goles del Tottenham. Foto: Focus Images Ltd.

Con el viento nuevamente a favor, Mauricio Pochettino quiso poner fin a un constante intercambio de golpes con una ligera modificación en el esquema. El técnico argentino fijó a Moussa Dembélé y Eric Dier por delante de la línea de centrales y abrió a Eriksen y a Son a los flancos. El surcoreano dejó de acompañar a Kane en punta para provocar pérdidas del Borussia Dortmund en la salida de balón y el Tottenham decidió ceder la iniciativa de forma más descarada al actual líder de la Bundesliga. Los spurs sellaron toda opción de juego interior de su adversario con una defensa muy sólida que no concedía espacios y desviaba el juego de los teutones hacia los flancos, donde los centros al área resultaban una amenaza menor dado el poderío aéreo de Alderweireld, Davinson Sánchez y Vertonghen. Asimismo, el Tottenham se desplegaba al contragolpe con muchísimo peligro cada vez que recuperaba el balón, castigando un sistema que dejaba a los centrales muy expuestos después de cada pérdida.

Tottenham vs Away team - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations

El Tottenham logró rebajar el ritmo de un partido de inicio trepidante y mantuvo la línea de control en el arranque del segundo tiempo. Creció la participación de Eriksen a la par que Kane empezó a encontrar las cosquillas de la zaga alemana a la espalda de Toljan y Toprak, pero en un guion similar al de la primera parte el Dortmund fue ganando terreno. A falta de mayor fluidez en un centro del campo en el que Dahoud y Kagawa protagonizaron una actuación discreta, Pulisic ganó peso en el partido y su equipo se acercó en acciones a balón parado. En una de ellas, a Aubameyang le anularon un gol a pesar de que se encontraba habilitado y en la jugada prácticamente posterior Kane anotó el tercero de los locales al aprovechar un despiste de Piszczek. Los movimientos del delantero del Tottenham torturaron a la zaga teutona, que no pudo neutralizar a un descomunal Kane, venenoso en cada desmarque.

El 3-1 noqueó definitivamente al Borussia Dortmund, incapaz de perforar el sistema defensivo del Tottenham. Los de Pochettino se mostraron firmes atrás, liderados por unos autoritarios Vertonghen y Alderweireld, que cuajó una actuación formidable cubriendo la espalda del debutante Serge Aurier. Ni siquiera la entrada de Gonzalo Castro y Mario Götze intimidó a los ingleses, que pudieron ampliar su ventaja al contragolpe y que solo lamentarán la segunda amarilla mostrada a Vertonghen en el tiempo de descuento, que apartará al central zurdo del próximo partido en el estadio del APOEL. Un mal menor que no empaña el que seguramente sea el mejor partido europeo del Tottenham desde que Mauricio Pochettino se hizo cargo de los spurs.

Borussia Dortmund’s Pierre Emerick Aubameyang during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 13/09/2017
Aubameyang no pudo imponerse al trío de centrales de los spurs. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Y el árbitro, no nos olvidemos que el árbitro con sus errores en momentos clave, como en el primer gol de Kane, que para mí es falta, y sobretodo (y esto fue para matarle) en el golazo de Auba para el 2-2. Sin esto el resultado habría sido creo muy distinto.

El árbitro cometió ciertos errores, eso es cierto, pero la sensación de que ayer el Tottenham podía ganar el partido en todo momento era innegable.

PD: Lo de Son Heung Min contra el Borussia Dortmund es muy parecido a la que le sucedía a Torres contra el Barça. Sabes que uno te mete siempre.

Da gusto ver partidos como este, el estilo de juego, el vértigo, lo que uno espera ver en champions, lastima lo del arbitro que pues influye quizá en el resultado definitivo, aunque como lo dice AnderWeg90 pareciera que Tottenham hubiese sabido responder una vez mas, igual es algo que ya no sabremos.

El Dortmund no va ningún sitio con el portero y defensa que tiene, el dúo Toprak-Sokratianse risa. Su portería es de las peores de la Bundesliga , tanto dinero por Dembele para nada.

Deja un comentario

*