Un sublime Arsenal se impone a un Napoli reducido a Insigne

El Arsenal FC se ha impuesto con sorprendente comodidad por 2-0 ante el SSC Napoli en su primer partido como local de la Fase de Grupos de la UEFA Champions League. El equipo de Rafa Benítez, que sigue sin ganarle a los gunners en su campo, utilizó la misma estrategia que contra el Borussia Dortmund hace 2 semanas, pero el mal cierre de las bandas y el intenso arranque de los de Arsène Wenger propiciaron que el encuentro estuviese prácticamente resuelto tras el primer cuarto de hora.

Los onces de ambas formaciones no fueron los previstos. En el lado partenopeo, las molestias musculares de Gonzalo Higuaín fueron a más y Rafa Benítez no pudo contar con él. Siquiera se sentó en el banquillo. La ausencia del delantero argentino provocó la entrada en el once de Goran Pandev. El macedonio, que marcó 2 goles el sábado jugando como segundo punta, se situó como delantero centro en un 4-2-3-1 menos profundo que no tuvo más sorpresas. El Arsenal, por su parte, cambió a dos jugadores con respecto a lo esperado. Mikel Arteta y Tomáš Rosický, recién recuperados, entraron en el once en detrimento de Serge Gnabry y Jack Wilshere. A pesar de que en las últimas ocasiones que Arteta, Ramsey y Flamini han coincidido lo han hecho en un 4-3-3, Wenger los colocó respetando la estructura clásica del 4-2-3-1, ubicando a Ramsey en la derecha (donde no rindió casi nada en las últimas temporadas) y a Rosický “de Wilshere” en la izquierda. Una distribución que descuida las bandas en fase defensiva, algo chocante toda vez que el Napoli acostumbra a jugar por fuera.

El SSC Napoli comenzó el encuentro cediendo la pelota y replegándose en 4-4-2 en campo propio, como hiciera en San Paolo ante el Borussia Dortmund. La línea más adelantada en el repliegue, la de Hamšík y Pandev, buscaba atrapar a Mathieu Flamini para que el Arsenal FC no pudiese tener salida limpia por el carril central. En el doble pivote napolitano los roles de Gökhan İnler y Valon Behrami no estaban (una vez más) definidos, por lo que ambos cerraban a la misma altura y conseguían hacer denso el repliegue por el carril central del Arsenal FC. Al no poder acceder a campo contrario por esa vía, el conjunto londinense pasó a salir por las bandas, y evidenció en muy poco tiempo el mal cierre de las mismas por parte de los de la Campania. En la banda izquierda, Rosický intimidaba a un Giandomenico Mesto que era tímidamente acompañado por Callejón. En la banda derecha, Insigne y Camilo Zúñiga no pudieron en ningún momento con un constante Sagna, con Ramsey y un inteligente Mesut Özil que realizaba muchos apoyos escorado a ese carril.

El carril derecho iba a ser la vía por la cual el Arsenal iba a hacer más daño. Por ella llegó el 1-0 a los 8 minutos: Insigne tapa a Sagna y Zúñiga a Ramsey, pero el francés logra contactar con un Olivier Giroud que ha salido del área para participar en la jugada y descolocar a los centrales. Miguel Britos sale tras el ariete pero no logra evitar que le devuelva el balón a Ramsey, que llega en ventaja sin que ni el central uruguayo ni Zúñiga puedan hacer nada. Ramsey, cual extremo, cuela un gran centro que Mesut Özil remata de forma magistral solo en el área. Algo más de 5 minutos después, en esa misma banda, Britos pone en un compromiso a Hamšík con un pase impreciso en una zona arriesgada. Flamini, detrás del eslovaco, roba el balón para dárselo a un Mesut Özil que avanza y centra para que Giroud remate sin apenas oposición. En un cuarto de hora, 2-0 para el Arsenal FC y un gol y una asistencia para el germanoturco Mesut Özil, el jugador más decisivo del encuentro.

Foto: Focus Images Ltd.

A partir de ese momento los gunners optaron por no arriesgar y jugaron sin presión, con fluidez y cierta relajación (en el sentido positivo del término). De hecho, pasaron a utilizar la estrategia que pretendía usar al inicio el equipo de Rafa Benítez: le cedieron la iniciativa y la posesión al Napoli, que tenía que demostrar nivel con el esférico para darle la vuelta al partido. Cuando los partenopeos intentaron construir fútbol ofensivo se toparon con el lado negativo de la indistinción de roles en el doble pivote: nadie profundiza por dentro y Hamšík tiene que retroceder para evitar que todo balón que pasa por la medular acabe siempre en la banda. El eslovaco retrocedió para dar continuidad al (escaso) juego interior y con la buena labor de Flamini y de Arteta en el doble pivote acabó por desaparecer. En las bandas, paradójicamente, el Arsenal aguantó bien pese a que ni Gibbs ni Sagna tenían a un volante puro que los ayudase retrocediendo. Callejón no tuvo un buen día y Mesto apareció poco, por lo que el lateral inglés se bastó él solo para controlar la situación. No obstante, Sagna, pese a que su actuación fue notable, no podía evitar que Insigne hiciese daño con constantes diagonales y desplazamientos hacia el interior. Sin mediapunta, sin banda izquierda y sin un ‘9’ participativo en la elaboración, Lorenzo Insigne era el único argumento ofensivo del Napoli.

El Arsenal se lucía en sus periodos con balón durante el primer tiempo, consecuencia de esa comodidad sobre el campo y de la confianza derivada del 2-0 parcial. Ramsey se movía libremente por toda la zona de tres cuartos, provocando ventajas numéricas gunners y descolocando a la defensa napolitana. Giroud salía del área y se involucraba en la elaboración de las ocasiones, Rosický recibía por dentro para despistar al dúo Mesto-Albiol. Mesut Özil se asociaba con elegancia con todos los atacantes gunners y en todas las partes de los tres cuartos de cancha. Incluso el juego directo ocasional sobre Giroud salía bien. El Napoli acabó frustrado, jugándoselo todo de forma previsible a la carta de Insigne e incluso perdiendo una posesión que su rival le había cedido. En el arranque de la segunda parte los de Benítez buscaron nuevos recursos ofensivos, como el disparo desde larga distancia de Gökhan İnler, pero el equipo siguió alicaído. El técnico español prescindió de Pandev en la primera sustitución e introdujo a Mertens sin variar el esquema, con la pretensión de reactivar en ataque a José Callejón como falso ‘9’, rol con el cual podría encontrar espacios por dentro, asociarse con Insigne y castigar las espaldas de Arteta y Flamini. Al final no surtió efecto y un cuarto de hora después deshizo el experimento introduciendo a un delantero puro como el colombiano Duván Zapata.

La segunda mitad, más allá de esos apuntes, no tuvo prácticamente contenido. El partido estaba cerrado y el Arsenal contemporizaba, alternando repliegue con posesiones largas y “relajadas”. Incluso pudo agrandar la diferencia en el marcador con un remate de córner de Laurent Koscielny, cuando irónicamente es el Napoli el equipo que en este arranque de temporada está destacando entre la élite del fútbol europeo por aprovechar muy bien las acciones a balón parado. Wilshere entró por Rosický y jugó en la banda izquierda hasta la entrada de Monreal como volante en los minutos finales, cuando se fue a la derecha. Raúl Albiol se lesionó y Federico Fernández le tuvo que sustituir. Los gunners se escapan en el apretado grupo de la Champions y le dan un serio toque de atención al Napoli, que tendrá que replantearse si el repliegue intensivo en campo propio debe ser la estrategia prioritaria en los encuentros europeos.

CONSULTA EL RESTO DE TEXTOS SOBRE LA JORNADA DE CHAMPIONS LEAGUE.

3 comments

Buen análisis, aunque discrepo en algunos puntos:

1. Que el Arsenal gane en casa en UCL no tiene nada de sorpresa, y viendo como vienen jugando (contando al Nápoles son 10 victorias consecutivas en todas las competiciones) tampoco lo es que sea con comodidad.

2. Justamente al poner a dos mediocampistas en banda -Rosicky y Ramsey- ayuda mucho más en defensa que tener a dos jugadores que son delanteros -Insigne y Callejón-. Era de esperar que neutralizaran las subidas de los laterales del Nápoles, lo potencialmente más peligroso en lo creativo (porque del duo Behrami-Inler no se puede rescatar nada en ataque).

3. Lo de que cuando coinciden Flamini, Arteta y Ramsey es en un 4-3-3 no lo entiendo. Primero, porque nunca habían coincidido. Y segundo, porque hace 3 o 4 temporadas que el 4-3-3 no se ve en el Emirates, y cuando se vio no fue por mucho tiempo.

En conclusión, gran partido del Arsenal. La única duda que tengo sobre el equipo ahora mismo es la plantilla, que con las lesiones se ha hecho corta. Estas semanas eran claves, aguantar hasta el parón. Queda un partido más, en el campo del WBA. Más que ganable, teniendo 5 días para prepararlo y jugando con esta confianza. Tras el parón, llegarán Cazorla, Walcott y Podolski, y la plantilla que parece tan corta se hará muy competitiva de golpe. Ya nadie podrá pararnos, ahora mismo somos el mejor equipo de Europa. #COYG

Te doy mi visión de los puntos que me señalas:

1. Creo que este punto se debe a la primera oración del análisis. No es que la victoria del Arsenal como local sea sorprendente. Lo sorprendente es la comodidad con la que se deshizo de un SSC Napoli que llegaba al partido habiéndolo ganado todo salvo un partido en el que se dejó dos puntos (vs Sassuolo). Claro que el Arsenal llegaba bien, pero el Napoli también. Y esto es la Champions League. El contexto cambia. Nunca un partido es fácil.

2. Rosický y Ramsey son mediapunta e interior, respectivamente. Jugadores de ataque cuya zona natural está en el centro del campo. En un once estándar, los volantes puros (tipo Oxlade-Chamberlain) o los atacantes de banda parecidos a extremos (tipo Walcott) tienen una función muy útil y necesaria en fase defensiva: retroceder y ayudar al lateral de su banda para que no se produzcan situaciones de 2 contra 1. No obstante, los jugadores del carril central tienen una labor defensiva distinta. Rosický en su demarcación natural puede llegar incluso a quedar liberado del repliegue, y Ramsey en su puesto natural debe retroceder de forma diferente (por dentro) para acompañar al mediocentro y a los centrales. Ayer el checo y el galés estuvieron colocados en banda y se notó que no retrocedieron en exceso. Me parece muy positivo, en consecuencia, que Gibbs y Sagna aguantasen bien “casi solos” (demérito también de Callejón). Aunque Insigne fue el mejor partenopeo y Sagna, pese a que evitó acciones de peligro, sufrió algo con él. Pienso que un volante o un extremo ayuda más a un lateral que un mediapunta adaptado a la banda. Con respecto al asunto del juego interior del Napoli que comentas en el paréntesis estamos de acuerdo.

3. Sí que ha habido momentos de coincidencia en el campo de Flamini, Arteta y Ramsey. Ante el Stoke City sucede desde el ’79 y ante el Swansea City desde el ’77. En el partido del Emirates se dibujó un 4-3-3 con Flamini mediocentro, Arteta interior de presión a su derecha, Ramsey interior al uso a su izquierda y Ryo Miyaichi-Monreal por bandas, detrás de Giroud. En Gales se volvió a dibujar un 4-3-3 con Flamini mediocentro, Arteta interior de presión a su derecha, Ramsey interior al uso a su izquierda, Mesut Özil volante derecho, Jack Wilshere volante izquierdo (se va a la derecha tras el cambio Özil-Monreal al borde del descuento) y Giroud en punta. Se podía pensar, como hizo la propia UEFA con su MatchCentre, que la colocación de partida podía ser ese mismo 4-3-3 con dos volantes muy poco abiertos detrás de Giroud. Al final, Wenger mantuvo el 4-2-3-1 clásico y con Ramsey de dulce y la costumbre que comentas que tiene el equipo de jugar con este sistema se demostró que la decisión fue acertada.

Deja un comentario

*