Una amarga fiesta

Cristiano Ronaldo, Focus Images Ltd

El partido lo tenía todo para ser una fiesta: clima veraniego en Madrid, 4000 hinchas del Schalke 04 animando la velada por toda la ciudad desde la mañana y gritando al mundo lo orgullosos que están de su equipo, un público entregado y deseoso de ver a su estimulante camada de jóvenes y pocas posibilidades de que aquello acabara en un drama para ninguno de los dos equipos. Sin embargo, en el minuto 3, una disputa de Jesé Rodríguez con Kolasinac por un intrascendente balón acabó de la peor forma posible: con el canario, quizá el hombre criado en la casa que más ilusiona al madridismo desde Raúl González Blanco (20 años hace ya de aquello), lesionado de seria gravedad. El niño mimado de la afición blanca se rompió de una forma cruel y dolorosa y aquello tiñó de intranquilidad el lúdico clima del encuentro.

Fährmann evitó otro 6-1

Captura de pantalla 2014-03-18 a la(s) 23.40.19

Los apoyos de Morata y Cristiano destrozaron al Schalke 04.

En lo puramente futbolístico, el Madrid volvió a ser muy superior a un Schalke 04 que dejó evidentes muestras de debilidad competitiva. Su estructura defensiva se vio superada en todo momento, especialmente la incoherente pareja de mediocentros Neustädter-Ayhan. Un emocionalmente activadísimo Álvaro Morata, que puede jugar bien o mal, pero siempre se muestra participativo, les hizo bastante daño con su movilidad en la delantera. Entre él y Cristiano intercambiaban sus posiciones constantemente, tiraban apoyos (los centrales rivales iban a seguirles) y el resto de atacantes se aprovechaban de los espacios que generaban esas permutas. Luego, en la definición, estuvo bastante desafortunado, pero el velocísimo delantero madrileño se movió muy bien. Contribuyó a que un inspirado Cristiano Ronaldo, que rayó su sobresaliente nivel habitual pese al contexto del encuentro, se encontrara varias veces en situación de gol. Marcó dos, pero pudo marcar cinco. También Gareth Bale, iluminado en lo técnico y pletórico en lo físico, dejó una muy buena actuación: más abierto a banda, menos móvil que CR y Morata, se integró, se asoció, desbordó y puso varios balones de peligro. Parece que el galés va encontrando su punto de forma en el momento más importante de la temporada.

Isco fue otro de los hombres de la noche. Por un lado dejó sus habituales conducciones, llegó bien arriba, con acciones deliciosas dentro del área y pases precisos, pero también vimos como con él como interior el Real Madrid se parte mucho más. Ahora que con la lesión de Jesé, Di María debe ser considerado como una opción alternativa a la delantera, hay que tener en cuenta que con el crack del Arroyo de la Miel en el centro del campo, este Real Madrid no es tan ancelottiano: tan sólido, tan inalterable, tan controlador del ritmo del encuentro. Por supuesto, le da otras cosas valiosísimas, pero altera su naturaleza.

 

Isco dejó muestras de su clase. Foto: Focus Images Ltd

Si desagradable fue la lesión de Jesé, esperanzadora fue la actuación de Nacho Fernández en el lateral derecho. Tras la lesión de Árbeloa, el canterano del club demostró, a falta de pruebas de mayor exigencia, ser más que apto para competir en esa posición: sólido defensivamente y eligiendo muy bien el timing a la hora de incorporarse al ataque. Cada vez que juega, demuestra que es un activo muy muy útil dentro de una plantilla como la del Real Madrid.

Decíamos que la imagen competitiva del Schalke había sido francamente frágil, pero en los puestos de ataque algunos de sus jugadores respondieron al escenario. Julian Draxler, desde el extremo izquierdo, cuajó esta vez sí una actuación digna del majestuoso futbolista que es: Incisivo, profundo, se asoció y fue bastante peligroso por su banda: parecía estar obsesionado con que el espectador neutral no se quedara con la insípida imagen que dio en el partido de ida, donde aún estaba convaleciente de su lesión. También Max Meyer, castigado con la suplencia por Jens Keller desde el partido de ida, dejó detalles de clase y con su habitual pausa en el ataque encontró huecos donde colar pases de mucho peligro. Por último, quizá el gran héroe dentro de la escuadra de Gelsenkirchen fue Ralf Fährmann, suplente hasta hace tres meses, que evitó que aquello fuera una goleada como la de ida. Las paró de todos los colores y da la sensación de que es un portero de bastante nivel, otro más de para sumar a la prolífica generación alemana.

Foto de portada: Focus Images Ltd.
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

5 comments

Lo acabo de mirar y el 10 es draxler, normal que me pareciera bueno XD. No se por que pensé que draxler era el 7.

Personalmente, no me gustaron algunos detalles de la actitud de Cristiano con Morata. El chaval necesita que le animen, no que refunfuñen a su lado.

Dos cosas primero me gustaría destacar la gran mejora de Illarramendi. Y después, pienso que no se esta dando la importancia que corresponde a la lesión de Jesé. A día de hoy es ya un jugador importante de la plantilla. Aporta goles, asistencia, y estaba siendo el jugador numero 12, aportando cosas siempre desde el banquillo. Las lesiones que Arbeloa y Khedira pueden ser sensibles según para quien, pero al final les puedes sustituir. A Jesé Rodriguez no le puede sustituir, el Madrid no tiene otro en el banquillo como el, desde donde saliendo a salvado algunos partidos como el de Mestalla.

Completamente de acuerdo.
Además de lo que dices habrá que ver como vuelve. Es una lesión importante y puede cortar su progresión. Esperemos que no marque un antes y un después en su carrera.

Deja un comentario

*