Un polifacético Napoli visita al líder de la Premier

thesportreview

El renovado e invicto SSC Napoli va a ser el primer invitado al Emirates Stadium en esta Fase de Grupos de la Champions League. Rafa Benítez, que nunca en su carrera ha ganado en el coliseo gunner (ni en Highbury), aterriza en Londres para dirigir a los partenopeos en un partido contra un Arsenal FC que llega como líder de la Premier League. Es un encuentro de altísimo nivel que aúna a los equipos con 3 puntos del grupo más igualado del torneo y que permitirá a su ganador una pequeña escapada hacia los Octavos de Final.

Arsenal FC

El equipo de Arsène Wenger llega a la segunda jornada de la Fase de Grupos después de haber afrontado guiones de partido extraños en las últimas dos semanas. El Stoke City le quitó la posesión de balón en el Emirates en la segunda parte de la que acabó siendo una victoria por 3-1, obligando a los del norte de Londres a transitar en la medida en la que podían, a utilizar vías de ataque alternativas como el juego directo sobre Olivier Giroud o a darle más valor al balón parado con Mesut Özil. El Swansea City mantuvo su idiosincrasia en el partido del pasado sábado en el Liberty Stadium (1-2), tuvo mayor posesión de balón y obligó al Arsenal a esperar para aprovecharse del bajón del físico y de la presión mediada la segunda parte, después de haberle mantenido a raya durante los primeros 45 minutos. Entre medias, un Arsenal FC con muchas rotaciones necesitó la tanda de penaltis para superar al West Bromwich Albion en los Diecisesiavos de Final de la Capital One Cup (1-1). Son victorias que mantienen al equipo líder, vivo en el tercer torneo nacional y en una gran racha numérica de resultados, aunque han dejado una imagen menos brillante que partidos anteriores al viaje a Marsella.

Lo que no ha variado con respecto al partido del OM es la recolocación de Jack Wilshere para que juegue junto a Mathieu Flamini, Aaron Ramsey y Mesut Özil. El esquema de 4-2-3-1 que se forma con el internacional inglés en banda izquierda y con un mediocentro posicional tiene dos ventajas y una desventaja. El lado positivo está en la seguridad que tiene Ramsey en sus llegadas desde segunda línea, así como en las recepciones interiores, los movimientos de ruptura y el carácter imprevisible del elegante repertorio de gestos técnicos del ‘10’. Ambas cuestiones permiten desatascar repliegues densos de los rivales. El lado negativo aparece en fase defensiva, cuando Wilshere no es constante –pese a que mejora progresivamente– en su ayuda a Kieran Gibbs y este tiene que enfrentarse a los laterales o los volantes rivales en solitario o con la ayuda de un centrocampista que tiene que abandonar su puesto. Esta circunstancia favorece a equipos que, como el SSC Napoli, atacan prioritariamente por bandas. El dibujo no ha variado pese a la lesión de un quinto jugador de tres cuartos de campo: Theo Walcott. Su sustituto, el atrevido internacional alemán sub 19 Serge Gnabry, ocupa la misma zona del campo (banda derecha) pero tiene mucha más tendencia interior que el inglés.

La aportación defensiva de Flamini en lo que va de mes le ha permitido mantenerse en el once ideal de Wenger pese a la recuperación de Mikel Arteta. El técnico alsaciano parece estar esperando a que el vasco recupere el ritmo de competición para tomar una decisión sobre qué mediocentro debe permanecer en las formaciones iniciales. Para este encuentro, el Arsenal FC vuelve a disponer de los servicios de Tomáš Rosický, que ha entrado en la convocatoria tras superar su lesión en los isquiotibiales y previsiblemente estará en el banquillo.  No han superado aún sus problemas físicos y son bajas aseguradas Walcott (músculo abdominal), Cazorla (tobillo), Oxlade-Chamberlain (rodilla), Sanogo (espalda), Podolski (isquiotibiales) y Diaby (ligamento cruzado anterior de la rodilla).

SSC Napoli

La escuadra de San Paolo llega al encuentro de Londres después de disipar las dudas generadas tras tropezar como local el miércoles pasado ante el colista de la Serie A, el Sassuolo (1-1). Ese imprevisto resultado bajó algo la moral de los partenopeos, que venían de ganar en San Siro ante el AC Milan (1-2) por primera vez desde 1986. De ahí que la relativamente cómoda victoria ante el Genoa el pasado sábado como visitantes y con rotaciones incluidas (0-2) haya calmado los ánimos en el equipo entrenado por Rafa Benítez. En el arranque de la temporada, el SSC Napoli había evidenciado muchos cambios impuestos por el técnico español: defensa de 4, conversión de los carrileros en laterales largos, tres jugadores por delante de un doble pivote, posesión prioritaria y dominio de los partidos a partir de esta. Sin embargo, en las dos últimas semanas el Napoli se ha mostrado polifacético, capaz de manejar varios registros del juego como los equipos grandes e incluso de alternarlos en un mismo partido según las circunstancias del mismo.

Foto: thesportreview.

Ante el Borussia Dortmund, vigente subcampeón de Europa, el Napoli cedió el balón y optó en replegarse en campo propio con un 4-4-2, para que los de Klopp no encontrasen forma posible de jugar por dentro y las conexiones con Mkhitaryan fallasen. El Napoli no presionó porque no quiso el balón, consciente de qué debía de hacer sin él: contragolpear y ser verticales –esencia del Napoli de Mazzarri que, evidentemente, no ha interesado eliminar–. La expulsión de Weidenfeller permitió que el encuentro acabase como los anteriores en la Serie A, pero luego llegó el choque de Milán, donde el Napoli tampoco tuvo el balón ni llevó la iniciativa pero presionó muy arriba para robar a buena altura y contragolpear, no 100% al estilo Mazzarri pero haciendo daño con el nivel técnico, la velocidad y el carácter escurridizo de los volantes que utiliza (Insigne y Callejón). Se espera que el Napoli muestre en Londres la versión vista ante el Borussia Dortmund, pues no parece previsible que se arriesgue a pelearle la posesión al Arsenal como visitante en un grupo de Champions League que, a priori, se va a definir por pequeños detalles.

El SSC Napoli de Rafa Benítez está priorizando el juego exterior al interior cuando tiene periodos de posesión en los partidos, independientemente de si domina o no. Y lo hace porque en ninguno de los dobles pivotes que forma con los jugadores con más apariciones en el equipo (Gökhan İnler, Behrami y Džemaili) hay un interior claramente definido. Normalmente, el mediocentro más posicional es Behrami, pero ante esta circunstancia ni İnler ni Džemaili se comportan como interiores al uso. El suizo de origen turco es el que más juega, y no suele llegar desde segunda línea sino que acostumbra a llevar el balón a bandas a la altura de Behrami o a valerse de su buen golpeo desde larga distancia para sorprender. Defensivamente es ventajoso, pues solidifica el centro del campo y permite repliegues como el hecho ante el Borussia Dortmund. Pero esto ha llevado al mediapunta Marek Hamšík a tener menos trascendencia de cara al gol para ser más un simple “continuador de jugadas”. Él representa el juego interior del Napoli y él da los apoyos necesarios para que tanto ZúñigaInsigne por la izquierda como MaggioCallejón por la derecha puedan adentrarse en el área, pero se le ve bastante menos que la temporada pasada.

La lesión de rodilla del lateral internacional italiano Christian Maggio impedirá la saturación en ataque de la banda de Jack Wilshere, pues Giandomenico Mesto, su sustituto, tiene menos nivel y acompaña menos al exmadridista Callejón. Es la única baja que tiene Benítez, pues se espera que el delantero Gonzalo Higuaín y el central Raúl Albiol sean titulares pese a haber viajado con unas molestias leves producidas en el partido de Génova.

Onces previstos en el Arsenal FC – SSC Napoli

CONSULTA EL RESTO DE TEXTOS SOBRE LA JORNADA DE CHAMPIONS LEAGUE.

1 comments

Insisto en que se está sobrevalorando demasiado al Nápoles. Lo de hoy y lo del Sassuolo pueden ser "accidentes", pero vendrán peores resultados y seguramente muy pronto…

Deja un comentario

*