Una larga espera

El Steaua jugó su último partido de Champions en su antiguo estadio (Foto: Gaspar Serrano)

El Steaua de Bucarest llevaba siete años sin ganar la liga, pese a ser el equipo que más títulos suma en su país. Y cuatro sin jugar la fase de grupos de la Champions League. Sin embargo, el Legia de Varsovia, que este año también ha roto siete años de sequía liguera pese a no ser el más laureado en su país, no participa en una fase de grupos de Champions desde la temporada 95-96, cuando alcanzó los cuartos de final de la máxima competición europea. Por lo tanto, la motivación de ambos contendientes era incluso mayor por la larga espera.

El Steaua jugó su último partido de Champions en su antiguo estadio (Foto: Gaspar Serrano)
El estadio nacional de Bucarest todavía no ha visto un partido de Champions del Steaua. El último se jugó aquí (Foto: Gaspar Serrano)

Salió mejor el Steaua, que fue superior en la primera mitad. Con un Stanciu muy participativo desde la mediapunta, el centro del campo de los rumanos, muy dinámico, funcionó. Bourceanu guardaba la posición mientras que Pintilii, Stanciu y Tanase buscaban recibir entre líneas mientras el extremo Popa esperaba abierto pegado a la banda derecha. Pero el portero Kuciak estuvo muy bien, hizo varias paradas de mérito y únicamente Provaccari fue capaz de anotar tras una magnífica asistencia de Bourceanu.

En la segunda mitad el panorama cambió. El Legia salió mucho más metido. Furman recuperaba en el centro del campo y Radovic hacía el resto en ataque. El futbolista serbio, que jugó por detrás del veterano Saganowski, se mostró muy activo. Se movió por todo el campo, cayó a la derecha, cayó a la izquierda y apareció por dentro. De hecho, fue el asistente en la jugada del empate. Apareció por la banda derecha, a la espalda del ofensivo lateral Latovlevici, y su centro fue rematado por Kosecki. El autor del gol no pesó en el juego de su equipo, pero se nota que es distinto al resto. Tiene talento para regatear y buscar el disparo, y fue una lástima que su participación no fuera más constante.

Cristea entró en la mediapunta, el Steaua de Bucarest despertó y apretó en el tramo final, pero ya era demasiado tarde. La eliminatoria se definirá en Varsovia tras el empate a uno en la capital rumana. Uno tendrá que seguir esperando.

Related posts

Deja un comentario

*